Las diferencias culturales se reflejan en la cultura de las comunicaciones celulares


¿Existen relación entre el modo en que se utilizan los teléfonos celulares en las distintas partes del mundo y las diferencias culturales? En un artículo de The Economist tratan de responder esta pregunta y descubrir como los avances del mundo móvil borran ciertas características locales.


Diferencias CUlturales en el uso del celular


El modo en como utilizás el celular siempre ha reflejado de donde sos. Pero el espíritu de las máquinas pueden borrar las diferencias culturales.


Las tecnologías tienden a ser globales, tanto por su naturaleza y por su nombre. Diga “televisión”, “computadora” o “Internet” en cualquier lugar del mundo y lo más probable es que lo entiendan. Pero ¿pasa lo mismo con los teléfonos?


Para esta tecnología, la humanidad sufre de un síndrome de Torre de Babel. Bajo millones de árboles de norteamericanos y sudamericanos han sido desenvuelto paquetes con “Cell phones” o celulares. Sin embargo, para los británicos y españoles son los “mobiles” o móviles. Los alemanes y los finlandeses se refieren a ellos como “Handys” y “kännykät”, respectivamente, porque caben en su mano. Los chinos, también, hacen llamadas en un “sho ji”, o “máquina de mano”. Y en Japón el término utilizado es “keitai”, que a grandes rasgos significa “algo que puede llevar con usted”.


Esta separación es reveladora de un objeto que, en el transcurso de una década, se ha convertido en algo tan esencial para el funcionamiento humano como un par de zapatos. Los teléfonos móviles no comparten un único apodo mundial, ya que el origen de sus nombres es profundamente cultural. “Cellular” se refiere a como están construidas las modernas redes inalámbricas, apuntando a una visión tecnológica del mundo principalmente en Estados Unidos. “Mobile” pone de relieve que el dispositivo no tiene ataduras, que se ajusta a la itinerancia, al estilo británico. “Handy” destaca la importancia de la funcionalidad, algo muy apreciado en Alemania. ¿Pero esas diferencias son algo más que algo estético? Y, ¿persistirán o darán paso a una cultura móvil global?


Es fácil olvidar lo rápido que ha crecido el mercado de los celulares. Hace una década, había menos de 500 millones de suscriptores móviles, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). Ahora hay cerca de 4,6 mil millones. Los índices de penetración han aumentado considerablemente en todas partes. En suscripciones de los países ricos superan en número a la población. Incluso en los países pobres más de la mitad de los habitantes tienen un celular. Marcar un número y las probabilidades son de tres a uno que hará que un teléfono móvil, en lugar de uno fijo, suene en algún lugar del planeta.


 

Comparacion entre lineas fijas y moviles


A medida que las comunicaciones móviles se vuelven más baratas, las masas tienden a utilizar más sus celulares. A principios del 2000, un usuario promedio, habló 174 minutos al mes, según la Asociación GSM (GSMA). A principios de 2009 había aumentado a 261 minutos, lo que sugiere que la humanidad gasta más de un billón minutos al mes en los teléfonos móviles. Nadie puede hacer un seguimiento de la inundación de mensajes de texto. Una estimación sugiere que sólo los usuarios norteamericanos enviaron más de un trillón de mensaje de texto en 2008, lo que triplica el número enviado el año anterior. Ahora una nueva revolución de la telefonía móvil está en marcha, impulsada por el iPhone y otros aparatos “inteligentes” que permiten a los usuarios acceder a Internet y descargar aplicaciones móviles, como juegos, programas para redes sociales, herramientas de productividad y muchas otras cosas.


Los teléfonos inteligentes representaron más del 13% de los 309 millones de teléfonos vendidos en el tercer trimestre de 2009. Algunos analistas estiman que para 2015 casi todos los teléfonos vendidos serán inteligentes. Los operadores móviles han comenzado la construcción de redes que permitirán velocidades de conexión más rápidas para una variedad aún más amplia de aplicaciones y servicios.


Todos iguales, todos diferentes


Sin embargo, estas tendencias globales esconden historias nacionales y regionales muy distintas. Vittorio Colao, el jefe de Vodafone, que opera total o parcialmente redes en 31 países, sostiene que cuanto más al sur vas, más personas utilizan sus teléfonos, incluso pasado el ecuador: donde la vida es menos organizada la gente necesita una herramienta, por ejemplo a organizar sus compromisos.


