El futuro de las nuevas tecnologías: Entrevista a Alejandro Piscitelli

En esta entrevista, Alejandro Piscitelli, pedagogo y comunicólogo argentino, analiza el futuro de los contenidos digitales y su utilización en la educación. En el video, comparte su mirada sobre una dieta cognitiva propia, donde cada uno reciba la información y la educación a su medida, y como esos cambios en las relaciones educativas se están dando en la actualidad.

 

 



Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


¿Cual es el futuro del m-learning?

En el blog de , encontré este excelente artículo donde se analiza las potencialidades y las dificultades del desarrollo del mobile learning, o en criollo, la educación a través de dispositivos móviles. En Argentina está aún en pañales pero es interesante pensar como podemos incorporar estas tecnologías para la educación y la comunicación que hacemos desde las organizaciones sociales.

En un contexto nacional donde ya se han repartido más de 2 millones de Netbooks a estudiantes secundarios por parte del gobierno nacional, este debate es más que pertinente.

El último monográfico de SCOPEO: M-Learning, en España, Portugal y América Latina describe de forma bastante exhaustiva el estado actual de la cuestión referente al aprendizaje móvil,mobile learningm-learning y su lectura ha impulsado este artículo.

Este trabajo es una visión particular sobre este tipo de enseñanza-aprendizaje, centrado únicamente en tres dispositivos donde se mencionan algunas claves sobre su presente y futuro.

El m-learning se define como el aprendizaje a través de dispositivos móviles pequeños, con conexión inalámbrica a Internet, como pueden ser los teléfonos móviles (celulares),tabletas (iPad y sus clones), agendas electrónicas, etc. [Wikipedia]

¿De qué entorno educativo estamos hablando?

Antes de continuar hay que aclarar algunos conceptos que muchas veces no se tienen en cuenta a la hora de hablar de estos temas.
Este artículo va enfocado a la educación obligatoria, es decir, la de los menores de edad -niños y adolescentes-. Esta educación no se produce en un entorno de e-learning (educación a distancia por medios electrónicos) sino presencial y es previsible que esto no llegue a cambiar, ya que a este tipo de educación la mueven otros intereses que van más allá de la eficacia que nos proporciona el aprendizajeonline, como pueden ser la socialización así como una educación basada en valores donde se hace necesaria la presencia física y la convivencia. Además, existen otros motivos, ajenos a la propia educación, como es el servir de lugar de atención de los niños y niñas para que los padres puedan trabajar.

No obstante, esta educación presencial adquiere determinadas facetas del e-learning que la optimizan, así es como surge el b-learning (del inglés blended: mezclado, combinado). El b-learning es el entorno al que tiende la educación de los niños y jóvenes y es en este ambiente en el que nos debemos mover, un entorno presencial pero con una parte importante virtual.

¿Existe el M-Learning?

 

Resulta curioso ver cómo los miniportátiles (o NetBooks) quedan fuera de la categoría del m-learning, cuando han sido el primer dispositivo con todas las características de un ordenador que ha sido utilizado para acceder a Internet prescindiendo de un lugar fijo. Probablemente esto tenga que ver con el deseo de que el m-learning tenga una identidad propia y no sea una simple evolución surgida a partir del ordenador clásico.

Sin embargo, mi concepto de m-learning es más semejante a esto último. Los teléfonos móviles hace tiempo que están adquiriendo características de los ordenadores y éstos a su vez han sufrido un acercamiento a los primeros a través de la disminución de su tamaño y reducción de precio. La síntesis entre ambos se ha producido en las tabletas. Estoy convencido de que éstas van a sustituir a una gran parte de los actuales portátiles y, al menos, a gran parte de las bondades educativas que actualmente se atribuyen a los teléfonos móviles. Los dispositivos actuales (móviles, tabletas y lectores de libros) no son sino fruto de la evolución y convergencia del antiguo ordenador de sobremesa y del teléfono fijo, ambos ya usados en la educación presencial y a distancia en la era pre-Internet.

