El regreso del vapor

La generación conjunta de electricidad y vapor (la sigla en inglés es CHP, por Combined Heat and Power) es una tecnología tan antigua como el vapor en lo que respecta a generación de energía.
De hecho, la primera planta eléctrica de los Estados Unidos, combinaba ambas tecnologías. No obstante, durante el siglo 20 el concepto fue abandonado en pós del uso de sistemas “locales”, infinítamente menos eficientes pero más “baratos”.
Las diferencias de eficiencia son abrumadoras: una planta eléctrica de vapor posee una eficiencia de alrededor del 40%, mientras que una planta CHP lleva dicha eficiencia al 80%. Además, muchas ciudades americanas poseen ya una red de tuberías de vapor subterráneas que se podrían aprovechar con esta tecnología.
En síntesis: en épocas de crisis energética, viejas ideas vuelven a tomar impulso y nuevos significados. No siempre las soluciones están en el futuro.
Enlace a la nota original (en inglés) aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *