Argentina – Espiados por decreto

Desde el pasado 8 de noviembre, por decreto presidencial, los servicios de inteligencia están autorizados a scanear nuestras comunicaciones privadas (mails, chats y lllamados que se realicen por Internet). La medida se tomó a pedido del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que el 31 de julio del año pasado envió a nuestro país dos delegados, junto con los proveedores que vendían los programas espías, para instruir a las autoridades sobre esta técnica “antiterrorista”. Se trata de lo que en el mundo se conocen como Echelon o Gran Oreja, un sistema de espionaje electrónico que en solo media hora puede scanear mil millones de mensajes. Eso sí: ya fue usado en la Argentina. Fue en 1999 cuando los servicios norteamericanos interceptaron los teléfonos del entonces ministro de Economía, José Luis Machinea, en plena renegociación de la deuda.

Se trata de lo que en el mundo se conocen como Echelon o Gran Oreja, un sistema de espionaje electrónico. Las computadoras de este programa permiten reconocer palabras, teclas, números y hasta timbres de voz, de comunicaciones telefónicas, de fax o de correo electrónico a través de Internet. Este decreto destruye los derechos civiles garantizados por la Ley de Protección de Datos Personales, entre otras graves consecuencias.

Echelon fue desarrollado en el marco de un acuerdo de espionaje entre Estados Unidos y Gran Bretaña en 1948, al que más tarde se unieron Australia, Nueva Zelanda y Canadá. La existencia de este acuerdo, bautizado UKUSA, fue reconocida en marzo de 1999 por el gobierno de Australia.

También Francia y Alemania, pero en menor medida, tuvieron participación en el programa espía. La “Gran Oreja” fue programada para alertar cuando en una comunicación se detectan palabras “peligrosas” para la seguridad nacional de los Estados Unidos o de los otros países participantes en el proyecto.

Las grandes cantidades de datos recogidos por el sistema son luego filtradas por potentes computadoras.

El programa permite interceptar en sólo media hora hasta cerca de mil millones de mensajes, que luego son filtrados para extraer los datos de interés para cada país.

3 opinión por “Argentina – Espiados por decreto

  1. Anonymous

    Si en realidad están revisando mis charlas, que vergüenza entonces, yo siempre ando hablando de temas muy subidos de tono. Hablando en serio, me parece una nota sumamente buena, la verdad esque sí nos vigilan todo el tiempo, por eso me sorprende que se proclamen los defensores de la libertad, no creo que me sienta libre si se que me espian todo el tiempo. Pero bueno, hay que vivir con eso. Muy buena la nota, insisto

  2. Anonymous

    En realidad es absolutamente imposible hacer que funcionen esos sistemas, así que no hay por qué preocuparse. Es tan ridículo como decir que vas a desplegar 40.000 policías vestidos de paisano que se encargarán de tareas de vigilancia en sitios concretos. No hay dinero, no es posible, no se puede hacer. Echelon y sus variantes no han sido capaces de detectar quién y desde dónde manda las reivindicaciones y videos de los decapitados en Irak, por ejemplo, y es conocido que usan Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *