Así se pagan las campañas políticas que estamos viendo

Mucho se ha hablado de la financiación de la política argentina. Muchos fondos que llegan sin saber de donde provienen y que generan “lealtades” y “compromisos” que luego, el ganador de las elecciones devuelve con favores en el momento de gobernar

¿Cómo se financian los partidos políticos en Argentina?
¿Cómo se financian los partidos políticos en Argentina?

Cippec y Poder Ciudadano, explican en este video como se financia la política en nuestro país, y promueven un sistema más distribuido y bancarizado, muy similar al que utilizamos las organizaciones sociales que nos financiamos con donantes individuales.

Hace años que vengo tratando de convencer a cada amigo o conocido que milita en algún partido político que todos los partidos se pongan de acuerdo, para impulsar las donaciones individuales de los ciudadanos. Hay que explicar a la ciudadanía la importancia de financiar los partidos políticos cuyas ideas los representan. Si bien entiendo, que un modelo de afiliados como existía antes, puede ser difícil de sostener en estos días, aunque no imposible, es mucho más simple el poder impulsar mecanismos de donación online, o a través del celular, para recolectar millones de donaciones por única vez, para financiar las campañas políticas/publicitarias de cada partido.

Estas iniciativas vienen medio lentas, pero tanto el PRO, como el FPV han hecho algunas iniciativas como esta, enfocandose por ejemplo en lo que las ONGs llamamos “Cenas de Gala”.  En una de ellas organizada por Macri se recolectaron $115 millones de pesos, Y en el evento de la formula Scioli-Zanini, se estima una recaudación superior a los $35 millones de pesos.

Sin embargo, en la página de campaña de Macri http://mauriciomacri.com.ar/yolovotoaMM, no hay ninguna opción para donar a su partido. Solo un pedido para que mañana a las 17 horas todos compartan una foto del candidato expresando el deseo de votarlo. Además existe una zona para voluntarios donde los interesados pueden registrarse.

Pagina de campaña de Mauricio Macri
Pagina de campaña de Mauricio Macri

La página de Daniel Scioli tampoco ofrece la posibilidad de donar. Pero rapidamente pide a los usuarios que registren sus datos. Quizás en el futuro a los registrados les pidan votar. Además también tiene una zona exclusiva para voluntarios que se denomina “Ola Naranja”.

Página de campaña de Daniel Scioli
Página de campaña de Daniel Scioli

Sergio Massa tampoco ofrece la posibilidad de donar a su campaña. Sin embargo, tiene una landing page previa al sitio, en donde piden los datos de contacto. Me hizo recordar a la campaña presidencial de EEUU de 2004. El candidato John Kerry del Partido Demócrata tenía un sitio muy parecido.

La Página de campaña de Sergio Massa
La Página de campaña de Sergio Massa

Los 3 candidatos con más chances de ganar, parecen no estar muy interesados en tomar donaciones de sus seguidores para esta campaña. Esperemos que la transparencia del origen de los fondos de su campaña les interese un poco más.

Gendarmer: ¡El juego para que vos también puedas ser un gendarme “carancho”!

El Gobierno Argentino, mediante la gestión del Secretario de Seguridad Sergio Berni, ha retomado algunas de las prácticas más deleznable de gobiernos antidemocráticos. Buscando desarmar la protesta social de los trabajadores de Lear, estas fuerzas de seguridad infiltraron a los manifestantes y armaron una causa por lesiones a uno de ellos. Sin embargo, un video que gracias a las redes sociales recorrió las computadoras y teléfonos de los argentinos, desenmascaró estás prácticas y puso en aprietos a los responsables.

Berni, quién había defendido a capa y espada a sus subordinados, ahora cambió de idea y lo expulsó de la fuerza al espía.

Reflejando lo que pasa en nuestro país, Shitty Games, creó un juego llamado “Gendarmer: Prevención y Represión”.  “Los procedimientos que realizará a continuación son estrategias legales, utilizadas por la Gendarmería Nacional Argentina de acuerdo a la ley y en cumplimiento de los procedimientos estipulados para los cortes de ruta y acceso a los centros urbanos

El Gendarme Carancho Juego
Convertite vos también en un gendarme carancho

La dinámica es simple. Con un click lanzamos a nuestro gendarme, el Coronel Juan Alberto López Torales contra los parabrisas de un auto, que una vez detenido será abordado por el resto de los gendarmes. Al finalizar la partida el Secretario de Seguridad Sergio Berni nos felicitará informando cuántos manifestantes hemos detenido.

El-Juego-del-gendarme-de-Berni
Gendarmer: El Carancho de Berni

 

La manera chilena de alcanzar el desarrollo: La previsibilidad

Para comprender mejor como se están desarrollando los movimientos sociales y políticos de Chile, el profesor Eduardo Arriagada de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica de Chile nos ofrece una mirada en exclusiva para Listao.

Se informa poco sobre Chile. En este mundo de redes la experiencia muestra que lo emotivo genera participación y compromiso. En estos días leía sobre el famoso editor de Gawker, Neetzan Zimmerman, considerado el rey midas de lo viral gracias a su capacidad de conseguir que sus lectores hagan clicks sobre noticias de la red. Varios estudios confirman su receta: la gente comparte más lo positivo que lo negativo y comparte más lo que tiene cualquier carga de emotividad que lo que no tiene emotividad.

Durante los 70´s y los 80´s la información que el mundo recibía sobre Chile estaba cargada de de emotividad. Eran años de emotividad a raudales que hicieron tanto de Allende como de Pinochet marcas globales. Tras la recuperación de la democracia sus cambios han sido cada vez menos emotivos y su devenir tiende a estar solo en las páginas empresariales o culturales fuera de sus fronteras, salvo terremotos o “rescates a mineros”.

En el año 2011 cuando los descontentos del mundo aprovecharon este espacio de las redes sociales digitales para coordinar acciones, Chile volvió a aparecer tibiamente. Todo empezó en el norte de África al comenzar el año, luego vino el descontento de los indignados de España, el movimiento el “Occupy Wall Street”. Esto tuvo su correlato en Chile en las primeras movilizaciones masivas que se daban tras la recuperación de la democracia lideradas por movimientos ecologistas o estudiantiles. Aunque no es válido decir que ese “invierno chileno” fue gran noticia internacional, si es cierto que su rostro, Camila Vallejo, estuvo en las portadas de las principales revistas del mundo y fue mencionado en los resúmenes anuales de muchos medios que tuvieron su foco en el descontento.

Al gobierno que le tocó enfrentar esa escalada de protestas lo encabezaba el millonario empresario Sebastián Piñera que había sido elegido gracias al apoyo de los partidos de derecha. Unos meses antes, ante una movilización realizada dentro las redes sociales, la campaña ChaoPescao”, Piñera había mostrado la misma audacia que lo tenía en los cielos de la popularidad por el rescate minero: pasó sobre la institucionalidad vigente para impedir la construcción de una central termoeléctrica de carbón cerca de un ecosistema muy valioso, y lo había hecho a pesar de que el proyecto ya había superado con éxito todos los permisos de la autoridad medioambiental.

Algunos pensamos que ante las protestas estudiantiles Piñera volvería a salirse de lo establecido. Estuve el 24 de agosto de ese año hablando en La Moneda, cuando su jefe de redes sociales nos hizo invitar con otros llamados “tuiteros influyentes” a almorzar con Sebastián Piñera. El presidente pidió que habláramos sobre cómo veíamos la contingenica y la conversación estuvo muy centrada en esos temas educacionales, varios le recomendamos “hacer historia” al tomar el tema de la reforma de la educación como un tema país y ponerlo como desafío de su gobierno.

Pocos días después pareció reaccionar en ese sentido: pasando por encima de un recién nombrado ministro de Educación que se había mostrado inflexible convocó a los líderes del movimiento a reunirse con él el sábado 3 de septiembre. Finalmente nada ocurrió, Piñera optó por iniciar un lento desgastamiento de cada uno de los movimientos que funcionó, la gente entendió que esa coalición no asumiría el desafío, había que esperar las elecciones del 2013.

En la campaña presidencial se multiplicaron las alternativas a las supuestamente gastadas coaliciones que habían monopolizado el gobierno y el parlamente desde la recuperación de la democracia. Aparecieron varias candidaturas que tomaron con claridad la bandera de las exigencias de los movimientos sociales. Por la derecha surgió con fuerza una alternativa populista, por la izquierda se repitió el plato de otro populista y además aparecieron otras tres candidaturas más radicales: una del mundo poblacional, otra de una agrupación de los movimientos políticos ligados al activismo callejero y una tercera ecologista. Con menor importancia hubo otras dos candidaturas testimoniales.

El gobierno de Piñera eligió personalmente a su ministra de trabajo para que asumiera la candidatura, luego que otras tres alternativas fueron desbancados en una lucha interna terrible.  Desde el primer día la derecha política y los empresarios que financian sus campañas entendieron que habría nuevamente alternancia, de todas maneras pocos pensaron que al final esa candidatura oficialista obtendría 1,5 millones menos de votos que lo que había obtenido la derecha en las anteriores cuatro elecciones.

La alternativa fue la misma Concertación que hasta el 2010 había liderado el proceso de la transición. Para el 2013 habían conseguido recuperar desde Naciones Unidas a su figura más popular, la ex Presidenta Bachelet que dejó el gobierno con un histórico índice de aprobación del 84%, además habían conseguido ampliar el sector incorporando en el pacto llamado Nueva Mayoría al Partido Comunista como a una facción socialista que simpatiza con Chavez.

En la campaña mientras las alternativas de izquierda se comprometían a realizar una Asmblea Constituyente, reformar el sistema previsional, asegurar educación gratuita para todos, la candidata Bachelet se limitó a entregar empatía y carisma, sin comprometerse más allá de asegurar que estudiaría esos temas y trataría de llegar a acuerdos para conseguirlo.

En la previa a la elección un analista español, @cesarcalderon dijo que lo único que estaba en juego en la primera vuelta era si Bachelet arrasaba en primera vuelta o su rival, Evelyn Matthei, conseguía obligarla a una segunda vuelta. Finalmente en diciembre Bachelet consiguió la mayoría absoluta, aunque a pesar de que ahora iba con el respaldo de más fuerzas políticas no recibió más votos que lo que en forma estable ha obtenido su sector en las elecciones de los últimos 14 años.

 

Elecciones-Chile-2013
Resultados en las segundas vueltas en las últinas elecciones por parte de las dos coaliciones dominantes del mapa chileno, de la concertación hoy nueva mayoría y de la alianza.

 

En forma paralela a la elección presidencial se llevaron adelante elecciones parlamentarias donde consiguieron excelentes resultados varios importantes activistas de los movimientos sociales nacidos desde el 2011. Entre los grandes ganadores estuvieron los mismos líderes estudiantiles que no consiguieron nada con Piñera. Camila  Vallejo y Giorgio Jackson, llegaron al Parlamento, en su mayor parte como independientes.

En el 2011 Chile salió a las calles y pidió cambios relevantes al modelo de desarrollo, la coalición de derecha en el gobierno que no estuvo dispuesta a hacerlos obtuvo una derrota histórica en la elección siguiente. En marzo asume el gobierno Michelle Bachelet, lo hace con un programa que asumiendo las críticas al modelo no asegura grandes reformas. Los cambios se verán en el parlamento, un espacio donde tampoco existen mayorías aplastantes que permitirían realizar cambios radicales.

Lo sintomático es que mientras en el Africa, España y EE.UU. los líderes de los movimientos sociales siguen en el anonimato, en Chile la Comisión de Educación del Parlamento en marzo será presidida por la comunista Camila Vallejo e integrada por quien fuera su gran socio de las movilizaciones, Giorgio Jackson.


 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


Innovación política en UNEN: La Boleta que habla

Rodolfo Terragno es un hombre que ha presentado muchos proyectos innovadores en la política argentina. Por supuesto que este post no es para evaluar toda esa historia, sino para presentar la iniciativa que, en el marco de la campaña politica de las PASO 2013, lanzó junto a su compañero de formula, Martin Lousteau: La Boleta que habla.

La Boleta que habla

Se trata de una aplicación de realidad aumentada para celulares y tablets. Una vez descargada, se puede enfocar la cámara sobre la boleta de los candidatos y automáticamente dispara un video que muestra más información sobre las propuestas de campaña de esta línea interna del partido UNEN para las internas abiertas que en pocos días más tendrán lugar en Argentina.

Acá vemos un video que muestra como funciona:

La aplicación puede descargarse desde el Play Store y muy pronto desde Itunes.


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


El Regreso del Dictador (O un ejemplo fantástico de Marketing de Guerrilla)

Ben Alí es un dictador que gobernó Túnez desde 1987 al 14 de enero de 2011, cuando tuvo que escaparse a Arabia Saudita (donde todavía está escondido) por una revolución popular que logró derrocarlo.

Ben-Ali

Pero parece ser que a pesar de este logro, meses después, los tunecinos habían perdido mucho interés en la política. Para renovar la participación política en las elecciones nacionales, se realizó está excelente acción de marketing de guerrilla.

El texto del cartel dice: “Cuidado. Los dictadores pueden volver. Votá”

¿Qué te pareció?


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


La protesta en contra de la megaminería sigue creciendo


Para los lectores habituales de Listao, Darío Aranda es un viejo conocido. Uno de los periodistas argentinos que trabaja en los temas candentes buscando la verdad y no cercenandola de acuerdo a conveniencias partidiarias o corporativas.

Hoy publicó un artículo en Página 12 donde analiza los levantamientos de varios pueblos argentinos en contra de la Megaminería.

Megaminería

“En Argentina hay decenas de Famatina”, avisa Urbano Cardozo, jubilado, militante socioambiental, que vive desde hace 73 años en la cuna de la megaminería argentina: Andalgalá (Catamarca), donde hace 18 años se instaló Bajo la Alumbrera, el yacimiento de oro y cobre más grande del país. “Es el caso testigo de que no produce ni trabajo, ni desarrollo local y sí produce contaminación”, denuncia Cardozo y advierte que Famatina es “un paso más hacia la pueblada nacional que tenemos que hacer contra el saqueo y la contaminación”. Según datos de la Secretaría de Minería de Nación, la exploración minera aumentó en los últimos ocho años un 664 por ciento. Un informe de la Red de Asistencia Jurídica contra la Megaminería (Redaj) detalla que en la actualidad se encuentran en explotación 14 yacimientos y existen al menos 121 proyectos en exploración. “El avance minero tiene directa vinculación con la violación de derechos humanos, observamos que ante cada intento de instalación se produce una alta conflictividad social que lleva años sin resolverse, como es el caso de Famatina y Andalgalá”, denunció Soledad Sede, de la Redaj.

En la década del ’90 se sancionó la ingeniería legal para el de-sarrollo de la megaminería. En 1994, comenzó la construcción del yacimiento Bajo la Alumbrera, de capitales suizo-canadiense. En la actualidad están en marcha otros 13 proyectos: Cerro Vanguardia, San José-Huevos Verdes, Manantial Espejo, Martha y Espejo (Santa Cruz); Veladero, Casposo y Gualcamayo (San Juan); Pirquitas y El Aguilar (Jujuy); Salar del Hombre Muerto (Catamarca), Campo Quijano (Salta) y Andacollo (Neuquén). San Juan cuenta con dos proyectos en construcción: Pachón y Pascua Lama, el primer megayacimiento binacional, en manos de la Barrick Gold.

La Secretaría de Minería de la Nación informó en un comunicado el 13 de enero: “Histórica inversión de riesgo. 1.031.600 metros perforados. Se perforó un 41,3 por ciento más que en 2010 y un 664 por ciento con respecto al inicio de 2003. Permite promover nuevos emprendimientos productivos”, destacó la Secretaría (“metros de perforaciones” es la forma en que se mide la actividad exploratoria).

El comunicado remarcó que “el record histórico ratifica a la Argentina como uno de los países con mayor dinámica en esta actividad”. Y explicó que “el fuerte aumento de la actividad exploratoria generó la aparición de nuevos emprendimientos, el país ya cuenta con más de 600, en todo concepto”. Y detalló que las principales provincias con proyectos mineros son Santa Cruz, San Juan, Salta, Catamarca, Jujuy, Mendoza, Neuquén y La Rioja.

Según datos oficiales del informe de 2009, “La minería en números”, en 2003 había sólo 40 proyectos mineros. En 2009 ya eran 336 (840 por ciento) y en 2012 llegan a 600: un 1500 por ciento más que en 2003.

La Red de Asistencia Jurídica presentó a fines de 2011 ante la Defensoría del Pueblo de la Nación el relevamiento “Informe preliminar sobre vulneración de derechos y conflictividad socio-ambiental minera”, en el que focalizó en la megaminería. Contabilizó 121 proyectos en “exploración avanzado” (en los que ya se conocen las ubicación y calidad de las reservas pero aún no se resuelve la solvencia económica para dar inicio a la explotación). Encabezan la lista Santa Cruz (36 proyectos), Salta (17), Chubut (14), San Juan (11) y Jujuy (ocho). Le siguen Neuquén (siete); Mendoza, La Rioja y Río Negro (seis cada una) y Catamarca (cuatro).

“Los proyectos son propiedad de 51 empresas, sólo dos de capital nacional y 49 de capital transnacional: Canadá, Reino Unido, Australia, Estados Unidos y Suiza (entre otros)”, destaca el informe y advierte que “la instalación de transnacionales mineras implica diferentes conflictos sociales, jurídicos y ambientales, entre los que destacamos la utilización intensiva de químicos de alta toxicidad y el consumo masivo de agua y energía, situación que coloca a la actividad en una condición estructural de tensión con las poblaciones y actividades económicas locales”.

Argentina cuenta con 5000 kilómetros de cordillera. En una centena de pueblos existen asambleas socioambientales. Siete provincias limitan algún aspecto de la megaminería (Tucumán, Mendoza, La Pampa, Córdoba, San Luis, Tierra del Fuego y Chubut).

Río Negro también limitaba la megaminería (prohibía el uso de cianuro). Al asumir en diciembre pasado, el Frente para la Victoria (Carlos Soria, luego reemplazado por Alberto Weretilneck) derogó la ley y dieron luz verde a la minería. Hubo movilizaciones en Viedma, Ingeniero Jacobacci y todos los miércoles se reúnen en Bariloche en rechazo a la actividad extractiva. Las organizaciones sociales y comunidades mapuches se declararon en estado de alerta y movilización.

En febrero de 2010, los asambleístas catamarqueños cortaron un camino vecinal en rechazo a un nuevo proyecto (Agua Rica), publicitado como tres veces más grande que Alumbrera y a sólo 17 kilómetros del pueblo. Sufrieron una dura represión por la noche, con una decena de heridos y detenidos. La violencia policial motivó una pueblada con históricas marchas en la plaza de Andalgalá. La instalación de Agua Rica fue paralizada, momentáneamente, por un fallo judicial.

Desde hace una semana, y en paralelo a las protestas riojanas, vecinos de Andalgalá realizan bloqueos en Belén y Santa María, en las rutas de acceso a Alumbrera. Sólo se detiene a los vehículos mineros.

En Famatina habían sido imputados ocho asambleístas por participar en el acampe en la base del cerro. En Catamarca fueron apresadas cuatro personas el jueves y 18 asambleístas más el viernes 27. En ambos casos fueron liberados a las pocas horas, pero siguen en calidad de imputados.

“Registramos un preocupante proceso de persecución y criminalización de la protesta social en contextos de conflictividad por el desarrollo de la megaminería”, denunció Soledad Sede, de Redaj. Explicó que, donde se movilizan contra la megaminería, son “cotidianos” los casos de amenazas y detenciones ilegales. Sede afirmó que existe evidencia de la “vulneración sistemática de los derechos ciudadanos y, en particular, la violación al derecho de manifestarse legítimamente que se ha puesto en jaque tras la sanción de la ley antiterrorista”.

En los últimos días se sumaron cortes en Amaicha del Valle (Tucumán), también contra Alumbrera y en rechazo a Agua Rica. “Estamos jugados, decididos, no importa que nos encarcelen o repriman, acá está en juego el futuro de nuestros hijos y nietos”, alertó Urbano Cardozo, asambleísta de Catamarca, y lanzó una propuesta: “Iremos a Buenos Aires si hace falta. Plaza de Mayo o la 9 de Julio, ahí también gritaremos ‘el agua vale más que el oro’”.

 

Fuente: Página 12.

Tweet

Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

Elecciones Argentinas 2011: ¿Y dónde está la campaña 2.0?

Pasaron las elecciones 2011 y los resultados no sorprendieron a nadie. Lo que tampoco causó sorpresa fueron las campañas digitales de los partidos. O mejor dicho, la sorpresa fue lo poco que los partidos hicieron de estas tecnologías. Para analizar las campañas 2.0 de las elecciones argentinas del 2011 invitamos a Augusto Erbin, Asesor en Comunicación Política en Internet, autor del blog Web Políticas e integrante del Foro PoliTICs.  (1)

Campañas 2.0 para las elecciones 2011 de Argentina
Elecciones Argentinas 2011

El comienzo de 2011 se dio de una manera particular, sabiendo que se trataba de un año electoral. Tras haber visto campañas digitales muy interesantes en diferentes puntos de la región latinoamericana que, en algunos casos se transformaron en referencia a tener en cuenta (Chile y Colombia son algunos ejemplos), las expectativas para que en Argentina se diera un fuerte impulso a la denominada “campaña 2.0” eran realmente grandes. Más teniendo en cuenta que nuestro país tiene además una larga trayectoria en materia creatividad en campañas electorales, que lo posiciona como referente indiscutible de la región.

Los límites a la pauta publicitaria en medios tradicionales que dejó la Ley de Reforma Política hacía suponer que varios candidatos se enfocarían en desarrollar campañas electorales en Internet con un grado de mayor profundidad. Si había que aprovechar, este era sin dudas “el momento”. Sin embargo nada de esto ocurrió y poco vimos en estas elecciones 2011 sobre la denominada “web 2.0”.

Muchos estábamos esperando una “batalla que nunca se dio”: la de la innovación en la campaña electoral a través de las redes sociales posibilitando la movilización y la participación ciudadana. Pero, por lo contrario, parecería que nadie tuvo muchas ganas de “ponerle pilas” para hacer algo singular en temas de comunicación política.

En los últimos tiempos las redes sociales permitieron a varios políticos tomar notoriedad a partir de frases publicadas en sus cuentas de Twitter, y que luego eran levantadas por los medios masivos como declaraciones oficiales, más allá de los “sic” ocasionales.

Esto provocó un fanatismo en exceso de los políticos por el Twitter, que muchas veces les permite decir lo que en otros ámbitos no se animarían. Sin embargo el “twitter fever” de los políticos no se trasladó en un desarrollo de campañas digitales profesionales y se quedó en pequeñas incursiones reflejadas en acciones virales –algunas de ellas no consumadas- y con resultados disímiles.

Dentro de estos ejemplos se puede resaltar los casos de las elecciones de la Ciudad de Buenos Aires con el “Yo lo voto” del PRO o el “Corre la bola” de Proyecto Sur. En el primer caso se buscó generar una identificación fuerte con el votante macrista –no militante- y alentar a que estos, una vez puesta la camiseta, se transformen en influenciadores que logren intermediar para convencer al voto indeciso de sus entornos: familiares, amigos, allegados. La propuesta fue sin dudas interesante. La segunda, la de Proyecto Sur, intentaba difundir la idea de que “Pino sería el único que podría derrotar a Macri” y de esta manera aminorar la polarización Macri-Filmus. Uno pensaba que el juego más interesante ocurriría en las campañas presidenciales, aunque tampoco fue así. La campaña no fue tal, ni antes de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), ni después de las mismas que, más allá de haber generado un resultado puesto que desalentó a muchos. En este sentido lo peor que pudo pasar fue el “Cristina ya ganó” y y el “resto ya perdió”, porque si bien este lema se venía mencionando previo a las PASO por los números de diferentes encuestas, parece que tras las primarias todos los candidatos opositores lo creyeron en serio. Es más, no hicieron absolutamente nada para intentar cambiar algo de esa realidad. Sólo esperaron a una muerta lenta y segura.

El que no arriesga, no gana.

Y se lo tomaron muy en serio, al pie de la letra. El período de gracia inaugurado post primarias, fue una nueva oportunidad para que los candidatos de la oposición ganaran terreno y sumaran adhesiones para mejorar sus resultados de las PASO.

Pero tampoco fue aprovechado por las fuerzas políticas, los candidatos prácticamente no generaron conversación con los ciudadanos en Internet y finalmente los recursos –económicos y humanos- parecieron estar concentrados en los medios de comunicación tradicionales como es de costumbre.

Contrariamente a lo esperado, las apuestas en materia de comunicación digital surgieron desde los oficialismos, con Scioli en la provincia de Buenos Aires lanzando la campaña “La Ola Naranja” y el gobierno nacional con la campaña “Sumate a Cristina”, aunque vale aclarar que esta última no fue generada desde sus estructuras oficiales, sino desde su militancia.

“La Ola Naranja” de Scioli apuntó a generar un vínculo con el sector joven del electorado mientras que #SumateaCristina tuvo un interesante formato “bottom-up” en donde la campaña electoral es movilizada por la ciudadanía y no por el candidato. Sin embargo, se trató de en un proyecto más endogámico orientado al voto duro -algo que no hace falta fidelizar- que una campaña apuntada a generar un lazo con el resto de la ciudadanía independiente, que representa al sector importante a persuadir para conseguir el voto.

En definitiva, las campañas digitales en Argentina quedaron en deuda y con dudas. En deuda por el pasado prestigioso en materia de campañas electorales que tiene nuestro país. Y con dudas por la exigua integración de los canales digitales a las campañas electorales de todos los candidatos y la escasa conversación con la ciudadanía.

(1) Augusto Erbin: Ha desarrollado asesorías y trabajos como consultor en Argentina, Colombia y Brasil. Estudió Comunicación Social, es Licenciado en Periodismo, posteriormente se especializó en e-Business en la Universidad del Salvador y la Georgetown University, y se perfeccionó en Gobierno Electrónico en la OEA. Actualmente integra el Foro PoliTICs, un espacio de debate sobre la incidencia de las tecnologías en el ámbito de la política. Compiló y es co-autor del libro “Comunicación Política en Latinoamérica – Gestión, Campañas y TICs”.

 

Tweet

Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


 

Análisis de las elecciones primarias 2011 desde una mirada metropólitana

Tan complejo como resultó el análisis de las tendencias previas a las primarias del 14 de agosto, que hizo enmudecer a las encuestadoras que habitualmente emiten pronósticos preelectorales, resulta el análisis de los resultados provisionales que sorprendieron a “propios y extraños”. Y si el territorio que se analiza es esa imaginaria Buenos Aires Metropolitana, una región urbana sin estructuras institucionales de gestión, esa pretensión se torna francamente casi utópica. Para estudiar mejor lo que pasó en estas primeras internas abiertas, invitamos a Artemio Pedro Abba, Coordinador General del Observatorio Urbano Local – Buenos Aires Metropolitana, CIHaM/FADU/UBA.

Fuerte fue el impacto cuando las flamantes Comunas de la Ciudad de Buenos Aires y los Partidos de la Provincia que integran ese territorio unido diariamente por más de 25 millones de viajes se vistieron de los distintos tonos de azul de la Alianza Frente para la Victoria (AFpV) redondeando casi la mitad de los electores metropolitanos. Sin embargo si se mira el territorio puede diferenciarse claramente entre la fuerte adhesión del habitante suburbano (entre el 52 y 62 %) y una adhesión mucho mas moderada de los votantes de la ciudad de Buenos Aires (30 %), donde disputa el primer lugar con los partidos de la oposición.

En un análisis según las tradicionales Coronas del Conurbano que denominadas 1ra, 2da y 3ra., inspirado en el esquema de círculos concéntricos que propuso Ernest W. Burguess para la Chicago de principios del Siglo XIX (Abba, A. P., 2009-a), representan diferentes etapas del proceso de suburbanización (etapa agroexportadora, de sustitución de importaciones y apertura externa). Desde ese abordaje se observa una el fuerte crecimiento del apoyo a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) desde la ciudad central hasta la segunda Corona y una leve disminución hacia la 3ra. Corona.

Este comportamiento confirma una estructura espacial que ha sido descripta por distintos investigadores urbanos entre los que se destaca Horacio Torres (Torres, H., 1993) por haber formulado las hipótesis explicativas de esa configuración. La figura acampanada que adquiere el gráfico de los votos de la AFpV muestra los diferentes grados de penetración que el mensaje oficial alcanza en la Buenos Aires Metropolitana. La adhesión crece desde la ciudad consolidada hacia el suburbio menos consolidado, pero comienza a declinar en la interfase entre el suburbio y la periferia donde coexisten yuxtapuestos los asentamientos precarios de recientes migrantes con los diversos formatos de las urbanizaciones cerradas de los sectores acomodados que se instalaron en las últimas décadas.

Como una curva también acampanada pero invertida se comportan genéricamente los partidos de la oposición, con un peso porcentual muchísimo menor. Inciden mucho más significativamente en la ciudad central y caen hacia la 2da. Corona, registrando un leve repunte en la 3ra. Corona. La Alianza Frente Popular (AFP), Duhalde y Das Neves, que logró casi un 16 % de los votos metropolitanos se despega moderadamente hacia arriba del pelotón de agrupaciones opositoras, pero adoptando la curva genérica mencionada, la agrupación política que le sigue, con alrededor del 9 %, Alianza Unión para el Desarrollo Social (UDESO), Alfonsin-González Fraga, si bien adopta la misma forma lo hace de una manera muy atenuada, influido por su sorprendente baja captación en la Ciudad de Buenos Aires, la Alianza Frente Amplio Progresista (AFAP) y la Alianza Compromiso Federal (ACF), encabezados por Binner y Rodríguez Saá respectivamente, muy cerca del 9 %, presentan la misma tendencia según coronas.

Otra manera de interrogar el territorio electoral transversal a la ya explorada distancia al centro, es ver como se expresan las preferencias de los electores según los sectores urbanos, abordaje propuesto en 1939 por Homer Hoyt como un enriquecimiento de la teoría de Burguess (Abba, A. P., 2009-b). Esta dimensión manifiesta la fuerte diferenciación socioeconómica, que se ha ido acentuando, entre un Norte rico, un Oeste intermedio y un Sur pobre (siempre hablando por supuesto de promedios).

Y puede observarse que otra vez el eco de las preferencias electorales se manifiesta con la misma anterior diferenciando entre el voto al gobierno y la oposición. Nuevamente la forma acampanada, ahora muy atenuada dibujada por los cómputos electorales de la AFPV, tiene su punto bajo en el Norte, crece en el Oeste y baja levemente en el Sur, y los datos de la oposición se dibujan, consistentemente, de manera “opuesta”.

Sin embargo cuando se trata de identificar los patrones específicos de cada agrupación política se deben auscultar con muchísima atención los rasgos que combinan la observación anular y sectorial. Es clave en esta interpretación ciertos límites en el territorio, uno muy marcado por la General Paz y el Riachuelo, y otro muy difuso pero que lo define el paso del suburbio a la periferia metropolitana cuyo referente más aproximado es la envolvente con la que el INDEC delimita el aglomerado.

El FPV tiene una clarísima fortaleza en la segunda corona suburbana con picos en Florencio Varela, hacia el Sur, y José C. Paz en el Norte. De manera cristalina surge también su debilidad relativa en la 1ra. Corona y la ciudad central metropolitana con epicentro en la zona Norte (Comunas 2, 13 y 14) y en Oeste (Comuna 6); y la ya señalada pérdida en la interfase suburbana-periferia de la 3ra. Corona.

Por una parte el voto a CFK se afirma en los territorios del suburbio de la segunda etapa del proceso de metropolización ya mencionado, que coincide con la etapa de sustitución de importaciones liderado centralmente por los dos períodos del gobierno peronista. Por otra parte encuentra dificultades para penetrar en el sector norte de la ciudad donde se suma el alto nivel socioeconómico de la población con la vocación opositora de los habitantes de las ciudades centrales.

La Alianza Frente Popular (AFP), la agrupación opositora mas votada en la Buenos Aires Metropolitana si bien muestra el patrón de campana invertida, ya señalado para el conjunto de la oposición, se basa en algunos liderazgos puntuales que recomponen la curva señalada. El vuelco del voto PRO se hace evidente en el Norte de la Ciudad de Buenos Aires y de corrientes afines en la primera y segunda Corona (Vicente López, San Isidro, San Miguel y Malvinas Argentinas). En el Sur se observa una fuerte presencia en los Partidos de San Vicente y Presidente Perón contrastando con el mal desempeño en Florencio Varela.

La Alianza Unión para el Desarrollo Social (UDESO), dibuja una muy particular campana invertida que se atenúa vista desde el análisis por Coronas que tiene que ver la sorprendente baja performance en la Ciudad de Buenos Aires que supo ser un bastión radical por muchas décadas. De cualquier forma es muy marcada su baja inserción territorial en la 2da Corona y sus puntos fuertes en la 1ra. Corona (San Isidro y Vicente López), en la 3ra. Corona (Las Heras, Brandsen, Cañuelas) y en las áreas urbanas conurbadas del Gran La Plata y Campana.

La Alianza Frente Amplio Progresista (AFAP), muestra un buen desempeño electoral en el Noroeste de la Ciudad de Buenos Aires y de la 1ra. Corona, pero evidencia una muy baja penetración en la 2da. Corona suburbana. Y como todas las agrupaciones opositoras recupera protagonismo en la 3ra. Corona y en las aglomeraciones conurbadas del Gran La Plata y Zárate-Campana.

La Alianza Compromiso Federal (ACF), si bien responde al patrón opositor de campana invertida es mas atenuada que en los casos ya analizados. Una particularidad de esta agrupación política es la penetración en el Suroeste de la Ciudad de Buenos Aires con un perfil dominante de sectores populares (Comunas 8, 9 y 10), que no mostraron las otras agrupaciones opositoras.

La polarización de los medios de información, la mayor participación política de los estratos etarios juveniles, el fuerte liderazgo de la figura de CFK y la fragmentación de la oposición constituyen un escenario que modeló aquellas constantes históricas del territorio electoral metropolitano. Un mensaje que se debería leer de este resultado electoral es que, pese a la mayoritaria interpretación de los analistas políticos, el componente económico no parece ser predominante en la decisión a la hora de definir el voto. Las variables que surgen en un primer análisis por Sectores y Coronas, evidencian el mayor poder discriminante de las segundas, que remiten más a cuestiones etnográficas, culturales y políticas que aquellas de la billetera.

BIBLOGRAFÍA

  • ABBA, Artemio Pedro, (2009-a), “Si Ernest W. Burguess viviera, haría encuestas electorales”, Saboogle, junio de 2009.
  • ABBA, Artemio Pedro (2009-b),¿Anillos o sectores?, esa es la cuestión / o de cómo mejorar los pronósticos de las Legislativas 2009, Saboogle, junio 2009.
  • ABBA, Artemio Pedro, (2009-c), “Elecciones legislativas 2009 en el AMBA / Una lectura en clave metropolitana”, Revista Café de las Ciudades / AÑO 8 – NUMERO 82 – Agosto 2009.
  • Torres, Horacio (1993). “El mapa social de Buenos Aires (1940-1990)”, Serie Difusión, Nº 3. Ed. Buenos Aires: Dirección de Investigaciones, Secretaría de Investigación y Postgrado, FADU-UBA.

 

Mouseland

Tommy Douglas fue un político y activista que es conocido por ser el padre del programa de salud nacional de Canadá.

Tommy

Elegido como “el canadiense más grande” de todos los tiempos en un concurso televisado a nivel nacional, recordamos hoy una de sus definiciones claves sobre el gobierno:

«La medida del valor de un gobierno no es solamente el Producto Nacional Bruto, tampoco el equilibro de la balanza internacional de pagos, no está solamente en la cantidad de reservas de oro. Seguramente el valor de un gobierno está en lo que hace por su gente, la medida en que mejora su calidad de vida, mejora la asistencia de salud, les da mejores medidas de seguridad, mejores estándares de valores morales. Eso es lo que hace grande a una nación».

Además comparto una fábula explicativa que me envío a una lectora de Listao, Monica Oporto.

Más información en Wikipedia

Seminario internacional sobre ciberactivismo político en Buenos Aires

El próximo viernes estaré participando del Seminario Internacional “Ciberactivismo Político, Nuevas Prácticas, lenguajes y experiencias en la región” organizado por FLACSO y la Fundación Friedrich Ebert.

ciberactivismo

Comparto con uds el programa:

Primer día.


18:00hs. Presentación de la actividad y conceptos. Luis Alberto Quevedo (FLACSO) y SergioBalardini (Fundación Friedrich Ebert)

18:45 hs. El estado del arte en ciberactivismo, a cargo de Omar Rincón (Centro deCompetencias en Comunicación – C3/FES) y Martín Becerra (UNQ).

19:30hs. Pausa de café.

19:45 hs. Campañas políticas de la región 2009/2011. Caso Chile: la campaña de MarcoEnríquez-Ominami, a cargo de Cristian Warner; la actividad 2.0 del PJ digital, Sebastián Lorenzo.Moderador: Sergio Balardini.

Segundo día.

09:30 hs. Campañas políticas de la región 2009/2011. Caso Brasil: la campaña de DilmaRoussef, a cargo de Eduardo Valdoski; Caso Colombia: La campaña de Antanas Mockus, a cargode Juan Maresca; la actividad 2.0 del partido GEN, José Fernández-Ardáiz. Moderador: LuisAlberto Quevedo.

11:15hs. Pausa de café.

11:30 hs. Ciberactivismo en campañas de organizaciones de la sociedad civil. Los casos de:Greenpeace (Hernán Nadal); Fundación Huesped (Leandro Cahn); Red Solidaria (a confirmar).Moderador – comentarista: Damián Profeta (periodista y activista 2.0).

13:00hs. Corte de almuerzo

14:30hs. Campañas políticas de la región 2009/2011. Caso Uruguay: la campaña del FA, a cargode Andrea Apolaro; la actividad 2.0 de la UCR, Gonzalo Berra; la actividad 2.0 del Frente para laVictoria, Martín Bueno. Moderadora: Bet Gerber.

16:00 hs. Activistas, blogueros y políticos digitalizados (el uso intensivo de las herramientasweb para la batalla digital por el sentido de la política): Nicolás Tereschuk (Mide / No Mide); MaríaEsperanza Casullo (La Barbarie / Artepolítica); Sebastián Fernández (MesadeauayudaK).

17:00hs. Pausa de café.

17:15hs. Ideas finales y cierre ¿qué podemos esperar del ciberactivismo? Luis AlbertoQuevedo, Sergio Balardini.


 

 

 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

Invitado por Google para pensar la política y las nuevas tecnologías

Estamos a días de que se lancen las campañas políticas más importantes de nuestro país y todos los partidos están preparando sus mejores armas comunicacionales para convencer a los votantes de apoyar sus propuestas. Sin duda, el marketing político online y el trabajo en redes sociales son parte clave de este armado.

Think-Politics-2011

En este marco, Google organizó unas jornadas para analizar el impacto de las nuevas tecnologías en la política. Varios de lo que estamos trabajando en el tema compartimos nuestras miradas sobre el tema.

Google presentó los números globales de la presencia online que tiene en todo el mundo focalizando en los públicos locales y brindó detalles sobre las posibilidades que brindan para las campañas políticas, mientras que los invitados compartimos nuestras miradas sobre los usos que se hacen por parte de los partidos argentinos y la potencialidad que tienen para desarrollarse en el futuro.

Las presentaciones pueden accederse desde aquí

Algunos videos del evento

 



 

 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

Aportando al debate sobre la presentación de Vargas Llosa en la Feria del Libro


Llega Vargas Llosa a la Argentina y su presencia en la Feria del Libro no deja de generar debate. Incrementando la polémica el escritor ya anunció que no hablará de literatura, sino de política, incitando aún más a sus más duros críticos. Sobre el tema leí una interesante reflexión de Daniel Link a que vale la pena dedicarle unos minutos.


Vargas

Ejercicio de Poder

Ya no recuerdo cuál fue la última novela de Mario Vargas Llosa que leí pero tal vez fuera La guerra del fin del mundo (1981). Antes, La tía Julia y el escribidor (1977) le había valido la censura de al menos un gobierno provincial en Argentina, porque se interpretó que los dichos puestos en boca del personaje Pedro Camacho, un guionista desquiciado, ofendían al ser nacional. Treinta y cinco años después, pareciera, el novelista sigue siendo irritante y ahora se lo acusa de haberse “ensañado de modo muy particular con nuestro país y nuestra sociedad” (cito una solicitada poco elegante y muy falaz que circuló en estos días).

El Sr. Vargas Llosa no necesita de nuestra defensa. El año pasado ganó un Premio Nobel que no le habríamos concedido no tanto por razones políticas (que, de todos modos habrían ocupado algún párrafo de nuestro dictamen) sino por el irremediable adocenamiento de su literatura que (me lo dicen personas de confianza, y por eso les creo) ha perdido toda capacidad de sorprender. Sucede siempre cuando un escritor asume dogmáticamente el lugar en que se encuentra y abandona lo más noble de la literatura y el arte: ponerse en riesgo, todo el tiempo.

Tampoco necesita la Fundación El Libro (organizadora de la Feria de referencia) de nuestras críticas, que no hemos cesado de manifestar a lo largo de su historia, sin que eso modificara un ápice las contradicciones que la arrastran lejos de la literatura y del libro, hacia las pantanosas aguas del show business y el entretenimiento de las masas que la visitan y que, mayoritariamente, buscan en ella lo mismo que en la televisión, los parques temáticos y los juegos de salón: pasar el rato, alrededor de un objeto cada vez más fetichizado (y por eso mismo más odioso), el Libro.

La carta sobre estos asuntos enviada por el Director de la Biblioteca Nacional, el Sr. Horacio González,al presidente de la Cámara del Libro, el Sr. Carlos de Santos, es muy justa y, al mismo tiempo, muy fuera de lugar (desencaminada en su destinatario, en principio, pero también en su alcance, como se verá).

Como queda claro, no comparto todos sus términos. Me parece que separar al Vargas Llosa “literato” del Vargas Llosa “político”, considerando al primero “el gran escritor que todos festejamos” y al segundo, “el militante que no ceja ni un segundo en atacar a los gobiernos populares de la región” es un error que no estamos acostumbrados a reconocer en la siempre compleja prosa del Sr. González, a quien más de una vez hemos citado como bibliografía de referencia. No festejo al Vargas Llosa literato precisamente porque sus opiniones políticas (de una medianía y una mediocridad abrumadora: Vargas Llosa no es más que un liberal) me resultan antipáticas. Toda ilusión de autonomismo, en ese punto, me parece que conduce a debates estériles.

Eso no invalida el interés de una carta que, en rigor, tiene por objeto discutir antes una política curatorial (la de la Feria) que las cualidades éticas o estéticas de un escritor en particular. Es en relación con ese objetivo que convendría meditar en las palabras del Sr. González, más o menos justas en la evaluación de la figura pública de Vargas Llosa (a nadie puede importarle demasiado ese punto), fuera de lugar como intervención política.

Una y otra vez hemos visto la misma operación: no me gusta lo que piensa Tal (la Feria del Libro, Vargas Llosa, Mirtha Legrand) y por eso prefiero que no se lo escuche, porque su pensamiento ofende nuestras convicciones, confunde a la opinión pública (siempre propensa a dejarse engañar por los poderosos) y, sobre todo, perturba la marcha de la Historia.

En este caso: no me gusta la política curatorial de la Feria del Libro (un evento privado y exitosísimo hasta la náusea) y, por lo tanto, trataré de torcerla. Más valdría, pienso, crear (sobre todo cuando se tienen las herramientas conceptuales y logísticas para hacerlo) un espacio discursivo diferencial que debatiera con la Feria del Libro. El FILBA (sobre el cual podrían formularse varias objeciones) es otra institución privada que, en algún sentido, vino a debatir una hegemonía mal o bien ganada.

Pero pareciera que, desconfiando de las propias capacidades organizativas e incluso imaginarias, se prefiere destruir el espacio que se presume amenazante (¿alguien puede creer que la Feria del Libro puede torcer los destinos políticos de la Argentina?) antes que crear uno nuevo. Lo que se pretendía una manifestación de fuerza se revela como una debilidad constitutiva.

Hay que agradecerle, pues, al Sr. González la valentía de su carta: diseña un horizonte que es necesario debatir.


Internet aumenta la participación política de los jóvenes

Politica


Los jóvenes que utilizan Internet activamente tienen más probabilidades de involucrarse activamente en temas cívicos y políticos, según un nuevo estudio sobre el uso que los estudiantes hacen de Internet. Los jóvenes que utilizan Internet son también más propensos a estar expuestos a diversos puntos de vista políticos.

Esta investigación fue realizada por Youth and Participatory Politics (YPP) quienes tienen previsto seguir examinando las formas en que Internet y los medios digitales están impactando en el compromiso democrático y político, especialmente entre los jóvenes.

Los resultados del estudio van en contra de dos supuestos aceptados abiertamente, en primer lugar, que la Internet provoca que los usuarios no se expongan a puntos de vista políticos diferentes y, segundo, que Internet promueve el activismo superficial entre los jóvenes (“slacktivism”).

Las conclusiones más importantes de los investigadores fueron:

  • Para muchos jóvenes, su interés en la Internet se traduce en compromiso con las cuestiones cívicas y políticas.
  • Contrariamente a la creencia popular, es raro que las personas en Internet sólo esten expuestas a las perspectivas políticas con la que están de acuerdo, mientras que muchos jóvenes no están expuestos a ninguna idea política.
  • La alfabetización en el uso de los nuevos medios, especialmente la evaluación de la credibilidad es esencial para la ciudadanía del siglo 21.

Refirendose a las protestas del norte de África y de Medio Oriente, Joseph Kahne autor del estudio explica “Los jóvenes participan a través de los nuevos medios de innumerables maneras. Los hábitos y habilidades parecen ser piezas claves en estas protestas. Tanto en los EE.UU. y como en el resto del mundo, casi toda la vida cívica y política sucede online. Tenemos que prestar atención a los nuevos medios, cuando pensamos en el aprendizaje cívico.”

La investigación demuestra que muchos jóvenes están desvinculados de las formas tradicionales de la vida cívica y política, pero están muy comprometidos con los nuevos medios”, dijo Kahne. “Los resultados de nuestro estudio sugieren fuertemente es que hay maneras de construir su compromiso mediante los medios digitales para fomentar la participación en la vida cívica.”

Más información en el sitio de Mills College







Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

Invitación de Silvio Rodríguez

Segunda cita

Silvio Rodriguez

Creo que la Revolución Cubana dignificó a nuestro país y a los cubanos. Y que el Gobierno Revolucionario ha sido el mejor gobierno de nuestra Historia.

Sí: antes de la Revolución La Habana estaba mucho más pintada, los baches eran raros y uno caminaba calles y calles de tiendas llenas e iluminadas. Pero, ¿quiénes compraban en aquellas tiendas? ¿Quiénes podían caminar con verdadera libertad por aquellas calles? Por supuesto, los que “tenían con qué” en sus bolsillos. Los demás, a ver vidrieras y a soñar, como mi madre, como nuestra familia, como la mayoría de las familias cubanas. Por aquellas avenidas fabulosas sólo se paseaban los “ciudadanos respetables”, bien considerados en primer lugar por su aspecto. Los harapientos, los mendigos, casi todos negros, tenían que hacer rodeos, porque cuando un policía los veía en alguna calle “decente”, a palos los sacaban de allí.

Esto lo vi con mis propios ojos de niño de 7 u 8 años y lo estuve viendo hasta que cumplí 12, cuando triunfó la Revolución.

En la esquina de mi casa había dos bares, en uno de ellos, a veces, en vez de cenar, nos tomábamos un batido. En varias ocasiones pasaron marines, cayéndose de borrachos, buscando prostitutas y metiéndose con las mujeres del barrio. A un joven vecino nuestro, que salió a defender a su hermana, lo tiraron al suelo, y cuando llegó la policía ¿con quién creen que cargaron? ¿Con los abusadores? Pues no. A patadas por los fondillos se llevaron a aquel joven universitario que, lógicamente, después se destacaba en las tánganas estudiantiles.

Ahí están las fotos de un marine meando, sentado en la cabeza de la estatua de Martí, en el Parque Central de nuestra Capital.

Eso era Cuba, antes del 59. Al menos así eran las calles de la Centrohabana que yo viví a diario, las del barrio de San Leopoldo, colindante con Dragones y Cayo Hueso. Ahora están destruidas, me desgarra pasar por allí porque es como ver las ruinas de mi propia infancia. Lo canto en “Trovador antiguo”. ¿Cómo pudimos llegar a semejante deterioro? Por muchas razones. Mucha culpa nuestra por no haber visto los árboles, embelesados con el bosque, pero culpa también de los que quieren que regresen los marines a vejar la cabeza de Martí.

Estoy de acuerdo en revertir los errores, en desterrar el autoritarismo y en construir una democracia socialista sólida, eficiente, con un funcionamiento siempre perfectible, que se garantice a sí misma. Me niego a renunciar a los derechos fundamentales que la Revolución conquistó para el pueblo. Antes que nada, dignidad y soberanía, y asimismo salud, educación, cultura y una vejez honorable para todos. Quisiera no tener que enterarme de lo que pasa en mi país por la prensa de afuera, cuyos enfoques aportan no poca confusión. Quisiera que mejoraran muchas cosas que he dicho y otras que no.

Pero, por encima de todo, no quiero que regrese aquella ignominia, aquella miseria, aquella falsedad de partidos políticos que cuando tomaban el poder le entregaban el país al mejor postor. Todo aquello sucedía al tibio amparo de la Declaración de los Derechos Humanos y de la Constitución de 1940. La experiencia pre-revolucionaria cubana y la de muchos otros países demuestra lo que importan los derechos humanos en las democracias representativas.

Muchos de los que hoy atacan la Revolución, fueron educados por ella. Profesionales emigrados, que comparan forzadamente las condiciones ideales de “la culta Europa”, con la hostigada Cuba. Otros, más viejos, quizá algúna vez llegaron a “ser algo” gracias a la Revolución y hoy se pavonean como ideólogos pro capitalistas, estudiosos de Leyes e Historia, disfrazados de humildes obreros. Personalmente, no soporto a los “cambiacasacas” fervorosos; esos arrepentidos, con sus cursitos de marxismo y todo, que eran más papistas que el Papa y ahora son su propio reverso. No les deseo mal, a nadie se lo deseo, pero tanta inconsistencia me revuelve.

La Revolución, como Prometeo (le debo una canción con ese nombre), iluminó a los olvidados. Porque en vez de decirle al pueblo: cree, le dijo: lee. Por eso, como al héroe mitológico, quieren hacerle pagar su osadía, atándola a una remota cumbre donde un buitre (o un águila imperial) le devore eternamente las entrañas. Yo no niego los errores y los voluntarismos, pero no sé olvidar la vocación de pueblo de la Revolución, frente a agresiones que han usado todas las armas para herir y matar, así como los más poderosos y sofisticados medios de difusión (y distorsión) de ideas.

Jamás he dicho que el bloqueo tiene toda la culpa de nuestras desgracias. Pero la existencia del bloqueo no nos ha dado nunca la oportunidad de medirnos a nosotros mismos.

A mí me gustaría morir con las responsabilidades de nuestras desdichas bien claritas.

Por eso invito a todos los que aman a Cuba y desean la dignidad de los cubanos, a gritar conmigo ahora, mañana, en todas partes: ¡Abajo el bloqueo!


Opinando sobre Twitter

Twitter

La revista Debate publicó un artículo sobre el uso del Twitter en Argentina especialmente por la comunidad política. He sido uno de los consultados y acá está mi breve aporte al tema.

La importancia del ida y vuelta
Hernán Nadal (@hernannadal), director de Movilización Pública de Greenpeace Argentina, explica que Twitter les permite comunicarse “en forma directa, gratuita y en tiempo real con sus voluntarios, donantes y ciberactivistas”. Y en ese ida y vuelta también reciben “ideas, sugerencias y críticas, y eso nos ayuda a mejorar las campañas”. Con la campaña de las lámparas incandescentes por ejemplo “notamos que la gente no entendía tan claramente la relación entre las lámparas y el cambio climático, y empezamos a trabajar sobre esa línea para optimizar el mensaje”. El Centro de Información Judicial (@cijudicial), se incorporó a la red “sin mucha expectativa” según cuenta su directora periodística María Bourdin (@mariabourdin). Luego de un tiempo, notaron que “existe en Twitter muchísima demanda de la información que nosotros producimos, fundamentalmente por parte de periodistas y abogados”. “En nuestra cobertura de la causa de escuchas ilegales en la Ciudad de Buenos Aires -completa Bourdin-, optamos por publicar anticipos de la información en Twitter antes que en la página y alcanzamos picos de entre 100 mil y 120 mil visitas en minutos. El objetivo inmediato es profundizar el enlace y, sobre todo, el intercambio de mensajes con el resto de la sociedad.”

Para leer el artículo completo hacé click aquí

Volver, ni a palos.

Yo lo vi.

Quizá vos también lo viste, o te lo contó algún amigo.

Si no tenías idea de esta campaña de Volver para dar lástima hasta la deshidratación por la crueldad de la Ley de Medios, tampoco creo que pudieras haberlo notado de otra forma. A pesar de su nostalgia, utilizando el miedo como estrategia empática para con sus televidentes, apelando a la memoria y al pasado (técnica utilizada también por el Gobierno K -recuérdese la frase de CFK en la que dijo, cargada de angustia y repudio, nos secuestran los goles-), difícil es notar algo de todo su discurso plasmado en la realidad.

Hoy, Volver renovó su imagen institucional y anunció novedades en su programación como la emisión de 099 Central o las películas La Puta y la Ballena y XXY. Lo único que veo es que Volver sigue en pantalla y el Grupo sigue aumentando sus precios, y mintiéndole a la gente sobre la realidad. Y este spot, sólo puede producir un revoltijo pútrido de desaprobación en el estómago.

“El Gran Inquisidor” por Orlando Barone

Gerardo Morales, sin túnica sacerdotal, sin capucha ni instrumentos de tortura, y sin otra demostración que una sentencia anticipada, le negó a la honorable acusada la más básica chance de absolución. Morales, contradiciendo moralmente a su apellido, demoliendo las ruinas populares de su antiguo partido, pisoteando la última evanescencia popular del entierro de Raúl Alfonsín, anunció la negativa de su bando a seguir escuchando a la acusada.

Lo hizo con la cara matona y sin máscara de un miembro del Ku Kux Klan ya lanzado a envanecerse de su mala condición y sin complejos de revelar su identidad llena de prejuicios. Tuvo, eso sí, una virtud gestual. Y se contuvo de amenazar a Marcó del Pont haciéndole con la mano la señal de la guillotina. O la del potro, aquel suplicio con que eran despachados los herejes. Pero la malicia le bailaba en sus ojos de insignificante intérprete del diablo, sin la calidad de aquel diablo de Al Pacino. La moralidad de Morales es desde ayer histórica. En un sentido de historia de bolsillo, de graffiti. Interpretó en el tribunal opositor y linchador del Senado, el feroz y triste papel del odiador medieval.

Algunos de sus aliados/as que lo rodeaban podrían personificar sin disfraz de época papeles de perseguidores. Pero el empeñoso ascenso de Morales, en la inmoral escala de los inquisidores, le permitió sentenciar a una mujer con un argumento de insuficiencia ideológica y de suspicacia machista.

Mercedes Marcó del Pont, femenina, lúcida y culta ,fue enjuiciada por su presunta mala actitud y su falta de humildad, por ese inquisidor al que el sismo de detrás de los Andes le debe haber repercutido corriéndolo más a la derecha. Si es que hay más hacia la derecha de Morales. Imagino que de llevar uniforme y botas procesistas hubiera lucido más democrático que con traje y corbata. Pero los tiempos obligan al mimetismo más correcto.

Y sobre todo en esta Argentina donde para cancelar ideologías inquietantes ya no se usan cañones ni mazmorras sino medios, jueces y constitucionalistas. No es fácil la faena de Gerardo Morales. Hay que tener lo que él tiene para poder ejercerla. No se crea que lo que tiene es eso de lo que todo varón se pavonea. No .Lo que él tiene es odio. A él le sale más natural que la inteligencia.


Esta polémica carta de Orlando Barone fue leída por él en Radio del Plata y publicada en su blog.

Sobre este mismo tema, Reynaldo Sietecase publicó un post titulado “Merceditas”


La actual pelea política en Argentina está vinculada a intereses sectoriales y conyunturales. Nada tiene que ver el bienestar de los argentinos. Si así fuese no se entendería bien porque el PRO o la UCR que aprobaron la reapertura del canje hace unos meses, ahora se opongan al pago de la deuda con reservas. El procedimiento utilizado por el gobierno fue torpe y prepotente. Un estilo que parece no abandonarán a pesar del repudio que cosechan con esos gestos. Es evidente que un proyecto de ley consensuado no hubiese sido difícil de lograr. Ahora bien, apuntado esto, la actual crisis política revela actitudes miserables que no dejan de sorprender. La oposición haciendo valer su número, surgido del triunfo electoral, se quedó con el control de la mayoría de las comisiones, y eso es legítimo. También lo sería eventualmente tumbar los DNU -aunque muchos legisladores exhiban contradicciones notables con su propio pensamiento y postura ideológica- pero el veto a la presencia de Mercedes Marcó del Pont esconde otras intenciones. La economista elegida por la presidenta CFK para dirigir el Banco Central es la primera funcionaria que no está vinculada al sistema financiero extranjero. Nunca fue operadora de intereses privados. En eso es una excepción notable. En general, desde el regreso a la democracia, los funcionarios que ocupan ese sillón tienen la bendición del establishment y, en muchos casos, sirvieron a esos intereses. Hasta hace una semana, la UCR la ponderaba, Luis Juez la elogiaba y Giustiniani destacaba su calidad intelectual y honestidad. Hoy van por su cabeza. Igual que el resto de las fuerzas de la derecha en el Congreso. ¿Están pensando en el país o en el 2011?

Nota sobre Activismo 2.0 en La Razón


Nuevamente participo de una nota en La Razón sobre las posibilidades que brinda la Web 2.0 para el activismo social. Este artículo es muy similar al publicado en Clarín hace unos días.


Hernán Nadal, director de Nuevos Medios y Movilización Pública de Greenpeace Argentina sí cree en el potencial del ciberactivismo. Pero lo ve como una segunda pata, que suma y no reemplaza: “A nivel global, es un complemento de la militancia original. Las estructuras tradicionales, sobre todo en Argentina, rechazan la participación. E Internet lo permite. Si los partidos políticos entendieran eso pueden cambiar la manera de acercar gente y debatir. Pero necesitan reformular la estructura del poder. ¿Y cuánto se quieren abrir a la participación, realmente?”.


“En 2 años hicimos más” según Anibal Ibarra


Si Macri fuera un poco vivo se daría cuenta que los tipos que lo asesoran no lo quieren ni un poco. Últimamente no sólo se mandó la renunciada designación de Posse, sino también una mega campaña publicitaria (pagada con mis impuestos) para contarnos lo bien que ha administrado la ciudad.


No queda uno de esos carteles que no haya sido intervenido como lo publiqué en una entrada anterior.


Dando lugar a este tipo de retruques, Anibal Ibarra (uno que tampoco me simpatiza mucho por el Cromañon que lleva a cuestas) difundió en Internet este video donde presenta algunos de los “logros” del hijo de Franco Macri en estos 2 años de gestión.


 

También les dejo otra versión de los afiches de su campaña de Jugá Limpio 2.0 (Sigue gastando plata mientras continúa violando la Ley de Basura Cero)


Ey¡ Macri

Dos miradas sobre la derecha macrista y su nuevo exponente: Abel Posse

Los dichos de Abel Posse siguen dando que hablar. En este post, dos artículos que analizan como este antiguo exponente de una derecha argentina que intentaba recrear su imagen pero cuyas caretas están cayendo rápidamente.


Abel Posse


El personaje del año es el enano fascista

Evolucionó. Se merece ser el personaje del año por las alturas que alcanzó siendo enano. Sobre todo porque durante la democracia se reprodujo sin parar aunque de un modo más imperceptible y enánico. El antepasado del enano fascista era frontal, impúdico: se pavoneaba de serlo y de ejercerlo. Tenía tanto orgullo que salía a flor de piel hasta vestido de militar.


En las dictaduras se sentía en plenitud. No necesitaba disfrazarse de demócrata como ahora. Pero en esa evolución hipócrita, y aún sin dejar de ser enano ni fascista, aprendió a reconvertirse a través de actitudes de apariencia y disimulo. La “Inseguridad” es el flamante y fértil territorio donde reaparece con ínfulas. Como no se pueden inventar guerrilleros ni terroristas hay que crear una nueva amenaza a nuestro estilo de vida.


La Inseguridad es ese nuevo señuelo con que la derecha demoniza. Lo que se lee, ve y escucha en los medios acerca de ella, es la nueva consagración del fascismo. Esta vez disfrazado de sujeto pacifista que solo quiere seguridad y orden. Así las víctimas y deudos tocados por el dolor se dejan ocupar por enanos fascistas y salen a refregarlos por micrófonos y cámaras. Cuentan con la alianza voluntaria u obediente de periodistas dispuestos a complacer al público como en el circo romano: allá con leones carniceros, aquí con clamores de castigo indiscriminado y represión preventiva.


Orden o caos grita el enano fascista acusando al voleo a portadores de paco, de tatuajes y pobreza, para sacarse las ganas de venganza. Como una epidemia de enanismo, el fascismo de acabar con la inseguridad recorre toda la sociedad argentina. Tanto desde los líderes de opinión y gobernantes, hasta los ciudadanos anónimos que se sienten acompañados en el miedo.
El enano fascista viene armado y decidido a desplegar sus tareas disciplinarias. De continuar esta reproducción en cadena está en camino de llegar a gigante.


El jueves en la nota publicada por el diario la Nación, con orgullo republicano en la tapa, el intelectual Abel Posse no se reveló un enano fascista. No, porque su tamaño se había superado y en él el enano es un gigante demasiado ostensible.


En el final de su texto Posse se agranda y se expande en si mismo, y dice: “¿Qué hacer ¿ Qué cantidad de poder tendría que tener el futuro gobierno democrático después de la demolición institucional de los K y de la anarquización y desjerarquización e indisciplina que van de la misma familia al colegio, a la universidad y que cubre tantos aspectos de la vida comunitaria?”. Imaginen ustedes qué poder sugiere Posse debería tener ese futuro gobierno disciplinario. Cuánta fuerza para sanear el ecosistema extraviado y desmilitarizado. Subsiste un error de llamar enano fascista al enano fascista: ya que es honrar la insignificancia de su tamaño como si fuera un enano estable. Y sin percatarse de que sigue creciendo.


Detrás de tantos enanitos que crecen en la farándula, en las voces asustadas de vecinos instigados por los medios, en rabinos y moralistas desinfectadores del Mal, en gobernantes arrastrados demagógicamente a la saga de los enanos, el fascismo se agiganta. La Inseguridad es el nuevo mal de la patria que hay que salir a aniquilar. Hace poco en Rusia se produjo el hallazgo de restos del cráneo de Hitler. Para qué irse tan lejos, si por aquí hay esparcidos más restos que en ninguna otra parte. ¿O cómo hay que llamarles a los enanos fascistas y a los fascistas gigantes que claman sedientos de seguridad con una bala en cada palabra? La democracia es paciente.

Carta abierta leída por Orlando Barone el 11 de Diciembre de 2009 en Radio del Plata.


Guerra fría en la ciudad
Por Jorge Sigal

Al cambalache nacional le estaba faltando una contribución de la derecha. Y entonces llegó Abel Posse. Como intelectual, resultó sólo un provocador rencoroso y poco original. La incontinencia verbal no es un mérito, generalmente es un síntoma.

La única ventaja de ser setentista en la Argentina es que el tiempo no pasa. Si no fuera por la imagen –a veces patética– que devuelve el espejo, uno podría imaginar que, como lo anunció el politólogo Francis Fukuyama, la Historia ha finalizado. Nada nuevo alumbra el porvenir.

Detener el paso del tiempo, se sabe, es una obsesión recurrente de la especie. Por eso, los viejos de alma suelen ser conservadores o francamente reaccionarios. Pujan, desesperadamente, por frenar el movimiento, para retornar a un mundo conocido, controlable, a un sitio más previsible. El cambio asusta porque es la constatación palpable de que la vida es un tránsito leve. Y, muchas veces, un inapelable certificado del fracaso.

Para confirmar que todo es eterno le estaba faltando al cambalache nacional una contribución teórica por derecha. Y entonces llegó Abel Posse. Debido al aporte del intelectual, reciclado funcionario por obra y gracia de la posmodernidad gerencial que gobierna la ciudad, se ha logrado que el círculo finalmente cierre. Ahora podremos decir, con comodidad, que la Guerra Fría no ha terminado, que los fantasmas de antes gozan de buena salud.

Ya llegamos al pasado. A partir de este momento, nos dedicaremos al juego que más nos gusta y mejor jugamos: decodificar el lenguaje de nuestra eterna juventud. Con un poco de suerte, a partir de las funciones que tendrá Posse como ministro de Educación porteño, los veteranos de guerra podremos ser convocados para explicarles a las hordas de la “indisciplina juvenil” en qué consiste “la visión trosco-leninista” que demolió las “instituciones militares” durante nuestra apacible adolescencia. Será, sin duda, un recorrido reconfortante para las nuevas generaciones, esas que hoy divagan, sin rumbo, por el alienado mundo de la internet, y que nada saben de patrias, banderas y otras glorias.

Volverán los bellos días de la “sinarquía”, “el trapo rojo” y “el mejor enemigo es el enemigo muerto”. Entonces, también veremos renacer el “cinco por uno, no va a quedar ninguno”, el “paredón, paredón” y otras creativas fórmulas de la vida simple. Un paraíso ordenado, donde los unos y los otros se alinean prolijamente. Como sucedía en los buenos tiempos.

La bravata de Posse ha recogido sólo dos tipos de adhesiones. Por un lado, la utilizada en su alegato final por el condenado Luciano Benjamín Menéndez, sentenciado a perpetuidad por aberrantes crímenes durante la represión ilegal. Por el otro, con pretendida sofisticación, la de aquellos que, esbozando la importante trayectoria intelectual del flamante ministro, lo hicieron en nombre de la “provocación”, supuesta cualidad de los rupturistas e innovadores. La primera fue descalifica por peso propio. La segunda es, como mínimo, una pobre justificación. ¿Qué aporte hizo el inefable Posse al debate de ideas? ¿Rescatar a las instituciones militares? ¿Cuáles? ¿Las del pasado reciente, las de la tercera guerra mundial? ¿Equiparar a la justicia con actos de venganza? ¿Descubrir una supuesta “persistencia gramsciana” del kirchnerismo? ¿Desempolvar la antigua amenaza de la revolución “socialguevarista”?

Posse como intelectual resultó, en esta oportunidad, sólo un provocador. A secas. Un detractor, apenas, rencoroso y poco original. Nada hay en su discurso de ruptura e innovación. La incontinencia verbal no es un mérito, generalmente es un síntoma.

No tenemos demasiados recursos para armar el futuro, sólo la experiencia y la creatividad nos aproximan a lo desconocido. Sin embargo, tanto los que proponen “archivar el pasado” sin más trámites como aquellos que sugieren volver a fórmulas “ya probadas”, ignorando nuevas realidades y viejos fracasos, se complementan en una perversa danza que atrapa y distrae. Son dos caras de una misma moneda. ¿No sería más creativo reconocer que estamos ante conflictos que no admiten soluciones simplistas? ¿Nada más hay para decir, a derecha e izquierda, que las mismas verdades reveladas de siempre? ¿Por qué el pasado es el único bien no renovable en la Argentina?

Tienen suerte los adversarios del macrismo. Si éste es el inicio de la batalla de ideas que desarrollará la derecha de ahora en más, sólo deben limitarse –como lo han hecho hasta el presente muchos de ellos– a desempolvar viejas consignas. Y echarse a dormir. No hay nada nuevo bajo el sol: la historia empieza a repetirse como farsa.

El tío Carlos tenía razón. Mal que le pese a Posse.