Una noche de teatro

Como una variante al esquema de cine>cena>casa, el pasado sábado tuvimos la oportunidad de ver actuar a la compañía  Teatro Argentino de Cámara, en una representación del clásico de Molière, Las Picardías de Scapin.

Ver una compañía independiente rescatar el genero clásico, tantas veces olvidado, fue una oportunidad única, frente a la variada oferta actual de dramaturgos contemporáneos. Un clásico se convierte así, es una opción renovada y llena de vida dentro del circuito de teatro.
El adaptar la obra, reambientarla, y llegar a buen puerto, en el íntimo espacio del Teatro del Convento, es una tarea Herculea, y el poder deleitarla fue más que satisfactorio.

En anteriores ocasiones pude disfrutar El Avaro, tambien de Molière, y el clásico de Montenegro, Romance de Lobos.
Esta obra, y en especial, esta compañía, se convienterten en una excelente opción para escapar del pochoclo (al cual tambien queremos) y sumergirse en una maravillosa adaptación que demuestra que hay obras, que siempre seguiran vivas, cuando las respalda el enorme talento de una compañía.

Para mas info: http://www.teatroelconvento.com.ar/lacompania.html

Para cerrar, una reseña de la obra (extracto del sitio)

Las Picardías de Scapin constituye una notable síntesis del teatro y una demostración deslumbrante de la ingeniería cómica de Molière. Escrita en 1671 es una mezcla de clases, comedia latina, broma… La acción endiablada de las Picardías se construye sobre una serie de paralelismos: dos padres, dos pares de enamorados y dos criados. Ambientada en los años 40, entre canciones de la época, gángsters y cantantes de cabaret, el listo Scapin despliega su astucia, soluciona todos los problemas y juega con destreza entre los poderosos, provocando desopilantes enredos. Ponemos en escena Las Picardías de Scapin porque resalta la energía y la vivacidad de la vida a través del ritmo vibrante y feroz de la broma, la frescura de la improvisación, la sátira corrosiva e hilarante de la decadencia moderna. Una vez más Molière nos hace creer que esta fábula, donde el genio reina sobre la estupidez, se hace realidad.

Deja un comentario