Jugate por el Riachuelo

Juego Riachuelo

Luego de los festejos de los 200 años de la Revolución de Mayo, desde Greenpeace lanzamos un desarrollo web para que el Riachuelo sea uno de los temas que se discutan en este bicentenario.

Más de 200 años de contaminación deben terminar y para eso invitamos a los ciudadanos argentinos a que creen su caricatura, eligiendo entre tres personajes, Daniel Scioli, Mauricio Macri o Cristina Fernandez de Kirchner. Cada caricatura creadas junto a un mensaje personalizado por cada participante serán enviados a estos políticos para que dejen de ser los próceres de la contaminación y cumplan la sentencia de la Corte Suprema de Justicia que los obliga a avanzar en el saneamiento del Riachuelo.

Están todos invitados a participar y compartilo con su amigos haciendo click aquí.

 

Plantas nucleares Zombies


La estación de Oyster Creek, en los suburbios de Lacey Township, Nueva Jersey, abrió el mismo mes que Richard Nixon asumió el cargo prometiendo llevar “una paz honorable” a Vietnam.  Esta planta de energía nuclear, la más antigua del país, estaba programada para cerrarse en 2009, cuando su licencia de cuarenta años llegaba a su fin. La planta había estado en funcionamiento por cuatro décadas, utilizando el calor producido radiactivamente para hervir el agua a alta presión mediante cientos de kilómetros de cada vez más frágiles tuberías.


Planta Nuclear




Si se construyera hoy en día, Oyster Creek no tendría licencia, ya que no cumple las normas de seguridad vigentes. Sin embargo, el 8 de abril la Comisión Reguladora Nuclear (NRC) – la agencia gubernamental que supervisa la industria, le dio una nueva licencia, extendiendo su vida veinte años más allá de lo originalmente previsto.


Siete días más tarde los trabajadores de la planta encontraron un escape radioactivo de tritio que contaminó el agua. El tritio es una forma de hidrógeno. En agosto los trabajadores encontraron otra fuga de tritio procedente de una tubería ubicada dentro de un muro de hormigón. La radiación hace más frágil al metal por eso los tubos viejos deben ser reemplazos por nuevos periódicamente. La segunda fuga derramó alrededor de 7.200 galones por día. Esta agua contenía 500 veces el nivel aceptable de radiación para agua potable.


Esa tubería había sido enumerada erróneamente, o tal vez de manera fraudulenta, como reemplazada. Aún no se ha explicado como ocurrió un error así. Lo que parece más probable es que el dueño anterior de la planta, GPU Nuclear, deliberadamente escatimó en el mantenimiento cuando se acercaba el final de la licencia de la planta. Luego de Oyster Creek fue vendido a Exelon y ganó la renovación de licencias. ¿Cuántos otros viejos componentes rotos fueron mal clasificados y aún permanecen en las entrañas de la planta? Esto es imposible de determinar sin una auditoría masiva y una investigación seria. Lamentablemente, las historias como esta son muy comunes: viejas plantas nucleares que se desmoronan, con goteras, propensas a los accidentes. Sin embargo, están consiguiendo que se le renueven las licencias en secreto y en un marco de silencio total.

Con el reconocimiento del problema del cambio climático, muchas personas que están desesperadas por alternativas a los combustibles fósiles están considerando (erroneamente) el potencial de la energía nuclear. El gobierno ha puesto encima de $ 18.5 mil millones en subsidios para construir plantas atómicas. El ex-candidato a la presidencia de Estados Unidos, John McCain llamó a la construcción de cuarenta y cinco nuevas plantas nucleares.


Los ecologistas han señalado los peligros que ello entrañaría. Pero las nuevas plantas nucleares no son el problema. Como se señala en estas páginas el año pasado, las nuevas plantas atómicas son prohibitivamente caras. Si hay suficientes subvenciones públicas que se destinen a esta industria, a lo sumo podrían construir una o dos extremadamente caras plantas de energía nuclear.


El verdadero problema es lo que ocurre con las plantas viejas. La industria de la energía atómica tiene un plan: quiere hacer tanto dinero como sea posible de la flota actual de los viejos, y a menudo decrépitos, reactores logrando que el gobierno le extienda sus licencias. Las plantas más antiguas, la mayoría de las cuales abrieron en la década de 1970 y fueron diseñados para funcionar solo cuarenta años, deberían estar cerradas. Sin embargo, como zombies en vida, siguen  caminando gracias a la indulgencia de la NRC.


Más de la mitad de las centrales nucleares de Estados Unidos han recibido una extensión de licencias por veinte años. De hecho, la NRC no ha rechazado ni una solicitud de renovación. Muchas de estas plantas también han recibido el poder de funcionar a hasta con 120% potencia que la capacidad inicialmente prevista. Eso significa que sus sistemas están sujetos a cantidades sin precedentes de calor, presión, corrosión, estrés y radiación.


Estas armas nucleares son muy peligrosas. Pero con constantes y cuidadosas inspecciones y mantenimientos se podrían mitigar los riesgos. Desafortunadamente, la NRC no exige nada de eso. Y la industria a menudo se comporta teniendo en cuenta primero el beneficio económico y luego la seguridad.


Durante la campaña presidencial Obama llamó a la NRC “una agencia de moribundos … presos de la industria que regulan.” Lamentablemente, desde entonces la posición de Obama se ha suavizado considerablemente. La NRC está dirigida por una comisión de cinco miembros. Cuando Obama llegó al poder uno de esos asientos estaba vacío, e inmediatamente después se abrió otra posición. Llenar esos puestos expertos de seguridad que no tuvieran una relación tan directa con la industria nuclear hubiera hecho mucho para cambiar la cultura de la NRC.


El primer paso del presidente fue muy bueno: hizo presidente de la Comisión a Gregorio Jaczko. Jaczko había cuestionado abiertamente la cultura de la seguridad tanto de la NRC y la industria y es respetado entre los ambientalistas como un regulador serio y orientado a la seguridad.


Pero en octubre de Obama nominó a dos personas para los puestos abiertos. El nombramiento relativamente decente, en opinión de los ecologistas, es George Apostolakis, profesor de la ciencia nuclear e ingeniería en el MIT. Se sienta en una junta de supervisión de seguridad dentro de la NRC. Su especialidad académica es la evaluación probabilística del riesgo de sistemas tecnológicos complejos, la gestión de riesgos y análisis de decisión.


“Él piensa en la seguridad todo el tiempo”, dice Ed Lyman, científico senior de la Union of Concerned Scientists. “Pero me preocupa que su enfoque pueda ser un poco demasiado teórico, demasiado académico. Quizás no esté listo realmente para regular la industria.”


El otro candidato, William Magwood, es definido por los ambientalistas como un desastre. Magwood trabajó en el Departamento de Energía com director del programa de energía nuclear. En esa posición, actuó como un refuerzo para la industria. Ha hecho numerosos discursos públicos promocionando la energía atómica. Y, más recientemente trabajó como consultor de la industria nuclear.


Debido a que la NRC es un organismo regulador independiente, los candidatos del presidente deben ser confirmado por el Senado. Un jugador clave, existe – El notorio negador del cambio climático, senador James Inhofe, miembro de alto nivel sobre el Medio Ambiente y Obras Públicas – saludó a los nombramientos con un cumplido ambiguo al presidente: “Por lo menos, la selección de estas personas indica que el presidente Obama entiende la importancia de la NRC en la reconstrucción de la capacidad nuclear de nuestra nación. ” Teniendo en cuenta la fuente, esta alabanza en realidad es una condena.


La cultura laxa de seguridad de la NRC, al menos en parte, es el resultado de la puerta giratoria entre el negocio de la energía atómica y la Comisión, incluidos los medios y el personal de nivel superior. El ejemplo más destacado de esta relación puede verse en el comisario Jeffrey Merrifield, quien abogó por acelerar la concesión de licencias y otras iniciativas políticas importantes que beneficiaron directamente al Grupo Shaw, el autoproclamado “mayor proveedor comercial de servicios de mantenimiento y modificaciones de plantas de energía nuclear de los Estados Unidos.” Doce días después de que Merrifield dejara la NRC, en 2007, se convirtió en un alto ejecutivo de, tal como lo sospechaban, el Shaw Group. Luego, a finales de octubre de este año, tras la presión de los grupos de interés público, la Oficina del Inspector General del NRC encontró que Merrifield había violado las normas de Ética Gubernamental por negociar con la industria mientras permanecía en la NRC.


Esta simbiosis corrupta entre la industria nuclear corrupción y la NRC se encuentra incluso en el nivel discursivo. Durante la renovación de licencias, la NRC ha utilizado el lenguaje literal de la industria nuclear en sus informes. Un reciente informe realizado por la Oficina del Inspector General encontró que casi la mitad del discurso de los documentos habían era casi literal a lo promovido desde la industria nuclear. En otras palabras, no sólo la NRC no puede llevar a cabo su propia investigación, sino que ni siquiera puede reescribir las autojustificaciones de la industria nuclear a la hora de otorgar nuevas licencias.


“Políticamente, la industria nuclear es muy eficaz”, dice Richard Webster, director legal Eastern Environmental Law Center, que representa a cinco grupos de ciudadanos que luchan contra Oyster Creek. “Si tan sólo se pudieran manejar las centrales nucleares tan bien como hacen lobby”


Esta íntima relación se ve favorecida por el hecho de que la búsqueda de ganancias de la industria de la energía nuclear coincide con la voluntad burocrática de la NRC para sobrevivir. Si se inactivan todas las plantas viejas, la NRC (y tal vez la mayor parte de la propia burocracia) desaparecería.


Los ecologistas describen la renovación de licencias y hasta el proceso de cambio tecnológico como muy opaco, manipulado en favor de la industria, diseñado para excluir la participación del público y marginar a la oposición. Dicen que la seguridad está estrechamente vinculada a la transparencia – que es un bien escaso.


En las últimas dos décadas, la NRC también ha promulgado normas que efectivamente excluye de la consideración muchos de los motivos por los que el público podría intervenir para oponerse a la renovación de licencias. Por ejemplo, el público no puede plantear la cuestión del terrorismo. Tampoco puede cuestionar los planes de mantenimiento o de almacenamiento de residuos, o incluso los procedimientos de evacuación.


La Oficina del Inspector General de la NRC encontró que su propia agencia había “establecido en una carga excesivamente alto de exigencia de una prueba absoluta de un problema de seguridad, frente a la falta de una seguridad razonable para mantener la salud y seguridad públicas, antes de cerrar una planta de energía”.


Los parámetros para la renovación de licencias a veces son escandalosamente permisivos. Por ejemplo, Oyster Creek, ubicada a sólo cincuenta millas de Filadelfia, carece de una concha de contención del reactor lo suficientemente fuerte como para soportar el choque de un avión. Y la geografía alrededor de la planta hace imposible una evacuación: construida originalmente en un área rural, la planta está ahora rodeada por una zona urbana. Sin embargo, la NRC no toma en cuenta nada de esto.


Aún más sorprendente, el proceso de renovación de la licencia de Oyster Creek no requirió ensayos de fragilidad de los metales del núcleo de la planta. Se descubrió que la cubierta de la contención, está corroídos hasta la mitad de su espesor deseado. Los grupos ciudadanos tuvieron que presentar una demanda sólo para obtener que el NRC celebrara una audiencia pública que pudiera dar lugar a un fallo. Y fue el primero que la NRC ha mantenido durante más de cuarenta y cinco procesos de renovación de licencias.


Indian Point, a cuarenta millas al norte de Times Square, está también solicitando una nueva licencia. Esta planta tiene demasiado fugas de agua radiactivas: decenas de miles de galones agua mezclada con tritio radiactivo y estroncio-90 de una sus piscinas de combustible gastado han contaminado las napas de aguas subterráneas contaminadas y el río Hudson. La primera de varias fugas fue descubierta en 2005, pero el dueño de la planta, Entergy, no informó el problema durante casi un mes.


Vermont Yankee, también propiedad de Entergy, tiene uno de los peores desempeños de las plantas que operan en el país, está trabajando al 120 por ciento de capacidad debido al incremento que le otorgaron en el 2006 y está en camino de conseguir una renovación de licencia. Vermont Yankee ha sufrido recientemente una serie de problemas: un fuego generó movilizaciones de emergencia en tres estados, una torre de refrigeración se derrumbó, una grúa dejó caer un barril de residuos nucleares, e incluso desaparecieron partes de una barra de combustible. Para ahorrar dinero Entergy ha sido sorprendida evitando mantenimientos de rutina y evitó contratar nuevo personal. Este año, la planta ha estado luchando contra las filtraciones, que parecen ser interminables: en febrero el sistema de limpieza agua tuvo filtraciones, en mayo fue identificada una fuga en el tubo del condensador, pero no se reparó, en junio hubo una fuga en una tubería de agua de servicios. Entonces, se produjo una inesperada reducción de poder de una bomba de recirculación y se trabó, evitando que los operadores pudieran cambiar de su velocidad. Y en agosto de Entergy anunció que no estaba haciendo toda la vigilancia radiológica mensual necesaria de su combustible gastado.


Esta flota de plantas zombies mal reguladas forman parte de la historia real de la energía nuclear. Construir cientos de nuevas plantas nucleares para salvarnos del cambio climático es un sueño, para el cual el tiempo y gasto necesario implicaría al menos dos décadas. De este modo, el debate sobre el futuro de la energía atómica en la era del cambio climático es apenas una cortina de humo detrás de la cual estas viejas, goteantes, y desmoronadas plantas están siendo llevados al límite de su resistencia. A la mitad de las plantas ya se les renovaron sus licencias y a muchos se les incrementó la posibilidad de funcionar a más del 100 por ciento de su capacidad diseñada.


