La Responsabilidad Social Empresaria no alcanza

Los intentos actuales por comprender la Responsabilidad Social Empresaria (RSE) nos llevan a debatirnos entre el optimismo y la incredulidad, lo cual es bastante lógico porque estamos hablando de un nuevo paradigma que viene y aún falta definir.

Ese contexto de construcción presente nos impide poder afirmar si los últimos 10 años representaron una década ganada o una década perdida. El tema creció mucho, sin dudas; mas no sabemos cuál fue su grado real de impacto. Y esta incertidumbre es tal que al statu quo de los sectores público y privado le cuesta aún hoy visionar los desafíos que deberemos afrontar en los próximos 20 y 50 años.

RSE

El Voluntarismo fue sin dudas el valor que identificó a las acciones empresariales de este período, en su mayoría mal utilizadas como un simple maquillaje del marketing y la filantropía. Pero es cierto que comienza a vislumbrarse un quiebre que deja en evidencia la falta de adaptación a la verdadera crisis, la que pone en tela de juicio la manera en que producimos y consumimos, cómo tomamos las decisiones, cómo se estructura y maneja el poder, tanto en las organizaciones como en los sistemas políticos, sociales y económicos.

El valor de la Responsabilidad viene ganando lugar pese a que el reduccionismo de ciertos actores los lleva a insistir solo con parches -y balances sociales- como métodos para paliar la crisis del sistema. Se trata de un estado de conciencia que llega para remarcarles a los amantes del pasado y del orden establecido que no hay organización/órgano sino en razón de su existencia armoniosa y servicial al Otro. Toda organización/órgano debe servir al Otro para formar un cuerpo o sistema que lo contenga, lo cuide y retroalimente con Servicio. Los agentes que resulten disfuncionales a esta lógica, aquellos que “no sirvan”, deberán descartarse para salvaguardar la salud de este cuerpo mayor.

La Responsabilidad es, hasta aquí, un imperativo. Descartar “Lo Que No Sirve” implica demandar mayor transparencia, menor impacto ambiental, más compromiso con las cuestiones de interés público, un mayor foco en el interés del consumidor y una integración de dignidad y la felicidad del Otro a nuestra estrategia. ¿Y qué más?

En este nuevo paradigma, la RSE es condición necesaria, pero ya no suficiente. Parece tan solo una entrada en calor para “la maratón de la sostenibilidad planetaria” que se correrá de acuerdo a los términos de las generaciones venideras.

El rol de esas nuevas generaciones, como pocas veces en la historia, estará inmerso en una gran complejidad contextual y por ende cargado de incertidumbres. Requerirán innovación, pero también prudencia. Sentido de la inmediatez, pero también estrategias a largo plazo. Deberán promover el bien común, así como las libertades individuales. No habrá lugar para el no compromiso, para la no participación; pues todo el sistema de definirá de manera colaborativa, crítica y constructiva, reactiva y proactiva.

En esta entrada en calor que estamos viviendo como antesala de una carrera planetaria sin reglas definidas, la RSE y el concepto de Sostenibilidad promovido desde el sector privado son meros antígenos del sistema. Pero como ya sabemos que no alcanzan, deseamos que al menos sirvan para catalizar el devenir de los cambios necesarios.

SANTOS, Martín y SEINELDIN, Federico (@MartinSantosB y @FedeSei) – Bajo Licencia Creative Commons

 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


Participando del Foro MoveRSE 2013 (Rosario)

El próximo 24 de mayo, estaré en Rosario participando en el Foro MoveRSE 2013. Hoy es el último día para inscribirse haciendo click aquí. 

Información sobre el evento:

Por tercer año consecutivo este Foro se convierte en una cita obligada para líderes empresarios, autoridades gubernamentales, profesionales independientes, académicos, y ciudadanía en general ávidos de participar en un evento que innova año a año con temáticas y disertantes que dejan de lado una perspectiva autorreferencial para fortalecer un enfoque sincero sobre la Responsabilidad Social.

Bajo el lema Gestión responsable en entornos complejos , este año se abordará el tema de la complejidad como parte del ecosistema en donde las empresas se desarrollan. Cómo gestionar con responsabilidad en estos contextos y cuáles son los caminos posibles para lograrlo serán algunas preguntas que abrirán el debate.

MoverRSE

Murió el CEO “más verde” de Estados Unidos

Falleció Ray Anderson y lo recuerda Rodrigo Herrera Vegas, co-fundador de Sustentator.com (1)

Anderson

Muy poca gente sabe quien es Ray Anderson. Sin embargo en el mundo de la ecología y el medio ambiente, Anderson se hizo famoso como el CEO más “verde” de Norteamérica. Lamentablemente, dejó este mundo el 8 de agosto pasado luego de una dura lucha contra el cáncer de hígado.

Ray Anderson fundó el 1973 la empresa Interface y la transformó en pocos años en la empresa de alfombras (en realidad alfombrado para oficinas) más importante del mundo.  En 1994, Anderson, hasta entonces un hombre de negocios totalmente convencional, leyó el libro de Paul Hawken, La ecología del comercio y se propuso que su empresa logre en 20 años tener cero impacto en el medio ambiente “Mission Zero” y hacer de Interface una empresa auténticamente sustentable. Se trataba de un desafío que sonaba imposible dado que Interface comercializa productos tan intensivos en petróleo como las alfombras.

Anderson convenció a todos sus empleados que la sustentabilidad era el único camino viable y llegó a decir en conferencias (dio más de 1500 charlas) que en el futuro personas como él irían a prisión por robarles calidad de vida a las próximas generaciones. Para el año 2008 ya había logrado la mitad del objetivo, Interface había reducido a la mitad tanto sus emisiones como la cantidad de residuos. Fabricar alfombras de oficina requiere básicamente dos recursos, ambos de origen fósil, petróleo como materia prima y energía para el proceso. Anderson apuntaba a que toda la materia prima venga de alfombras anteriores recicladas y que toda la energía del proceso así como la de sus oficinas provengan de fuentes renovables, principalmente solar.

Con el tiempo el objetivo de hacer de Interface una empresa ambientalmente neutra pasó a ser más importante que su éxito económico. Pero, al igual que en casos de empresas como Patagonia, decisiones que a priori parecían malas para el negocio y buenas para el ambiente tuvieron buena respuesta por parte del mercado. Podría considerarse que traían buen Karma.

Queda por verse si el nuevo CEO Dan Hendrix podrá seguir con la visión de Anderson que describió en su libro “Business lesson from a radical industrialist” en 1997: “Si somos exitosos, pasaremos el resto de nuestros días recolectando las alfombras de años anteriores y otros productos derivados del petróleo, y reciclándolos en nuevos materiales; y convirtiendo la luz solar en energía, con cero desechos y cero emisiones en el ecosistema. Y nos irá bien… muy bien… al hacer el bien. Esta es la visión.”

Si querés ver a Ray Anderson en una de las charlas que dio en TED aquí lo tenés:


(1) Rodrigo Herrera Vegas es Ingeniero Industrial y apasionado de las energías renovables y la eficiencia energética. Es co-fundador de Sustentator.com y escribe semanalmente una columna sobre tecnologías sustentables en el diario La Nación. También conduce el programa de radio semanal “Ser Sustentable” que se emite por Radio el Mundo. Ganó en el 2010 en Premio Siemens al periodismo sustentable y viajó Alemania a conocer las últimas tecnolgías verdes. Forma parte del Comité Asesor de la Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y es profesor en el posgrado de desarrollo sustentable de la UCA



Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí