El Regreso del Dictador (O un ejemplo fantástico de Marketing de Guerrilla)

Ben Alí es un dictador que gobernó Túnez desde 1987 al 14 de enero de 2011, cuando tuvo que escaparse a Arabia Saudita (donde todavía está escondido) por una revolución popular que logró derrocarlo.

Ben-Ali

Pero parece ser que a pesar de este logro, meses después, los tunecinos habían perdido mucho interés en la política. Para renovar la participación política en las elecciones nacionales, se realizó está excelente acción de marketing de guerrilla.

El texto del cartel dice: “Cuidado. Los dictadores pueden volver. Votá”

¿Qué te pareció?


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


¿Cual es el mejor país del mundo para vivir?



Yourtopia Islandia

Muchas veces te habrás preguntado cual es el mejor país para vivir.

Sin dudas, esa pregunta debe contestarse en base a los valores que cada uno tiene dependiendo de la importancia que le demos a cada una de las variables de la economía y la sociedad de un país.

Con esta lógica el sitio Yourtopia te permite, mediante una encuesta que realiza, descubrir cual es el país que más cerca está de representar tu ideal de organización social.

En mi caso, el país que me sugirió fue Islandia, tal como podemos ver en la captura que adjunto. ¿Y en el tuyo?

Podes hacer la prueba en Yourtopia.net

Tweet


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


Eufemismos solidarios

Nota de Opinión


En torno a la catástrofe acaecida días atrás en Haití y las desvastadoras consecuencias que trajo aparejadas, creo que la solidaridad mundana resulta eufemística ante la inacción de otros tiempos. El apoyo postergado, cuando la naturaleza atrona, es rectificar la desdeñosa martirización que se hizo secularmente sobre el pueblo haitiano.


El peor enemigo, bajo ningún concepto, es la muerte. ¿Quién reparó previamente sobre las tristes vidas hostigadas e inducidas por los gobiernos del mundo “civilizado” de cada uno de esos seres que habitaron el suelo de Haití, hoy sucumbido? ¿Quién pensó en los más de cien mil cuando eran algo más que un nombre en una lista fúnebre? ¿Quién hizo algo por esas vidas robadas por la hostilidad del sistema mundial?


Hoy, sólo puedo sentir a la solidaridad -obviamente no de todos, están esos pocos que se salvan de las garras del individualismo y el marketing personal- como una estrategia. Como darle una moneda en el semáforo al limpiavidrios porteño, cuando facturamos cientos de miles anuales y alimentamos un sistema excluyente y famélico de marginalidad y dominación.


Intento entender al hombre como es.
Cruel, real, humano.


Por suerte, algunos trascienden la barrera de la humanidad y se reconocen espíritus, libres, con el amor como único dogma y praxis.