Para evitar accidentes peligrosos en las próximas dos décadas, la industria debe estar sujeta a la supervisión real. Para que eso suceda, la NRC debe ser reformada.

Es probable que haya una mayor apertura en la comisión. Si el riesgo de un desastre nuclear real no va ser considerado, Obama debe designar a un comisionado con ideas robustas en cuanto a seguridad y que pueda asegurar la independencia y la transparencia para hacer frente a las poderosas compañías propietarias de la flota nuclear zombie.



Fuente: http://www.thenation.com/doc/20091207/parenti


Empezaron con los ríos desde la propia ciudad (Buenos Aires no es eh)

Con el eslogan A clean river is a fun river, la organización Milwaukee
Riverkeeper, dedicada a proteger la calidad del agua y hábitat de la
fauna, ha lanzado una campaña publicitaria con la que busca recaudar
fondos para sus acciones de limpieza.

Basados en la visión de esa institución, es como los creativos de la
agencia STIR Milwaukee decidieron crear ese exterior que propone
mantener en mejor condiciones a los ríos de la localidad para así
poder nadar y pescar en ellos.
Graffiti excelente con creativos bien pagos.

Las mejores oportunidades del mercado global de la contaminación

Las desesperadas prédicas de los ecologistas y las mediáticas acciones de Greenpeace no han logrado detener la contaminación industrial. ¿Pueden los fríos incentivos de mercado ser la solución?

El Protocolo de Kyoto ha quedado en la historia por la fenomenal polémica en que se vio envuelto. Entre tanto bullicio, pocos repararon en los mecanismos surgidos a su sombra para luchar contra la contaminación. En efecto, Kyoto apañó el nacimiento de un auténtico mercado donde se trafican “derechos para contaminar” a través de un aceitado mecanismo.

Si usted es dueño de una fábrica en un país desarrollado, tiene derecho a emitir una cantidad X de gases. Superar el límite implica pagar una fuerte multa (o hasta enfrentar la clausura).

Ahora supongamos que usted es el manager de una “industria limpia” (es decir, una industria que no alcanza a cubrir su cuota “legal” de contaminación). En ese caso, usted recibe una cierta cantidad de “créditos de contaminación” que, a través de un broker, puede vender a las empresas que contaminan.

De esta forma, Kyoto pretende establecer incentivos de mercado para estabilizar las emisiones de gases a través del fomento de técnicas limpias de producción. Las fábricas contaminantes deben enfrentar el costo de comprar los créditos de contaminación para evitar la clausura. Así, las industrias limpias (vendedoras de créditos) obtienen un ingreso extra que pagan las empresas contaminantes.

Y estos créditos cotizan al alza. Según Ecosystem Marketplace, algunos expertos creen que los créditos para la emisión de dióxido de carbono valdrán unos 40 mil millones de dólares en el 2010 y llegarán a 200 mil millones en años posteriores.

¿Está usted de acuerdo con este sistema? ¿Puede ponerse un precio al aire puro y el agua potable? En general, los grupos acusan al enfoque de reduccionista.

Sin embargo, según la investigación Unrecognized Assets, realizada en conjunto entre Strategy+business y Booz Allen, muchas compañías ya están poniendo en marcha políticas de management ambiental para aprovechar las nuevas oportunidades.

British Petroleum, por ejemplo, está invirtiendo mil millones de dólares en remodelar su antigua refinería de Los Angeles para transformarla en una moderna y limpia central eléctrica que brinde energía a medio millón de hogares. Así, convertirá una usina altamente contaminante (y deficitaria en créditos) en una industria limpia (superavitaria en créditos que le permitirá subsidiar sus actividades contaminantes en otros rincones del planeta).

La energética AES Corporation también se sumó al mercado global de Kyoto. En un plazo de tres años, gastará mil millones de dólares en generar créditos de emisión de gases. El plan prevé la reforestación de miles de hectáreas en Brasil, que le valdrá créditos para la emisión de entre 100.000 y 150.000 toneladas de dióxido de carbono. Hoy, esos créditos cotizan alrededor de los 20 dólares por tonelada. Pero se estima que su precio se multiplicará en el futuro.

Más allá de que muchos estén disconformes con este sistema, lo cierto es que existe. Y las empresas más visionarias están comenzando a operar en el mercado de la ecología. Las más avanzadas, están empezando a cuantificar sus activos ambientales y evaluar el retorno de la inversión ecológica en el mercado de los créditos.

Fuente: Materiabiz

Votar esta noticia en Meneneame haciendo click aquí