Contaminación del Agua de Buenos Aires

Greenpeace tuvo acceso a una pericia judicial que establece que el 74 por ciento de los pozos de agua muestreados arrojaron resultados que muestran que el agua no es potable debido a contaminación que se atribuye al Centro Atómico de Ezeiza. Los niveles de contaminación superan los valores de referencias recomendados por el Código Alimentario Argentino y la Organización Mundial de la Salud.

Buenos Aires, 18 de marzo de 2005 – Greenpeace reveló este viernes datos de la pericia judicial en relación con el caso de la contaminación del Centro Atómico Ezeiza (CAE) que revela niveles de contaminación superiores a los valores de referencia establecidos por el Código Alimentario Argentino y la Organización Mundial de la Salud.

La pericia oficial recomienda al juez que intervenga ante las autoridades competentes para que se disponga “la provisión urgente a la población de agua desprovista de contaminantes”.

“El 74% de los pozos muestreados arrojaron resultados que muestran que el agua no es potable debido a contaminación que se atribuye al Centro Atómico”, señaló Greenpeace.

La pericia fue ordenada por juez Federal Alberto Santa Marina, quien el 21 de diciembre de 2004 resolvió que, conforme a las apreciaciones del Perito, existen evidencias que “permiten identificar al Centro Atómico Ezeiza como fuente generadora de la contaminación de radionucleidos y causa principal de la contaminación con nitratos”, en una importante zona aledaña a ese Centro.

Las conclusiones de las pericias que llevaron al juez a describir esa situación han sido hechas públicas por Greenpeace este viernes en nuestra pagina de Internet. La pericia señala, entre otras cosas, que de 46 pozos muestreados, 36 de ellos, el 74% del total, presentan niveles de contaminación por uranio y nitratos por encima de los valores admisibles. mirá las conclusiones del informe del juez

En ambos casos se estima que tienen su origen en instalaciones del Centro Atómico. Las muestras realizadas señalan tres focos de contaminación en particular: CONUAR S.A., el sector denominado “Campo 5” y a las Trincheras de Infiltración de Residuos Líquidos(1).

Además puede leerse en el informe preparado por el perito de oficio para el expediente caratulado “Actuaciones Instruidas por Averiguación Presunta Infracción Arts. 200 y 207 del CP” (causa número 5452) que se observa una “extensa e intensa contaminación de uranio disuelto que supera los límites para el agua de bebida en dos grandes áreas, una de las cuales tiene aproximadamente 2.500 Hectáreas”(2).

“Estamos ante un escándalo de enormes proporciones porque estos resultados implican responsabilidades de autoridades presentes y pasadas en el Centro Atómico, en CNEA y, muy especialmente, en la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN)”, sostuvo Juan Carlos Villalonga, director de Campañas de Greenpeace Argentina.

Otros dato sobresaliente del extenso informe dado a conocer hoy indica que el Centro Atómico es una fuente de contaminación con nitratos. Esta contaminación, que podría tener diversos orígenes, muestra una clara pluma de contaminación que se genera en el CAE. Más de 52 por ciento de las muestras de agua superan el límite establecido para el agua para bebida por el Código Alimentario Argentino(3).

La propia pericia encargada por el Juez Santa Marina recomienda: “La provisión urgente a la población de agua desprovista de contaminantes”. Por su parte Villalonga señaló que “estamos ante una situación que exige de las autoridades actuar precautoriamente y evitar que se continúe exponiendo a la población a ingerir agua contaminada”.

Para Greenpeace los estudios realizados para el Juzgado Federal de Lomas de Zamora son una primera prueba contundente de las sospechas y preocupaciones que desde su propio origen despertó el Centro Atómico de Ezeiza entre sus vecinos. Su ubicación en un área densamente poblada, cercano al Aeropuerto Internacional de Ezeiza y sus polémicas instalaciones de gestión de residuos radiactivos han c
Contaminación radiactiva en aguas del conurbano relacionada con la actividad del Centro Atómico de Ezeiza

Greenpeace tuvo acceso a una pericia judicial que establece que el 74 por ciento de los pozos de agua muestreados arrojaron resultados que muestran que el agua no es potable debido a contaminación que se atribuye al Centro Atómico de Ezeiza. Los niveles de contaminación superan los valores de referencias recomendados por el Código Alimentario Argentino y la Organización Mundial de la Salud.

Buenos Aires, 18 de marzo de 2005 – Greenpeace reveló este viernes datos de la pericia judicial en relación con el caso de la contaminación del Centro Atómico Ezeiza (CAE) que revela niveles de contaminación superiores a los valores de referencia establecidos por el Código Alimentario Argentino y la Organización Mundial de la Salud.

La pericia oficial recomienda al juez que intervenga ante las autoridades competentes para que se disponga “la provisión urgente a la población de agua desprovista de contaminantes”.

“El 74% de los pozos muestreados arrojaron resultados que muestran que el agua no es potable debido a contaminación que se atribuye al Centro Atómico”, señaló Greenpeace.

La pericia fue ordenada por juez Federal Alberto Santa Marina, quien el 21 de diciembre de 2004 resolvió que, conforme a las apreciaciones del Perito, existen evidencias que “permiten identificar al Centro Atómico Ezeiza como fuente generadora de la contaminación de radionucleidos y causa principal de la contaminación con nitratos”, en una importante zona aledaña a ese Centro.

Las conclusiones de las pericias que llevaron al juez a describir esa situación han sido hechas públicas por Greenpeace este viernes en nuestra pagina de Internet. La pericia señala, entre otras cosas, que de 46 pozos muestreados, 36 de ellos, el 74% del total, presentan niveles de contaminación por uranio y nitratos por encima de los valores admisibles. mirá las conclusiones del informe del juez

En ambos casos se estima que tienen su origen en instalaciones del Centro Atómico. Las muestras realizadas señalan tres focos de contaminación en particular: CONUAR S.A., el sector denominado “Campo 5” y a las Trincheras de Infiltración de Residuos Líquidos(1).

Además puede leerse en el informe preparado por el perito de oficio para el expediente caratulado “Actuaciones Instruidas por Averiguación Presunta Infracción Arts. 200 y 207 del CP” (causa número 5452) que se observa una “extensa e intensa contaminación de uranio disuelto que supera los límites para el agua de bebida en dos grandes áreas, una de las cuales tiene aproximadamente 2.500 Hectáreas”(2).

“Estamos ante un escándalo de enormes proporciones porque estos resultados implican responsabilidades de autoridades presentes y pasadas en el Centro Atómico, en CNEA y, muy especialmente, en la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN)”, sostuvo Juan Carlos Villalonga, director de Campañas de Greenpeace Argentina.

Otros dato sobresaliente del extenso informe dado a conocer hoy indica que el Centro Atómico es una fuente de contaminación con nitratos. Esta contaminación, que podría tener diversos orígenes, muestra una clara pluma de contaminación que se genera en el CAE. Más de 52 por ciento de las muestras de agua superan el límite establecido para el agua para bebida por el Código Alimentario Argentino(3).

La propia pericia encargada por el Juez Santa Marina recomienda: “La provisión urgente a la población de agua desprovista de contaminantes”. Por su parte Villalonga señaló que “estamos ante una situación que exige de las autoridades actuar precautoriamente y evitar que se continúe exponiendo a la población a ingerir agua contaminada”.

Para Greenpeace los estudios realizados para el Juzgado Federal de Lomas de Zamora son una primera prueba contundente de las sospechas y preocupaciones que desde su propio origen despertó el Centro Atómico de Ezeiza entre sus vecinos. Su ubicación en un área densamente poblada, cercano al Aeropuerto Internacional de Ezeiza y sus polémicas instalaciones de gestión de residuos radiactivos han cosechado críticas a lo largo de los años.

En este sitio, durante la dictadura, se desarrolló el laboratorio de reprocesamiento para obtención de plutonio que debió abandonarse en la década del ’80. Recientemente, el CAE ha estado en el centro de las polémicas porque en sus laboratorios se planea acondicionar los residuos de un reactor nuclear de Australia, en clara violación a la Constitución nacional y con una fuerte oposición local.

En este sitio, durante la dictadura, se desarrolló el laboratorio de reprocesamiento para obtención de plutonio que debió abandonarse en la década del ’80. Recientemente, el CAE ha estado en el centro de las polémicas porque en sus laboratorios se planea acondicionar los residuos de un reactor nuclear de Australia, en clara violación a la Constitución nacional y con una fuerte oposición local.

Deja un comentario