Probablemente no estoy descubriendo nada nuevo, pero una de mis intenciones es quitar importancia al concepto de m-learning para enfocar el motor educativo en los nuevos avances tecnológicos. El m-learning no es más que la evolución y desarrollo natural de las tecnologías de la información y comunicación, pero de ningún modo algo distinto. Incluso no creo ni que sea necesario darle un nombre diferente.

Dispositivos móviles con vocación educativa

Teléfonos móviles

Cuando se habla m-learning se propone utilizarlos para proporcionar objetos de aprendizaje a través de ellos, o sea, el desarrollo de un tema, concepto, estudio de lecciones, ejercicios de práctica, etc. Sin embargo, creo que el móvil es útil para infinidad de cosas, excepto para esto mismo. Las tabletas o miniportátiles desarrollan esta función a la perfección y es una cuestión de simplicidad y eficacia. Si estamos en cualquier lugar con un móvil y con una tableta, usaremos la tableta para acceder a Moodle, a un blog o a la Wikipedia antes que el móvil. Esto no quiere decir que en determinadas situaciones no se pueda utilizar el teléfono para estos menesteres, pero lo veo como algo secundario y marginal.
Entonces, ¿para qué usamos el móvil? Los teléfonos móviles se caracterizan por disponer de una serie de dispositivos y características que los hacen muy útiles siempre que no se trate de obtener o generar información extensa o masiva. Aquí se proporcionan algunas ideas, la mayoría de ellas ensayadas en clase, pero la lista de posibles usos podría ser ampliada por cualquiera.

 

Problema entregado a través de una imagen

Cámara de fotos.

Las fotos se pueden utilizar de mil formas diferentes en el ambiente educativo. Aquí tenemos algunos ejemplos:
  • Para ilustrar trabajos online o en celulosa.
  • Para capturar una instantánea de los deberes, apuntes, esquemas de la pizarra (digital o no) y evitar el tener que copiarlos manualmente.
  • Para entregar trabajos a través de Internet. Por ejemplo, problemas de física, de matemáticas, de química, etc.

Grabadora de sonidos.

  • Realización de podcast por los alumnos como trabajo de clase.
  • Escuchar material sonoro proporcionado por el profesor: canciones, obras de música clásica, diálogos para aprender idiomas, audiolibros, etc.

Grabadora de vídeo.


  • Para realizar trabajos en formato de vídeo.
  • Dejar constancia de prácticas de laboratorio realizadas por los propios alumnos.
  • Ilustrar salidas culturales para que luego lo incluyan en un trabajo, etc.

Bluetooth.

El bluetooth permite el intercambio de material digital entre alumnos y profesores.
  • Repartir ejercicios de forma individual en clase. Por ejemplo, a medida que acaban un problema se les envía otro.
  • Compartir documentos, fotos, vídeos o grabaciones de audio unos con otros.

Aplicaciones.

Los sistemas basados en Android o iOS disponen de una enorme cantidad de aplicaciones que aumentan día a día. Su potencial es inmenso y probablemente este sea el mayor campo de crecimiento de los móviles en educación durante los próximos meses.
  • Mensajería. Aplicaciones como WhatsApp permiten el envío de texto, imágenes, vídeo o sonido como si se tratase de SMS o MMS aunque de forma gratuita a través de Internet. Además, la capacidad de crear conversaciones en grupo lo hace especialmente apto para ser usado en la comunicación entre los alumnos en los trabajos de clase.
  • Idiomas. Programas del estilo del traductor de Google que traduce tanto con voz como por texto, permiten mantener conversaciones en diferentes idiomas que la aplicación traduce de forma sonora o textual al idioma que queramos (es lo más parecido al traductor universal de Star Trekque disponemos en la actualidad). Se pueden crear actividades de clase con este tipo de aplicaciones.
Traductor de texto y voz de Google
  • Geolocalización. Hay una enorme variedad de programas que usan las capacidades de geolocalización del móvil. Desde mapas, vistas de satélite, búsqueda de servicios en la localidad, ubicación de transportes públicos en las cercanías y un largo etcétera. Sin lugar a dudas es otra de las habilidades del móvil que podemos usar en multitud de ocasiones con carácter educativo.
  • Aplicaciones de carácter enciclopédico, diccionario o de consulta. Existe una gran cantidad de aplicaciones que nos permiten buscar definiciones, efemérides, temas históricos o nos dan información sobre temas muy concretos.

  • Aplicaciones de carácter científico. Disponemos de una gran variedad de aplicaciones que proporcionan información que podemos usar en nuestras clases de matemáticas, física, química, etc.


Mapa estelar (Lite Star Chart)


  • Realidad aumentada. Estos programas nos permiten obtener información extra del mundo real que nos rodea.
    • Los códigos QR nos permiten obtener información a partir de imágenes bidimensionales codificadas. Hace poco escribí un artículo titulado Códigos QR para educación.
    • Aplicaciones del estilo de Goggles nos proporcionan información a partir de la realidad o de fotografías. Es de indudable valor para el estudio obras artísticas o arquitectónicas.

 

Goggles reconoce la Fontana de Trevi y nos brinda información sobre ella.
Esta es una clasificación totalmente parcial, subjetiva e incompleta de las aplicaciones disponibles. Tenemos, literalmente, miles de aplicaciones que nos pueden ser de gran utilidad a la hora de trabajar diversos temas con los alumnos y con toda seguridad cada vez el abanico de posibilidades será más amplio.
En cuanto a la prohibición de uso del móvil que rige en la mayoría de centros educativos, a nadie se le escapa que los móviles están en modo silencio en las carteras y mochilas de casi todos los alumnos (es fácil comprobarlo activando el bluetooth de nuestro ordenador o móvil para que nos aparezcan inmediatamente una gran cantidad de misteriosos móviles invisibles). Se trata de usarlos sólo cuando sean necesarios por motivos educativos y únicamente con esta finalidad, ni siquiera es necesario modificar la normativa del centro. No debe olvidarse que la prohibición del móvil no es porque sea un aparato perverso en sí, sino porque entorpece el buen desarrollo de las clases, con lo cual su prohibición para uso educativo no tiene sentido.
Tabletas
Las tabletas, sin lugar a dudas, desplazarán al portátil en educación ya que disponen de sus mismas posibilidades pero son menos aparatosos, pesan menos, su funcionamiento es más natural (se trabaja con las manos, no con el ratón), agradable, sencillo e intuitivo (gracias al sistema operativo que usan), están listas para su uso con mayor rapidez y vienen a ser del tamaño de una libreta.
Aquí es donde los objetos de aprendizaje adquirirán todo su potencial y valor sin las limitaciones del pequeño espacio que tienen los móviles. Las tabletas, a diferencia de los móviles,permiten presentar y crear información extensa y masiva de una forma cómoda para alumnos y profesores.
Es inútil intentar una sistematización de sus usos, como he intentado hacer con los móviles, ya que sus aplicaciones son mucho más amplias y su ámbito de aplicación es el mismo que el de los ordenadores.
Lectores de libros
Los lectores de libros, eReaderseBooks son aparatos diseñados específicamente para leer libros,  normalmente también permiten el acceso a Internet.
Dada su función de lectura presentan una característica muy importante que probablemente hará que acaben fuertemente introducidos en el mundo educativo. A diferencia de un móvil o de una tableta, los lectores de libros permiten leer durante horas sin la fatiga que producen los primeros, ya que utilizan lo que se llama tinta electrónica y la pantalla se ilumina con luz externa, como si se tratase de un libro, de forma que el esfuerzo para leer es muy inferior al de las pantallas luminosas. Además, la resolución efectiva de las pantallas es superior con lo que la lectura es menos fatigosa.

La necesidad de libros de lectura, de teoría, apuntes del profesor o cualquier otro documento textual, hace que sea el medio ideal, siempre que se necesite trabajar con textos extensos, ya que desarrolla su tarea mucho más eficientemente que la tableta. Recientemente han aparecido pantallas en color con lo que es posible que, en un futuro cercano, empiecen a incorporar características de las tabletas. De momento la velocidad de refresco de pantalla es muy lenta por lo que es apto para leer pero no para ver vídeos o imágenes en movimiento de una forma fluida.

Cuando el mundo editorial educativo se estabilice y sepa exactamente lo que necesitan los profesores y alumnos (así como lo que quieren ellos mismos) es posible que empiecen a generar por un lado libros de texto electrónicos (sólo texto e imágenes, al estilo clásico) para ser usados con los eReader y, por otro, elementos interactivos, multimedia y de creación de contenidos para ser usados con tabletas o portátiles.

Así pues podemos pensar que la mochila tradicional será reemplazada por un móvil, una tableta y un lector de libros. Este modelo puede ser que perdure bastantes años, fruto de la estabilización de la tecnología de transición que tenemos ahora mismo. O quizás no, hablar de tecnología en el futuro es como hablar del tiempo, un ejercicio bastante inútil.

 



Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

 

Chile: Como las redes sociales ayudaron a la revolución estudiantil

Las protestas de los estudiantes chilenos ha provocado un quiebre en la historia del país, movilizando a miles a las calles para reclamar por una educación pública gratuita y de calidad. En la organización de estas actividades, las redes sociales han jugado un papel clave.

En esta entrevista realizada por Juan Ignacio Belbis, Cristobal Lagos, Secretario General de la Federación Estudiantil Chilena nos cuenta como el impacto de los medios sociales en las protestas estudiantiles.

Gracias a JuanI Belbis juanibelbis.com.ar


Tweet

Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí



TIC y Educación – Mito y Razón: Más que repartir computadoras…

Las computadoras personales están finalmente ingresando masivamente en los colegios argentinos. Flavio Buccino (1), experto en educación analiza el impacto que tendrá nuestro país la implementación de una computadora por alumno.

Computadora-alumnos

Hoy estuve en una escuela de la Ciudad de Buenos Aires que espera ansiosa la llegada de las netbooks del Plan Sarmiento.

Charla amena de docente a docente, con la directora de la escuela se fue desarrollando una diversidad de sensaciones y sentimientos: todos los que se vivencian cuando algo irrumpe en la geografía y el tiempo escolar. De la incertidumbre a la esperanza, de la incredulidad al miedo, de la duda al escepticismo…

Durante la charla, uno de los mayores interrogantes de la docente: ¿Cuál será el verdadero uso de las más de 250 notebooks que llegarán en pocos días a su escuela? Teniendo en cuenta la “insuficiente capacitación dada a los docentes para su uso educativo” (sic).

El año que viene, según el cronograma oficial, para esta misma época ya estarán distribuidas las casi 180.000 netbooks en todas las escuelas primarias públicas de la Ciudad.

Hay consenso generalizado en señalar que la calidad de la educación es una de las herramientas para el desarrollo económico y social. Resultados de las pruebas PISA demuestran que varios países de Latinoamérica están por debajo del umbral deseado: solo uno de cada ocho alumnos de esa región del planeta logra puntajes superiores al promedio de los obtenidos en países desarrollados en las mismas pruebas. Uno de los tantos problemas (quizás el más grave): la comprensión lectora (tal vez sea adecuado ver qué se evalúa en esta prueba y cuál es el modelo de lector competente necesario para que los jóvenes puedan desenvolverse en el mundo actual).

En verdad las escuelas no son “vírgenes” en términos de tecnología informática. Hace más de 25 años que se vienen sucediendo acciones educativas en torno a ellas y desde hace un poco más 15 años irrumpió, por primera vez masivamente, en forma de “gabinetes” (que por cierto para muchos no han cumplido con las expectativas generadas en su momento).

Desde el comienzo de la popularización de la “PC” algunos creyeron que la solución a varios de los desafíos de la educación –entre ellos el de la calidad– estaba de la mano de la incorporación masiva de este elemento. Como adelantamos, la primera inversión fue en laboratorios en cada escuela, con algunas variantes promisorias como la “PC en el aula” (una o más pc para uso de los chicos durante las clases) o el “aula en red” (un aula con pc para cada alumno conectadas en red). Desde fines de los noventa se incorpora la conexión a Internet y los portales web. En los últimos años, varios países latinoamericanos, en “escala nacional” (entre ellos Argentina) o “local”, han puesto en práctica el modelo 1 a 1: una computadora por alumno, proyecto nacido en el MIT de la mano de Nicholas Negroponte y más ligado al acortamiento de la “brecha digital” que a un programa educativo. Así, la convivencia cotidiana de celulares, pcs, notebooks y otros artefactos digitales en el paisaje escolar muestran que las TIC llegaron para quedarse. ¿Para siempre?

Si hasta hace unos años se podía pensar que los medios digitales podían restringirse a algunas horas semanales o a algunos campos del conocimiento, hoy es casi imposible, poner límites a su participación en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Sin embargo, hay debates educativos que no saldaron. Uno de ellos: ¿En qué medida contribuyen a la mejora sustancial de esos procesos?

En una reciente publicación de mayo de este año, del BID, denominada “Conexiones del desarrollo: Impacto de las nuevas tecnologías de la información” muestra que un mayor acceso a las TIC es condición necesaria pero no suficiente para generar desarrollo económico. Pasando revista a los adelantos más recientes del “mundo TIC”, emplea métodos rigurosos para evaluar sus efectos en el bienestar de las sociedades. Calidad de las instituciones y conjunto de normativa, así como aptitudes y capacidades de la gente o la infraestructura física, son fundamentales según el informe para que las TIC tengan efectos positivos en el desarrollo. La conclusión: “antes de invertir en la adquisición y ampliación del acceso, a los gobiernos les conviene evaluar y fortalecer la capacidad de sus países para usarlas”.

En el capítulo dedicado a la Educación, sintomáticamente titulado “¿Moda pasajera en educación?” plantea que “En los últimos años se ha observado una proliferación de investigaciones de alta calidad sobre los efectos de las TIC en la educación. Aun así, estas intervenciones están todavía sumidas en la incertidumbre, sobre todo cuando se trata de iniciativas muy visibles como el programa dirigido a dotar a cada estudiante con una computadora portátil. La aplicación puede ser muy costosa y desplazar importantes programas alternativos en los que se obtendrían buenos y mejores resultados”.

En este marco realiza una serie de proposiciones que debieran tomarse en cuenta a la hora de la implementación de políticas orientadas a la incorporación masiva de las TIC en los sistemas educativos. Entre ellas:

  • “Pequeños pasos en lugar de grandes saltos”: dada su irreversibilidad, los elevados costos iniciales, el desconocimiento de sus repercusiones y la limitada capacidad de los gobiernos para gestionar estas intervenciones complejas, sería razonable proceder gradualmente con estas iniciativas para aprender de la experiencia, evaluar los resultados generados y modificar decisiones a la luz de la nueva información.
  • “Distribuir computadoras es solo una parte”: un mayor acceso a las computadoras por sí solo produce pocos resultados. Los insumos complementarios como otros necesarios equipos, software adecuado, acceso a la electricidad, amplia conectividad a Internet por Wi-Fi, capacitación de docentes y respaldo técnico y pedagógico son fundamentales. En este ítem hay que incluir el proceso de reposición de equipos por mal uso, fallas, pérdidas o robos que en el Plan Ceibal de Uruguay, por ejemplo, ronda el 15% anual del total de netbooks entregadas. El informe confirma, no obstante, que una y otra vez los países tienden a concentrar todos los recursos en un solo objetivo y se dedican a distribuir computadoras olvidándose del resto.
  • “Alfabetización digital más allá de la escuela”: en un plano menos “escolarizado”  asegura que ciertas aplicaciones de las TIC pueden producir resultados sumamente positivos en el desarrollo social y productivo, por lo que es razonable que los gobiernos canalicen el acceso inicial a las computadoras hacia usos más promisorios como los evidentes efectos positivos que tiene el desarrollo de destrezas en materia de TIC y las mejoras salariales que eventualmente pueden lograr en el mercado laboral los trabajadores que adquieren estas destrezas.
  • “Es la capacitación docente, estúpido!”: En todos los casos la capacitación de los docentes es decisiva. En consecuencia, debe darse prioridad a la planificación cuidadosa de las acciones y contar con fondos suficientes para financiar la capacitación de los maestros a largo plazo.

 

Completando esta mirada del BID están aquellos que, sobre la base de algunas de estas premisas, plantean que la expansión de TIC en las aulas nos dice poco o nada respecto a cómo y para qué se las usa.

Por otro lado, muchos de estos mismos expertos coinciden en señalar que la brecha digital se va desplazando del “acceso” a los “usos”, y que la nueva frontera se define por la capacidad de los usuarios de realizar operaciones complejas, moverse en distintas plataformas y aprovechar al máximo las posibilidades que ofrece la cultura digital. Una brecha entre “usos pobres y restringidos” y “usos ricos y relevantes”. Concuerdan con lo insuficiente de restringir la acción a dotar a escuelas o alumnos con computadoras o acceso a Internet: a la imprescindible formación inicial de los docentes y la capacitación, hay que sumarle como elemento casi central la formulación de nuevos repertorios de prácticas que permitan hacer usos más complejos y significativos de los medios digitales: “Herramientas nuevas para hacer cosas nuevas”.

Ciertamente, las TIC tienen lógicas y modos de configurar el conocimiento muy diferente a los de la escuela tradicional. Las primeras funcionan en base a la personalización, la seducción y el involucramiento personal y emocional, y suelen ser muy veloces y con una interacción inmediata. La escuela, en cambio, es una institución basada en el conocimiento disciplinar, más estructurada, menos exploratoria, y con tiempos y espacios determinados de antemano, más lentos y menos porosos.

No me extenderé mucho más en esto ya que prefiero que lean para ello “Transformarse o ser irrelevante ¿El destino de la escuela?”

Las recomendaciones están… Un programa como el de la Ciudad que invertirá 20 millones de pesos por mes durante los próximos 5 años merece que rinda sus frutos… Para que no ocurra lo que plantea una investigación realizada por la Universidad Pedagógica de Buenos Aires estamos a la espera de que Conectar-Igualdad y el Programa Sarmiento en Ciudad trasciendan el umbral, convirtiéndose en verdaderos programas educativos. ¿Será así?

Flavio Luis Buccino

@FlavioBuccino

http://www.facebook.com/flavioluisbuccino

(1) Flavio Luis Buccino: Se desempeña en la actualidad como asesor en la Legislatura de la Ciudad. Docente especializado en Gestión Educativa en la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Becario del Programa de Cooperación Educativa con Iberoamérica en TIC y Educación. Consultor del Consejo Federal de Inversiones en materia de Alfabetización Digital, Sociedad de la Información e E-goverment. Ex Director de la Comisión de Educación Ciencia y Tecnología de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (2008-2009)


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

 

Abel Posse: El Micky Vainilla de la educación

 

Abel Posse

 

El Ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Abel Posse, última aberración de las que nos tiene acostumbrados el hijo bobo de Franco Macri, ahora  dijo que el rock es “foráneo” y “estupidiza a los jóvenes”.


Los músicos salieron a responderle rapidamente.

 

Cualquier parecido con Micky Vainilla no es una coincidencia.

 

 

 

¿Por qué enseño?

 

P0nja nos explica en su blog “Vida en Línea” porqué enseña.


Enseñanza

 

¿Por qué enseño? Porque no sé. Y como no sé, me pregunto, escucho preguntas, intento respuestas… es un ejercicio mental, la presión del eterno e infantil “¿Por qué?”, molesto, insolente, permanente, taladrándome la espalda, el cerebro, la razón, la conciencia, el alma.

 

Pero no enseño sólo por curiosidad porque ser maestro se siente acá, es incómodo y sublime y es una especie de enfermedad inevitable. No sé hacer otra cosa salvo estar con ellos, e intentar respuestas. Soy maestro porque estamos todos locos y somos soberbios y pensamos que somos imprescindibles, y estamos convencidos de que ellos nos aman, que los suyos nos valoran, que todos los demás nos respetan y que esto es realmente importante. Pero está bien y hasta aceptamos cuando no sucede…

 

Soy maestro porque somos capaces de dar nuestra vida por esto, y cuando digo nuestra vida quiero decir eso, nuestra vida, en el país que piensa que la educación es un gasto, y que maestro es cualquiera, nuestra vida, en donde el stress es la enfermedad docente más extendida.

 

Soy maestro por la prosa intrincada de Roberto Arlt, la magistral capacidad de creación de climas de Rodolfo Walsh y la facilidad de pista de patinaje con que García Márquez se deslizaba entre las palabras del diario El Espectador.

 

Soy maestro porque peleo, peleo contra superiores que no creen en lo que creo, que me miran como si fuera un chico de ocho años, peleo contra instituciones que no te pagan y te dan horas de clase como si te hicieran un favor.

 

Peleo contra un sistema que a diario te dice: -Este lugar no es tuyo, en realidad, es tuyo por hoy, pero vas a tener que volver a ganártelo mañana.

 

Soy maestro por los chicos que me conocen hoy pero que jamás voy a conocer de grande. También soy maestro porque soy un monstruo y porque pienso “hoy no pasó nada, sólo enseñé la multiplicación o la primera guerra mundial o leímos un cuento” cuando miles mueren y otros nacen y lo que en realidad no hay, es un nuevo acto del pésimo teleteatro de la dirigencia.

 

Soy maestro por la enorme capacidad de seducción de los relatos de Eduardo Galeano y por la dulce torpeza de Juan Gelman y por el asombro de las crónicas del gordo Soriano y por Recuerdo de la Muerte, el libro de Bonazzo.

 

Soy maestro porque Borges fue maestro, así como Cortázar, el hombre de la erre gutural y el relato fantástico…

 

Soy maestro porque me enojo. Y porque en un pueblo perdido de Tailandia, pensaban que yo era una persona importante cuando dije que era maestro. Hay en nosotros, alguna cosa desprolija, algo que no cierra, un error de fabricación, hay algo de toque de mesa de saldos en los tipos que andamos por ahí entre los chicos, buscando sabe Dios qué cosa extraer de ellos; sí claro: una idea, una reflexión, una chispa de algo, un nuevo genio, un tipo entero, una efímera posteridad o un nuevo error. Niños molestos, preguntones, perseguidores de la verdad, ingenuos, miserables, somos especialistas en todo.

 

Alguien decía que el maestro es el tipo que completa su educación en público. Irrespetuosos, frívolos y cándidos, relatores de anécdotas tan falsas que merecen ser ciertas, habitantes de la actualidad, pasajeros de claustros, testigos.

 

Es incurable, una permanente e incómoda sensación de necesidad pero llevo puesto mi destino y ya nadie puede librarme de lo que soy.


La educación del futuro: Estudiando en red



El otro día, dando una clase a estudiantes de periodismo, mientras les hablaba sobre las ventajas de Twitter, descubrí que de 40 alumnos solo 2 utilizaban esta red de microblogging.


Más allá de la sorpresa de encontrar tal desconocimiento de las redes sociales entre esos alumnos no pude evitar preocuparme por triste panorama de la educación en Argentina. Mientras cruzando el río, Uruguay entrega una computadora a cada chico en su excelente “Plan Ceibal”, en nuestro país ni siquiera podemos asegurar una educación como la que tenía el país un par de décadas atrás.


¿Cómo se prepara nuestro país para el cambio en el modo de producir, consumir y compartir bienes, servicios e información? Por el momento, muy mal.


Sobre este tema, comparto un video que tweeteó Alejandro Piscitelli, basado en el curso CCKK ofrecido en el 2008 por George Siemens y Stephen Downes explicando el concepto de “Conectivismo”.


Si no sos un estudiante, miralo igual porque seguro vas a aprender como aprender.