“La cultura influye en el estilo de vida, y el estilo de vida influye en la manera de comunicarnos”, dice. “Si usted no lleva el teléfono a una reunión en Italia, es probable que se pierda la reunión siguiente”. Otros factores mundanos también afecta cómo se usan los teléfonos. Por ejemplo, en países donde muchas personas tienen casas de vacaciones existen más probabilidades que compartan su número de móvil, mucho más útil que un número fijo donde muchas veces no serán ubicados. Las tecnologías son siempre “construídas en base a los contextos históricos, sociales y culturales”, escribe Mizuko Ito, antropóloga de la Universidad de California en Irvine, quien ha co-editado un libro sobre la subcultura de telefonía móvil de Japón.


De hecho ejemplo, Japón es un ejemplo de esas subculturas. En la década de 1990 los americanos y los escandinavos fueron los primeros en adoptar masivamente los teléfonos móviles. Pero en la década siguiente, Japón fue visto como el modelo para el futuro, dada su temprana dedicación a la Internet móvil. Desde hace algún tiempo Wired, una revista para amantes de la tecnología, publicó una columna llamada “Japanese schoolgirl watch”, que ofrece a los lectores con un amplio surtido de rarezas keitai. La idea era que lo que las estudiantes japoneses hicieron un día, sería todo lo que el mundo haría después.


El auge de móviles en el país es sin duda alentados por las condiciones sociales subyacentes. La mayoría de los adolescentes ha usado durante mucho tiempo buscapersonas para mantenerse en contacto. En 1999, NTT, el operador dominante de Japón, lanzó i-mode, una plataforma de servicios de Internet móvil. Permitió enviar e-mails baratos entre las redes y los japoneses rápidamente firmaron en manadas suscribirse al servicio. La Sra. Ito también señala que Japón es un lugar lleno de gente con muchas reglas. Acosado adolescentes, en particular, tienen pocas oportunidades para hablar en privado y hablar por teléfono en público es mal visto, si no fuera de la ley. De ahí el atractivo de los servicios móviles de datos.


La mejor manera de comprender la cultura móvil de Japón es tomar un tren lleno de gente. Hay un montón de señales de advertencia para que nadie use el teléfono. Cada pocos minutos se hacen los mismos anuncios. Si atendés una llamada, no solo corres el riesgo de recibir miradas de desaprobación. Los pasajeros pueden llamar a un guardia que te explicará en voz baja pero firmemente: “Dame desu”- lo que significa “No está permitido”. Algunos estudios sugieren que hablar por un teléfono móvil en un tren se considera peor que hacerlo en un teatro. En cambio, los pasajeros silenciosos que tipean en sus teléfonos o leen novelas adaptadas para telefonía móvil (el japonés escrito permite visualizar más información en una pantalla pequeña que las lenguas que utilizan el alfabeto romano).


¿Es posible que los japoneses dejen de hablar en sus móviles? Cada día parecen menos interesados en el propósito original del teléfono. En 2002, el promedio de usuarios de móviles japoneses habló 181 minutos por mes, cerca del promedio global. A principios de 2009, había caído a 133 minutos, y luego sólo la mitad de la media mundial. Nadie sabe cuántos e-mails se envían, pero los japoneses son probablemente aún más prolíficos que los “locos del texto” indonesios, que tienen un promedio de más de 1.000 mensajes por mes en algunos operadores. No es de extrañar que los adolescentes de Tokio han sido llamados la “generación del pulgar”.


Es muy útil si eres ahorrativo


El promedio de los alemanes, que les gusta decir que “hablar es plata, el silencio es oro”, pasan sólo 89 minutos cada mes llamando a otros celulares. Este puede ser el resultado de que las compañías telefónicas nacionales en ambos lados del Muro de Berlín exhortaron a los suscriptores durante años a que “sean breves”, debido a la falta de inversiones en el crecimiento económico del Este y la rápida sobrecarga de la red en el Oeste. Los alemanes también son ahorrativos, sugiere Anastassia Lauterbach de Deutsche Telekom. Para más llamadas, dice, los consumidores recurren a teléfonos fijos que son mucho más baratos. En contraste, los americanos no se callan. El promedio de charla mensual alcanza la friolera de 788 minutos, aunque para algunos se trata de una ilusión estadística, porque los suscriptores también pagan por las llamadas entrantes. Sin embargo, hablar es barato: no hay cargos de roaming dentro de los Estados Unidos. Los estadounidenses están a menudo en sus coches, un lugar ideal para las llamadas telefónicas, especialmente en los estados donde conducir y hablar sin auriculares es todavía legal. Los más conversadores de todos son los puertorriqueños, que tienen por mucho el promedio mensual más alto en el mundo de 1.875 minutos, probablemente porque los operadores en la isla tienen planes para “Hablar todo lo que puedas” por sólo U$S 40, que incluyen las llamadas a la parte continental del país. Esto permite a los puertorriqueños a charlar interminablemente con sus amigos en Nueva York, pero también puede haber enrutamientos arbitrarios de llamadas internacionales baratas a través de la isla.


Cómo se comporta la gente cuando se habla en un teléfono móvil es una cuestión de cultura, al menos al principio, de acuerdo con Amapro Lasén, una socióloga de la Universidad Complutense de Madrid. A partir del año 2000, estudió los usuarios de teléfonos en la capital española, en París y en Londres. Los móviles son a primera veista iguales, pero los parisinos y Madrileños se sentían más libres para hablar en la calle, incluso en medio de la acera. Los londinenses, por el contrario, tienden a reunirse en determinadas zonas, por ejemplo en las entradas de las estaciones de metro. En Paris, la gente se queja cuando los demás hablan en voz alta acerca de temas íntimos, pero las quejas fueron poco frecuentes en Londres. En ambos lugares, las personas tienden a separar el teléfono de las conversaciones cara a cara, por ejemplo, al retirarse a un rincón tranquilo. Pero los suscriptores en Madrid a menudo lo mezclan e incluso les permiten a otros a tomar parte en sus conversaciones telefónicas. Los españoles casi siempre atienden las llamadas y la mayoría tienen desactivado el buzón de voz.


Para la Sra. Lasén, que ha vivido en las tres ciudades, estas variaciones reflejan cómo la gente tradicionalmente usa el espacio urbano. En Londres, ella dice, las calles son principalmente para caminar. París, sin embargo, es un lugar para pasear, la casa del flâneur. En Madrid las personas usan las calles para conversar juntos. En cuanto a su aversión al correo de voz, los españoles consideran de mala educación dejar una llamada sin contestar, incluso si es inconveniente atender. Este puede ser el resultado de un fuerte sentido de obligación social hacia los amigos y la familia.


En otros lugares, también, la cultura y la historia puede ayudar a determinar si las personas hablan en público o aceptan una llamada. Los chinos a menudo se dejan interrumpir, por temor a perderse una oportunidad de negocio. Los uzbekos utilizan sus teléfonos móviles sólo en raras ocasiones en público, porque la policía podría estar escuchando. Y los alemanes pueden llegar a ser muy agresivos si las personas desobedecen las normas, incluso las no escritas. En 1999, un ciudadano alemán murió en una pelea desencadenada por su uso de su “Handy” que fue considerado de mala educación.


La economía y otros factores duros también forman los hábitos. Olaf Swantee, el jefe de negocios móviles de Orange, señala que los teléfonos caros son menos populares en Bélgica que en Gran Bretaña porque los operadores belgas han sido limitados para subvencionar los teléfonos, una estrategia ampliamente utilizada al otro lado del Canal. Italia, sin embargo, muestra bajas subvenciones y muchos teléfonos de gama alta. Existen suscriptores que no quieren gastar mucho en tiempo de conexión, pero están dispuestos a comprar un teléfono llamativo.


En China es distinto, por la economía y relativamente laxa regulación. Muchos consumidores utilizan teléfonos shanzhai (“bandido”), producidos por cientos de pequeños fabricantes de teléfonos móviles basados en chips y software de Mediatek, una empresa taiwanesa. Las imitaciones son algo común, con etiquetas como “Nckia” y “sumsung”. Otros fabricantes han desarrollado teléfonos innovadores especializados, por ejemplo, los teléfonos que pueden responder a dos números de teléfono, o los modelos con altavoces gigantes para que los agricultores que utilizan tractores ruidosos.


En otros lugares el ambiente físico determina qué tipos de teléfonos prevalecen, dice Younghee Jung, un experto en diseño de Nokia, el mayor fabricante mundial de teléfonos. En la calurosa India, por ejemplo, los hombres rara vez usan chaquetas, pero sus camisas tienen bolsillos para mantener los teléfonos, por lo tanto no pueden ser grandes. Las mujeres indias mantienen el teléfono en bolsas de plástico de colores, menos como una declaración de moda que como una manera de proteger los dispositivos y de preservar su valor de reventa. También hay un contraste notable con Japón, dice la Sra. Jung. Si las mujeres mantienen el teléfono en una bolsa y los decoran con pegatinas y correas, no tiene nada que ver con la economía, sino que refleja la necesidad de personalizar el teléfono. Los teléfonos son altamente subsidiados en Japón y el valor de reventa es esencialmente cero, por lo que no es raro ver a las unidades perdidas en la cuneta.


En algunos países es un hábito común llevar más de un teléfono. Los trabajadores japoneses tienen dos líneas: una privada y una de trabajo (que a menudo se apaga de manera que jefes no puedan ubicarlos a cualquier hora).  “Yo tengo un teléfono para el trabajo, uno para la familia, uno para el placer y el otro para el coche”, dice un vendedor de Oriente Próximo citado en un estudio de Motorola. Tener varios teléfonos se usa a menudo para señalar su importancia. Directivos de América Latina, por ejemplo, como para demostrar lo bien conectados que son: algunas incluso tienen una línea dedicada para el jefe.


Como sugiere este ejemplo, otros factores pueden influir en la elección y el diseño de hardware, incluso para las redes. Si la cobertura en los Estados Unidos tiende a ser irregular, no es menos, porque los consumidores parecen estar dispuestos a soportar mucho y el cambio de operadores es un problema. En otros lugares sucede lo contrario. Los italianos demandan una buena recepción en las pistas de esquí, los griegos en sus muchas islas y los finlandeses en los túneles de carretera. Si la cobertura es deficiente, los suscriptores se cambiarán de proveedor.


Paradójicamente, sin embargo, es en Italia y Grecia, donde las personas están especialmente preocupados por los riesgos sanitarios que supone los campos electromagnéticos. Una encuesta realizada en 2007 por encargo de la Comisión Europea determinó que el 86% de los griegos y el 69% de los italianos estaban “muy” o “bastante” preocupados por ellos, en comparación con el 51% en Gran Bretaña, 35% en Alemania y sólo el 27% en Suecia. Puede ser que la gente se preocupe cuando carecen de información fiable, o que en algunos países los políticos locales despertien temores.


Cualesquiera sean las razones, la reacción del público explica por qué las antenas de telefonía en Italia se han disfrazado, por ejemplo, como los arcos de un restaurante de hamburguesas, como una palmera, o incluso como una cruz en una catedral. En Moldavia, por el contrario, esas torres son monumentos a la prosperidad. “Cada vez que ponían un mástil, había una fiesta. Se estaban conectando “, dice el Sr. Swantee de Orange.


Sin embargo, las tecnologías digitales cambian rápidamente, lo mismo que las actitudes hacia ellas. ¿Tales diferencias entre las culturas persistirán y crecerán, o disminuirán con el tiempo? A las empresas les gustaría saber la respuesta, porque cuesta más proporcionar teléfonos y servicios diferentes en diferentes partes del mundo que lo que costaría ofrecer las mismas cosas en todas partes.



Hace unos años, estas cuestiones provocaron una controversia académica. No todo el mundo está de acuerdo con el argumento de la Sra. Ito que la tecnología es siempre una construcción social. James Katz, profesor de comunicación en la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, sostiene que existe una Apparatgeist (que en alemán significa “el espíritu de la máquina”). Para las tecnologías de comunicación personal, argumenta, la gente reacciona de forma más o menos parecida, con algunas variaciones nacionales. “Independientemente de la cultura”, sugiere, “cuando las personas interactúan con las tecnologías de la comunicación personal, tienden a normalizar la infraestructura y los gustos generando características universales.”


Los acontecimientos recientes parecen lo que dice. Cuando la Sra. Lasén regresó a Londres, París y Madrid, unos años más tarde, los comportamientos respecto a los teléfonos eran, en general, los mismos en las diferentes ciudades (aunque los españoles seguían rechazó buzón de voz). La Sra. Lasén explica que en las tres ciudades las personas llevan una vida cada vez más complejas y necesitan de sus teléfonos móviles para su gestión. La Sra. Ito está de acuerdo. Los adolescentes estadounidenses ahora también usan los mensajes de texto con locura, en parte porque sus vidas se están convirtiendo en algo casi tan regulado como las de los japoneses.


Esta convergencia es probable que continúe, sobre todo porque es en el interés de los pesos pesados de la industria. Los teléfonos cada vez más vienen con todo tipo de sensores.  La Sra. Jung de Nokia, por ejemplo, está trabajando en un proyecto para desarrollar un “esperanto de los gestos” para controlar dichos dispositivos con conciencia ecológica. Su equipo está tratando de encontrar un gesto internacionalmente aceptable para atender una llamada. Esto es difícil: por ejemplo guiñarle el ojo al telefono no funcionará. Tratar a los objetos como seres vivos podría funcionar en el sudeste asiatico donde casi todo tiene un alma, pero no en el Medio oriente, donde los principios religiosos hacen que esto sea inaceptable.


En el largo plazo la mayoría de las diferencias nacionales desaparecerán, predice Scott Campbell de la Universidad de Michigan, autor de varios artículos sobre el uso de telefonía móvil. Pero espera que algunas diferencias persistan y que se relacionen con la economía. En los países más pobres, los suscriptores utilizarán sus teléfonos móviles de manera diferente simplemente porque carecen de dinero. Casi todas las llamdas en África se hacen con un sistema de pre-pago. Prácticas como el “pitido” es probable que continúen durante bastante tiempo: cuando los que llaman no tienen crédito, cuelgan después de que suena una vez, en señal de que quieren ser llamados de nuevo.


Nokia separa los usuarios de teléfonos en varias categorías, en lugar de separarlo por ubicación geográfica. “Los que buscan simplicidad” apenas saben encender su teléfono y sólo lo utilizan en caso de problemas. Al otro extremo del espectro, los “líderes de la tecnología” siempre quieren los últimos dispositivos y se sienten paralizados sin sus teléfonos. “Los malabaristas de la vida” necesitan de sus teléfonos para coordinar las diversas partes de su vida. La Sra. Archibald dice que el objetivo de Nokia es ofrecer el aparato correcto para cada uno de esos grupos.


Pero cuando se trata de los contenidos de los servicios ofrecidos a través de los teléfonos y las aplicaciones instaladas en ellos, Nokia presta considerable atención a la cultura local. En la India y otros países en desarrollo la empresa ha puesto en marcha un conjunto de servicios llamado “herramientas de vida”, que van desde la información agraria de los agricultores a los servicios educativos, como clases de idiomas. En muchos países ricos, en cambio, los teléfonos vienen empaquetados con una suscripción para descargar música. “Tenemos que operar a escala mundial, pero tenemos que ser relevantes a nivel local”, concluye la Sra. Archibald.


Todo esto plantea una cuestión: ¿las diferencias se desvanecen porque están convirtiendose en esclavos de la tecnología? ” Debido a nuestra herencia evolutiva, queremos estar en contacto permanente con los demás”, afirma el Sr. Katz. Así como la tecnología permite a la gente a comer en exceso, ahora se les permite comunicarse en exceso.


Si esto es un problema ahora, imagínese lo que sucedería si la telepatía se convierte en realidad. La idea no es del todo descabellada: los investigadores de Intel, un fabricante de chips, están ideando maneras de utilizar las ondas cerebrales para controlar los ordenadores. Un teléfono que puede ser implantado en su cabeza puede ser sólo posible dentro de unos pocos años, momento en el que los alemanes ya no serán capaces de llamar a un Handy.


3 opinión por “Las diferencias culturales se reflejan en la cultura de las comunicaciones celulares

  1. Pingback: uberVU - social comments

  2. Pingback: Las diferencias culturales se reflejan en la cultura de las comunicaciones celulares

  3. Pingback: Las diferencias culturales se reflejan en la cultura de las comunicaciones celulares | El Noticiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *