Las vueltas de la vida: Don Luis cumplió 90 años

Don Luis Rodríguez, el entrañable calesitero de Ramón Falcón y Miralla, cumplió 90 años y lo celebró rodeado del cariño de todos sus vecinos. Más de trescientas personas de todas las edades se dieron cita al pié de su mítica calesita, tras la convocatoria realizada por los integrantes del grupo de Facebook “Yo fui a la calesita de Don Luis”, encargados de iniciar la movida.


Juegos, música, una torta de 90 kilos y vueltas de calesita gratis para todos los presentes le dieron forma a una tarde teñida por la emoción y la nostalgia, donde se le rindió homenaje a uno de los personajes más queribles del barrio de Liniers. “No sé cómo devolverles tanto afecto”, expresó emocionado Don Luis, artífice de la sana diversión de tres generaciones de vecinos.


Fuente: Cosas de Barrio


Don Luis


Flota en el aire una rara mezcla de alegría y nostalgia. Para muchos de los que estamos disfrutando de esta tarde de sol en la mítica calesita de Don Luis, todo remite al pasado. Los multicolores caballos de madera, el tocadiscos que se mantiene impávido y melodioso junto al poste de la sortija, y hasta el patio de la casa que alberga al viejo carrusel, parecen haberse quedado detenidos en el tiempo, confabulándose para extender una invitación permanente al recuerdo.


Sólo hay alguien que da muestras del tiempo transcurrido. El viejo y querido Don Luis, el mismo que desenfunda al aire sus 90 primaveras y regala besos y abrazos a todos y cada uno de los que se acercan a festejar su cumpleaños.


Son las 5 de la tarde del miércoles 4 de noviembre, y la tradicional esquina de Ramón Falcón y Miralla explota de gente. Más de 300 almas de todas las edades rodean la figura del joven anciano y le brindan su cariño, como queriendo devolverle a Don Luis al menos algo de toda esa magia que fue regalando a lo largo de sus 75 años de calesitero.


Ramón Falcón está cortada al tránsito, entonces el payaso Caramelo invita a tomarnos de la mano, y grandes y chicos giramos mancomunados entre el asfalto y la vereda, emulando aquella magia que mantiene vigente a la calesita, en tiempos de Hi-pod, celulares y DVD. Yo me aferro con la zurda a la mano de mi hija de 2 años y con la otra me entrelazo a una mano arrugada que transpira recuerdos. Mientras, Don Luis aprovecha para atender a los cronistas de la tele, que se han llegado hasta Liniers para conocer a “este tipo que se mantiene joven a fuerza de trabajar con pibes”. ¿No cualquiera puede desarrollar esta profesión, tiene muchas vueltas?, les desliza a los noteros a pura simpatía.


El Programa “Calesitas de Buenos Aires” del Ministerio de Cultura de la Ciudad, tiene todo listo para arrancar oficialmente los festejos, pero para Don Luis la fiesta empezó con el primer abrazo. Como puede se hace paso entre la multitud y se acerca al teclado que se ubica sobre la vereda, para escuchar con atención a Brian Zetta, un ex Don Luis boys devenido en músico, que le dedica una canción de su autoría, compuesta en sus años de pantalones cortos e ilusiones de sortija. Entre los aplausos y la emoción, chicos y grandes se le cuelgan de los hombros y él les devuelve su sonrisa franca. Se lo ve feliz. Está feliz.


Ahora una enorme torta de 90 kilos coronada por una calesita de cartón se adueña de la vereda y surgen espontáneos los acordes del feliz cumpleaños. Don Luis corta porciones y no quiere que nadie se quede sin su torta. Y allí están todos, hijos, padres y abuelos. Tres generaciones de linierenses que han girado con él y sueñan con seguir haciéndolo.


Los integrantes de la Asociación Argentina de Calesiteros y afines (que nuclean a las 45 calesitas que funcionan en la ciudad) le entregan una plaqueta en homenaje a su incesante labor. Don Luis es el símbolo de todos ellos, los mismos que celebran el Día del Calesitero cada vez que él sopla las velitas. “Soy miembro honorario de la asociación, por lo menos no me hacen pagar la cuota”, bromea mientras con una mano intenta cubrirse del sol.


Como una paradoja del destino, la feliz iniciativa de este encuentro con la nostalgia surgió de la mano de la tecnología. El grupo de la red social Facebook “Yo fui a la calesita de Don Luis” (compuesto por más de 1500 miembros) quiso homenajear en su día al artífice de muchas de sus sonrisas de la infancia. Luego el Ministerio de Cultura porteño recogió el guante y la fiesta se hizo realidad.


Mi hija me pide upa y antes que termine de alzarla se le cuelga del cuello al entrañable calesitero y a pura sonrisa le dice ¡feliz cumpleaños!.
Alegría y nostalgia ¿qué otra cosa es sino la calesita de Don Luis?


4 comentarios en “Las vueltas de la vida: Don Luis cumplió 90 años

  1. Hoy acabo de recibir la triste noticia del fallecimiento del calesitero emblema de Villa Luro,yo s aupe lo que era su calesita y tengo 59 años incluso tengo 2 fotos cuando estaba en Floresta y luego cuando mis hijos eran chicos las vueltas de la vida me llevaron a vivir a dos cuadra de su calesita por eso ellos tambien disfrutaron a DON LUIS gracias por su alegria ,sus caramelos y la sortija su precencia siempre va a estar.

  2. En el dìa de hoy, el queridìsimo don Luis se ha convertido en un angel guardián de todos los chicos. Gracias por todo lo que les diste dìa a dìa. Ahora veamos si Dios puede sacar la sortija. Hasta siempre.

  3. Buenas noches.
    Vivo en una localidad de aproximadamente 10.000 habitantes, ubicada al Sud Oeste de la Prov de Bs Aires. Hay una vieja calesita que funciona desde hace muchos años en forma totalmente gratuita y ahora el Municipio, la está por cerrar, so pretexto de hacer una vereda ” justo” en dónde está emplazada, pero se sospecha que ya nunca volverán a armarla. Tengo premura por encontrar una solución, una orientación o un consejo, que si bien podría no llegar a tiempo para que la desarmen, tal vez sí nos serviría para presionar para que la armen nuevamente. En mi búsqueda afanosa por encontrar una solucíon, encontré este artículo y me gustaría que alguien me responda, cuánto antes le resulte posible y quedaré sumamente agradecida. No me moviliza un interés personal, ya que tengo una hija adolescente, pero no puedo dejar de recordar su ilusión cuando niña al programar una salida a la calesita y evocar mi felicidad y la de cientos de niños que disfrutaron y disfrutan a la voz de ” sólo una vuelta más, “.
    Cordiales saludos.
    Susana

Deja un comentario