No hay donde esconder tantas manos

 

 

No nos hagamos más los estúpidos en nombre de la corrección política: la culpa la tiene el público. Y en realidad, una porción, que no es tan ínfima como nos quieren hacer creer. Si no hay gente haciendo kilombo, estas cosas no pasan. No quisiera traer a colación el caso Bulacio, pero la conexión que me surge es: Redonditos de Ricota – Callejeros – Viejas Locas – Pastillas del Abuelo. Cuatro shows diferentes de bandas que arrastran un público similar. Cuatro lugares distintos (Obras, Cromañón, Vélez, Ferro). Cuatro organizaciones diferentes. ¿Cuál es la única constante? El público.

Sergio Marchi en su My Space, hablando después de las muertes de Rubén Carballo y Melisa La Torre.

Fuente: Frases Rockeras, invitamos a la reflexión.

Una opinión por “No hay donde esconder tantas manos

  1. Juancho Post author

    En los cientos de recitales que tengo en mis hombros, viendo a bandas desde ACDC a Michael jackson, pasando por MegadetH, Almafuerte y Carajo entre otras, las unicas veces que tuve problemas fue en recitales de bandas fuera del ambiente.

    Disiento en formar generalidades respecto al público, pero siempre que fui a ver bandas, (siempre en campo, cerca de la valla) del género rollinga, nunca la pase bien.

    Ni aún en el pit mas violento, el publico te deja de lado. Basta con que levantes el brazo y te sacan, te cuidan, te rodean cuando se te sale una zapatilla.

    Llevando a una prima a ver Diego Torres (si, Diego Color esperanza Torres) sufrí golpes y patadas, cuidando a la pequeña, de parte de niñas enardecidas que no entendían que no era así la cosa. Parece que la masa justifica todo.

    No hay educación con ciertos públicos, no hay códigos. La primera vez que vi ACDC medía 1.5 mts. y estaba en el campo y nunca me sentí tan seguro, porque me di cuenta que teniamos que cuidarnos unos a otros.

    Hace poco posteamos las opiniones del estimadísimo Don Vilanova, al respecto de la movida del reviente. Nunca estuve tan de acuerdo con dos personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *