135 años de cambio climático en 30 segundos

La NASA y la Administración de Océanos y Atmósfera norteamericana (NOAA, por sus siglas en inglés) publicó un estudio donde muestra que el 2015 fue el año más caluroso por lo menos desde 1880, y que nunca antes había habido un margen tan amplio entre récords interanuales de temperatura.

2015: El año más caluroso de la historia
130 años de cambio climático en 30 segundos

Los nuevos datos son “significativos”, al ser el segundo año consecutivo en el que se baten todos los récords de calor desde 1880, cuando comenzaron los registros, según destacaron ayer los científicos Thomas Karl, de la NOAA, y Gavin Schmidt, director del instituto Goddard de la NASA.

“No es algo sin precedente. Ya se habían registrado récords consecutivos en diferentes años, como 1940 y 1941, así como 1988 y 1989, entre otros”, apuntaron los científicos, y alertaron que “si se alcanzara un nuevo récord de temperaturas en 2016, entonces sí se marcaría un importante precedente”

La Agencia Espacial además agregó que el estallido de temperaturas registrado en los últimos 35 años ha experimentado un fuerte aumento en el siglo XXI, pues 15 de los 16 años más calientes registrados corresponden al nuevo siglo.

En este video se puede ver la evolución del calentamiento de la Tierra, recorriendo los cambios de temperatura a partir de 1880 y llegando a 2015. Los colores naranja representan las temperaturas que son más cálidas que el promedio y los azules representan las temperaturas más frías que la línea de base.

 

Investigación: Las empresas petroleras sabían las causas del cambio climático en los 70´s pero lo negaban

Una nueva investigación realizada por el sitio ganador del Premio Pulitzer InsideClimate News, sugiere que casi todas las principales compañías multinacionales de petróleo y gas eran conscientes del impacto de los combustibles fósiles en el cambio climático desde la década de 1970. 

Las petroleras conocían sobre el Cambio Climático desde los 70´s. Y no negaron

Revelaciones anteriores de InsideClimate News y el diario Los Angeles Times habían revelado que los científicos de Exxon sabían sobre el cambio climático ya en 1977, y durante décadas Exxon ocultó sus propias conclusiones de los efectos que la quema de combustibles fósiles provoca, generando el calentamiento global, alterando el clima y derritiendo el hielo del Ártico.

Ahora, los documentos internos obtenidos por InsideClimate News revelan que toda la industria del petróleo y el gas tenía un conocimiento similar. De 1979 a 1983, el grupo comercial de la industria de petróleo y gas del American Petroleum Institute realizó un grupo de trabajo para supervisar y compartir la investigación del clima. Los miembros del grupo incluyen científicos de alto nivel e ingenieros no sólo de Exxon, sino también Amoco, Phillips, Mobil, Texaco, Shell, Sunoco, Sohio y Standard Oil de California y del petróleo del Golfo, los predecesores a Chevron.

Los documentos muestran que ya en 1979, el grupo de trabajo sabía que dióxido de carbono en la atmósfera iba en constante aumento.

El grupo de trabajo incluso había considerado investigar cómo introducir una nueva fuente de energía en el mercado global, dada la investigación sobre el impacto de los combustibles fósiles en el calentamiento global.

Pero en 1983, el grupo de trabajo se disolvió, y para finales de 1990, el Instituto Americano del Petróleo puso en marcha una campaña para oponerse al Protocolo de Kyoto, que fue adoptado por muchos países para reducir las emisiones de combustibles fósiles, pero nunca fue ratificado por los Estados Unidos.

 

Los 7 máximos responsables del cambio climático mundial

La Revista New Scientist publicó un estudio de Damon Matthews de la  Concordia University  (Montreal, Canada) donde plantea que  EE.UU., China, Rusia, Brasil, India, Alemania y el Reino Unido fueron responsables de más del 60 por ciento del calentamiento global entre 1906 y 2005.

En este mapa se puede ver que aporte hizo cada país al cambio global de temperatura. (El promedio global por país es de 0,004%)

Países responsables del cambio climático

Mapa donde se ve claramente quienes son los mayores responsables mundiales del calentamiento global

 

Pero como toda presentación de datos estadísticos, hay otra forma de mirar la información.

En este mapa, se puede ver la el impacto de cada país de acuerdo a la cantidad de habitantes. Y ahí la cosa cambia también. Si bien nuestro país y nuestra región en el primer gráfico no aparecen demasiado relevantes, se ve en el segundo que tenemos camino por mejorar.

Cambio-Climático-Por-Población
Cantidad de cambio Climático Generado en base a la población de cada país

 

Para conocer más datos sobre el estudio y conocer su metodología pueden entrar al artículo original aquí

 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí



Compartir

Sobre la supuesta discusión científica sobre las causas del cambio climático:

 

Cambio-Climático
Consenso científico sobre las causas del cambio climático
(Autor James Powell)

 

Este gráfico realizado por James Powell refleja su trabajo de revisión de 2,258 artículos publicados sobre cambio climático publicados en revistas científicas en el período de que va desde el 12 de noviembre de 2012 al 31 de Diciembre de 2013.

De todos esos estudios solo uno rechaza que el cambio climático sea producto de la actividad humana. Este estudio es de un autor ruso publicado en Herald of the Russian Academy of Sciences. 

Para quienes quieran revisar estos estudios pueden descargar una planilla excel donde están todos.

Powell también hizo un estudio anterior que abarca entre 1991 y 12 de noviembre 2012, donde se encontraron 13.950 artículos sobre el “calentamiento global” o el “cambio climático global”. De ellos, sólo 24 rechazaron explícitamente la teoría del calentamiento global antropogénico.

Cambio-Climático
¿Discusión científica sobre las causas del cambio climático? Fin del Debate

Fuente Original


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


Evidencia clara del cambio climático

Aunque parezca mentira hay personas que aún no comprenden la dramática situación que está pasando nuestro planeta por culpa del cambio climático. Y algunos incluso, niegan su existencia, o la relación entre el cambio climático y la actividad humana.

Por eso, esté gráfico publicado por el diario Washington Post, me parece muy ilustrativo.

9 de los 10 años más calurosos de los que hay registro ocurrieron desde 1998. Sin embargo, lo más significativo se ve cuando se toman las estadísticas organizadas por décadas.

cambio-climatico

La fuente de los datos es World Meteorological Association. 

 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

Presentación de Hernán Nadal en el Foro Moverse 2013 – Rosario

El 24 de mayo pasado estuve en el Foro Moverse 2013, en Rosario, charlando sobre los límites del crecimiento y la fantasía del crecimiento ilimitado.

Aquí la presentación que mostré allí:

 

 

Foro Moverse2013 from hernannadal

Además les dejo dos entrevistas que me realizaron en el marco de este evento.

La primera de Nodocios, focalizada en el interés de los emprendedores

 

Y esta realizada por Info341

 

Shell destruye el Ártico

 

 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


 

¿Querés salvar el medio ambiente? Comete un bicho

 

¿Querés salvar el medio ambiente? Comete un bicho

¿Querés tener una dieta sustentable y amigable con el medio ambiente? Entonces tenés que probar comer insectos.

El ganado ocupa actualmente tres cuartos de las tierras disponibles para agricultura, siendo además una de las principales fuentes de misiones de gases de efecto invernadero.

Pero hasta ahora nadie podía comparar el impacto ganadero en comparación con lo que requeriría equipararlo con una producción de insectos que pudiera reemplazar este consumo.

Dennis Oonincx, un graduado de la Wageningen University, calculó el impacto ambiental de la producción de gusano de harina. Midió el uso de terreno, necesidades energéticas, y las emisiones de gases de efecto invernadero. Sus resultados fueron publicados en este link en PLoS ONE.

Cuando se trataba de la utilización del suelo y el efecto sobre los gases de efecto invernadero, los gusanos de la harina derrotan facilmente a la producción de leche, carne de cerdo, pollo y carne de res. Los gusanos de la harina sólo necesitan el 10 por ciento de la tierra necesaria para producir una cantidad equivalente de carne de res, incluidos los terrenos necesarios para cultivar cereales y forrajes. (los gusanos de la harina se alimentan de granos y zanahorias sin problemas)

Pero tuvieron que usar más energía para producir un kilo de proteína de gustano que lo para obtener proteína comestible de la leche o el pollo. Aunque las pequeñas criaturas empataban con carne de cerdo o carne de res. Esto puede deberse a que los gusanos de harina necesitan calor para crecer. Más de la mitad del consumo de energía de los bichos fue para calefacción a gas y luz eléctrica. La otra mitad fue para producción y transporte de zanahorias y cereales.

Sin dejarse intimidar, Oonincx y sus colegas concluyeron que los gusanos de harina “producen mucho menos gases de efecto invernadero y requieren mucho menos tierra que pollos, cerdos y vacas. Como la disponibilidad de tierras es la limitación más estricta para producir alimentación en forma sostenible para toda la población mundial, este estudio muestra claramente que gusano de la harina debe ser considerado como una alternativa más sostenible a la leche, al pollo, al cerdo y a la carne de res. “

¿No estás muy convencido? Sin embargo, en los Países Bajos, por lo menos un restaurante ha contado con gusanos de harina como parte de su buffet de insectos en el pasado.

Fuente: NPR

¿Te animás a probar?

 

 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

Primer millón de personas salvando el Ártico

En menos de un mes logramos que más de un millón de personas conozcan y se sumen a la campaña por la defensa del Ártico.

Save the arctic

 

Es una gran impulso para esta lucha y ahora subimos el objetivo a 2 millones. Obviamente si estás leyendo esto y no firmaste te pido que lo hagas ahora en www.salvaelartico.org 

Comparto también estos dos videos de las acciones que realizamos hace pocos días contra Shell, empresa petrolera que planea destruir este ecosistema tan vulnerable en búsqueda de petróleo.


 

 

 

Cloud computing ayudaría a la reducción de la huella de carbono

A los beneficios obvios de la computación en nube (gran escabilidad, reducción en costos de administración, disponibilidad mejorada) Microsoft espera sumar otro:  menor huella de carbono. Un nuevo estudio llevado con apoyo de Microsoft sugiere que pequeñas empresas pueden reducir las huellas de carbono casi en un 90% cambiando su infraestructura a alternativas basadas en la nube.

El argumento tiene sentido ya que estas pequeñas empresas suelen tener servidores con capacidades superiores a sus necesidades reales, conllevando a un gran desperdicio (un servidor en inactividad puede utilizar 50-60% de la energía que un servidor en su máximo funcionamiento consumiría).

Las ventajas para grandes organizaciones con 10.000 o más empleados son menores ya que suelen tener sus servidores desempeñándose a su máxima capacidad, haciéndolos más eficientes. Pero inclusive en estos casos, el estudio asegura que la utilización de cloud-computing puede reducir la huella de carbono en un 20 a 80%, dependiendo de la carga de trabajo. Sugieren que si cada una de las compañías estadounidenses que tienen entre 100 y 10.000 empleados cambian su servicio de email a una alternativa en la nube, el ahorro en emisiones de carbono sería equivalente a retirar  100.000 de pasajeros de las carreteras.

Los Data Centers son actualmente grandes consumidores de energía y un cambio a la computación basada en la nube haría que consuman aún más. Sin embargo, su gran eficiencia sería un gran beneficio ante el uso del cloud- computing.


Fuente: ars technica

Dinamarca podría abandonar los combustibles fósiles en el 2050

Molinos


Un nuevo informe de la comisión de cambio climático del gobierno de Dinamarca, afirma que el país podría abandonar el uso de combustibles fósiles para el año 2050. La mayoría de las necesidades energéticas de la nación se generaran con energía eólica y de biomasa. Actualmente la energía eólica genera el 20% de la energía consumida en ese país.

El informe dice que el gobierno ahorrará dinero a través de esta transición hacia las energías renovables y que tiene un plan claro. El comité dice que invirtiendo un 0,5 por ciento del PIB anual cada año en energía renovable, el país podría fácilmente alcanzar la meta en el 2050.

Más información en The Guardian

Publicidad de auto eléctrico Nissan Leaf

Osos Polares

Los impactos del cambio climático son tan evidentes que ni las empresas automotrices pueden negarlo. En este caso, Nissan muestra los beneficios que su nuevo auto eléctrico tienen en el medio ambiente por su no emisión de gases de efecto invernadero.




Intervención del Presidente Evo Morales en la Cumbre del Cambio Climático en Copenhague

 

Evo Morales

Primero, expresar nuestra molestia por la desorganización y las dilaciones que existen en este evento internacional, cuando nuestra responsabilidad debería ser con mucha eficacia; nuestros pueblos también esperan resultados para salvar la vida, para salvar la humanidad, salvando el planeta tierra.


Cuando preguntamos, qué pasa con los anfitriones, por qué no los debates, nos dicen que es Naciones Unidas. Cuando preguntamos qué pasa con las Naciones Unidas, dicen que es Dinamarca, y no sabemos quién organiza este evento internacional, porque todo el mundo está esperando de los jefes de Estado una solución, una propuesta de solución para salvar la vida. Y por eso, quiero expresar de manera muy sincera, honesta, responsable, nuestra enorme preocupación por esta desorganización. Después de escuchar algunas intervenciones de hermanos presidentes del mundo, muy sorprendido porque solamente tratan de los efectos y no de las causas del cambio climático.


Lamento mucho decir, cobardemente no queremos tocar las causas de la destrucción del medioambiente en el planeta tierra. Y queremos decir, desde acá, las causas vienen del capitalismo. Si nosotros no identificamos de dónde viene la destrucción al medioambiente, por tanto a la vida y la humanidad, seguramente nunca vamos a resolver este problema que es de todos, de todas, y no solamente de un continente, no solamente de una nación, no sólo de una región. Y por eso nuestra obligación es identificar las causas del cambio climático, y quiero decirles con responsabilidad ante mi pueblo y ante el pueblo del mundo, las causas viene del capitalismo.


Por supuesto tenemos profundas diferencias de presidente a presidente, de gobierno a gobierno. ¿Cuáles son esas diferencias? , tenemos dos formas de vida, por tanto está en debate dos culturas de vida, la cultura de la vida y la cultura de la muerte. La cultura de la muerte que es el capitalismo, nosotros decimos los pueblos indígenas es el vivir mejor, mejor vivir a costa del otro; y la cultura de la vida es el socialismo, el vivir bien. ¿Cuáles son las profundas diferencias entre el vivir bien y el vivir mejor. El vivir mejor, repito nuevamente, vivir a costa del otro, explotando al otro, saqueando los recursos naturales, violando a la Madre Tierra, privatizando los servicios básicos. Mientras que el vivir bien, es vivir en solidaridad, en igualdad, en complementariedad, en reciprocidad, no es el vivir mejor. En términos científicos, desde el marxismo, desde el leninismo dice: capitalismo- socialismo; y nosotros sencillamente decimos: el vivir bien y el vivir mejor. Estas dos formas de vivencia, estas dos culturas de la vida está en debate cuando hablamos del cambio climático, y si no decidimos cuál es la mejor forma de vivencia o de vida, seguramente este tema nunca vamos a resolver, porque tenemos problemas de vivencia, el lujo, el consumismo que hace daño a la humanidad, y no queremos decir la verdad en esta clase de eventos internacionales.


Desde el momento que empecé a participar en las Naciones Unidas, yo ando muy preocupado porque no hay presidentes que no dicen la verdad ante el mundo. Todos protestan sobre el cambio climático, pero nadie protesta contra el capitalismo que es el peor enemigo de la humanidad. Si el capitalismo es el peor enemigo de la humanidad, sabiendo no lo dicen, por tanto los jefes de Estado mentimos al pueblo boliviano, y dentro de nuestra forma de sobrevivencia el no mentir es algo sagrado, y eso no lo practicamos acá.


Ojalá ustedes, los presidentes, algunos presidentes del sistema capitalista pueda revisar nuestra Constitución Política del Estado boliviano. Felizmente con mucho esfuerzo aprobamos y en la Constitución está el ama sua, ama llulla, ama q’ella; no robar, no mentir ni ser flojo. Ser autoridad es la forma de servir al pueblo, a los pueblos del mundo, a los pueblos en Bolivia.


Por eso, yo quería esta oportunidad para expresar, y lamento mucho que cuando yo tengo que hablar desde la mesa desaloja a la gente, yo tengo que hablar con sillas vacías, preguntaba qué estaba pasando antes que lleguemos acá, bueno, hay que desalojar, hay que despedir a la gente cosa que nos escuche; pero tendremos la oportunidad de hacernos escuchar en otros foros internacionales con los movimientos sociales. No importa, acá nos pueden bloquear. No importa, acá pueden desalojar a la gente para que no nos escuche. Está bien, quiero expresar mi molestia. Creo que lo mejor sería que nuestros pueblos nos escuchen. Si estas son nuestras profundas diferencias ideológicas, programáticas, culturales de la vida, yo he llegado a la conclusión queridos presidentes, delegaciones que están presentes acá, que en este milenio es más importante defender los derechos de la Madre Tierra que defender los derechos humanos. La tierra o el planeta tierra, o la Madre Tierra o la naturaleza existen y existirá sin el ser humano, pero el ser humano no puede vivir sin el planeta tierra.


Y por tanto, es nuestra obligación defender el derecho de la Madre Tierra, defender el derecho de la Madre Tierra, defender el planeta tierra es más importante que defender los derechos humanos. Muchos dirán, bueno, entonces qué es la vida, pero si no hay planeta tierra que se destroza, de qué sirve defender los derechos humanos, la vida misma.


Yo saludo a las Naciones Unidas, que este año por fin ha declarado el Día Internacional de la Madre Tierra. Es Madre Tierra. La madre es algo sagrado, la madre es nuestra vida. A la madre no se alquila, no se vende ni se viola, hay que respetarla. La Madre Tierra es nuestro hogar. Si esa es la Madre Tierra, cómo puede haber políticas de destrucción a la Madre Tierra, de mercantilizar a la Madre Tierra. Tenemos profundas diferencias con el modelo occidental, y eso está en debate en este momento. Y por eso, yo quiero decirles queridos presidentes, tenemos la obligación de cómo liberar a la Madre Tierra del capitalismo, cómo acabar o eliminar la esclavitud de la Madre Tierra. Si no acabamos con la esclavitud de la Madre Tierra, jamás vamos a poder resolver sobre la vida, sobre la humanidad y sobre el planeta tierra.


Por supuesto, reitero una vez más, tenemos profundas diferencias con el occidente. Pero también, aprovecho esta oportunidad, como ya planteábamos, es tan importante debatir ahora lo que nunca sobre la deuda climática. Y la duda climática no solamente son recursos económicos, nuestra primera propuesta, como por ejemplo buscar el equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, la Madre Tierra. Restablecer ese equilibrio, reestableciendo el equilibrio entre la sociedad que vive en el mundo. Estoy en Europa, estábamos en Europa, ustedes saben que muchas familias bolivianas, familias latinoamericanas viven en Europa, aquí vienen acá a mejorar sus condiciones de vida. En Bolivia podría estar ganando 100,200 dólares mes, pero esa familia, esa persona se viene acá a cuidar un abuelo europeo, a una abuela europea, y mes ganan 1.000 euros. Claro, en vez de estar ganando 200 dólares mes, prefieren ganar 1.000 euros. Estas son las asimetrías que tenemos de continente a continente, y obligados a debatir, a debatir cómo buscar cierto equilibrio, achicando, reduciendo esas profundas asimetrías de familia a familia, de país en país, especialmente de continente a continente. Pero, cuando nuestras familias vienen acá, nuestras hermanas y hermanos vienen a sobrevivir o mejorar sus condiciones de vida, son expulsados. Esos documentos llamados de retorno desde el Parlamento Europeo, pero cuando los abuelos europeos hace tiempo llegaban a Latinoamérica, nunca han sido expulsados. Mi familia, mis hermanos no viene acá a acaparar ni minas ni miles de hectáreas para ser terratenientes. Antes nunca había visas ni pasaportes para que lleguen a ABYA YALA, ahora llamada América. Este también es un daño, que hay que reparar por supuesto.


Entonces, estamos hablando acá de soluciones profundas, profundas, históricas, yo quiero plantearlas en este tema de la deuda, la mejor deuda climática es reconociendo el derecho de la Madre Tierra. Si no reconocemos el derecho de la Madre Tierra, pues en vano vamos a estar hablando de 10 millones, de 100 millones, que es una ofensa para la humanidad. ¿Cómo devolver a la Madre Tierra su derecho? Imagínense, en el siglo pasado, hace 70 años, recién Naciones Unidas declaraban el derecho del ser humano, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, hace 70 años no había derechos humanos. A los pueblos hace tres años, por fin se reconocieron los derechos, y ahora en este milenio obligados a debatir, a reconocer el derecho de la Madre Tierra. Si no reconocemos el derecho de Madre Tierra, todos nosotros seremos responsables con la humanidad. La mejor forma de la deuda climática es reconocer el derecho de la Madre Tierra.


El segundo componente, es la devolución a los países en desarrollo del espacio atmosférico. Que los países ricos o con industria irracional han ocupado con sus emisiones los gases de efecto invernadero. Para pagar esta deuda de emisiones deben reducir y absorber sus gases de efecto invernadero, de forma tal que exista una distribución equitativa de la atmósfera entre todos los países tomando en cuenta su población, porque los países en vía de desarrollo requerimos de espacio atmosférico para el desarrollo de nuestras regiones.


El tercer componente, por supuesto es la reparación de los daños presentes y futuros afectados por el cambio climático, y quienes o sistemas que van destruyendo al medioambiente, la Madre Tierra, tiene la obligación de reparar esos daños. Dentro los daños, nuestra propuesta es que los países ricos deben acoger a todos los migrantes que sean afectados por el cambio climático, y no estar despidiendo, retornando a sus países con lo están haciendo en este momento, porque son responsables los países del occidente en este cambio climático.


Queridos presidentes, presidentas nuestra obligación es cómo, es salvar a toda la humanidad y no la mitad de la humanidad. El objetivo tiene que ser bajar la temperatura a un grado centígrado para evitar que muchas islas desaparezcan, que el África sufra un holocausto climático y para que nuestros glaciares y nuestros lagos sagrados se salven. La reducción de gases de efecto invernadero tiene que ser reales dentro de los países desarrollados.


Y si no desarrollamos estas políticas, repito nuevamente, seremos responsables de la destrucción de los seres humanos que habitan esta noble tierra. Quiero aprovechar esta oportunidad para hacer un nuevo planteamiento, llegué hace dos noches atrás, de acuerdo a nuestros compañeros de las cancillerías, embajadores, nos informan que aquí no habrá acuerdo. Como tenemos profundas diferencias de la forma de vivencia, que jamás va haber acuerdo en esta clase de reuniones, hay pueblos movilizados marchando permanentemente. Yo saludo ahí, en América, el continente América, gracias a los pueblos, acompañado por algunos presidentes, hemos acabado algunas políticas de saqueo permanente que venían del imperialismo norteamericano. Mi respeto, mi admiración a Fidel, a Hugo Chávez, con los movimientos sociales, que años atrás pararon el ALCA, Área de Libre Comercio de las Américas.


Yo decía que no era Área de Libre Comercio de las Américas, es un área de librecolonizació n de las Américas, se paró, se derrotó. Y si hablamos económicamente sobre el ALCA, yo decía que en vez de decir ALCA debe llamarse ALGA, saben por qué, porque iba ser el área de ganancia de las Américas. Y gracias a la fuerza de los pueblos hemos derrotado estas políticas, y aquí quiero decirles, sólo con la lucha del pueblo, pueblos del mundo vamos a derrocar el capitalismo para salvar a la humanidad. Como aquí no podemos ponernos de acuerdo, no hay acuerdos, yo quiero pedirles para debatir desde las Naciones Unidas, una forma de resolver no a nivel de jefes de Estado, sino con los pueblos del mundo, y eso es un referéndum mundial sobre el cambio climático.


Consultemos al pueblo, lo que digan nuestros pueblos respetemos, y lo que digan los pueblos sea vinculante en aplicación en todos los países del mundo. Y así vamos a resolver cuando tenemos profundas diferencias de presidente a presidente, de continente a continente, especialmente con los países del capitalismo.


Y quiero dejar cinco preguntas para que las Naciones Unidas, desde la mesa, puedan y hagan un trabajo para consultar al pueblo de todo el mundo sobre el cambio climático.


Preguntas para referéndum mundial sobre cambio climático:


Primero.– ¿Está usted de acuerdo con restablecer la armonía con la naturaleza reconociendo los derechos de la Madre Tierra? Los pueblos hermanos del mundo dirá: Sí o No. Dejamos en la decisión de los pueblos del mundo.


Segundo.- ¿Está usted de acuerdo con cambiar este modelo de sobreconsumo y derroche, que es el sistema capitalista? Dejamos a la decisión del mundo.


Tercero.- ¿Está usted de acuerdo con que los países desarrollados reduzcan y absorban sus emisiones de gas invernadero de manera doméstica para que la temperatura no suba más de un grado centígrado? Sí o No. Los pueblos del mundo decidirán.


Cuarto.- ¿Está usted de acuerdo en transferir todo lo que se gasta en las guerras y destinar un presupuesto superior al presupuesto de defensa para el cambio climático? Los pueblos del mundo definirán Sí o No. Por aquí no es posible que algunos países como EEUU gasten tanta plata para matar y no se gasta plata para salvar vidas, esas son dos culturas: cultura de la muerte y la cultura de la vida. Y no puedo entender, que EEUU gaste para mandar tropas y tropas donde tiene que matar a seres humanos. Por supuesto cualquier país tiene derecho a defenderse, que se defienda en su país. Quién no tiene derecho a defenderse, todos tenemos derecho a defenderse, a defendernos si hay provocación. Pero, esta forma de enviar tropas a Afganistán, a Irán, bases militares en Sudamérica, en Latinoamérica, es la mejor forma de soportar terrorismo de Estado. En vez de gastar plata para el terrorismo de Estado, más bien gastemos plata para salvar vidas, que es retirar plata para defender la vida, para salvar al planeta tierra.


Quinto.- Y como quinto punto, última pregunta que nos haríamos, es una propuesta para debatir entre presidentes, podemos mejorar por supuesto: ¿Está usted de acuerdo con un tribunal de justicia climática para juzgar a quienes destruyen la Madre Tierra? Aprobado, Sí, por ahí Ya tengo un voto a favor. Entonces, yo quería dejar esta propuesta queridos presidentes en la mesa, porque alguien tiene que juzgar, y nuestra propuesta es crear ese tribunal de justicia climática en las NNUU, allá un tribunal que juzgue a quienes destrozan el medioambiente, a quienes no respetan o no aplican el tratado de Kioto, por ejemplo. Ya es hora de poner el cascabel al gato, para defender la vida y a la humanidad.


Perdonen queridos presidentes, tenía esta pequeña intervención, esperamos que pueda servir este aporte, de esta manera todos defendamos la vida, todos salvemos a la vida, todos defendamos al planeta tierra.


Yo quiero hacer una llamada a los pueblos del mundo, quiero que sepan después de conocerme con algunos presidentes, aquí no vamos a resolver nada por esos pueblos del mundo, y mi convocatoria a los pueblos del mundo a organizarse, a tomar conciencia, a unirse, a movilizarnos para acabar con el capitalismo y así vamos a salvar a la humanidad y al planeta tierra.


Muchísimas gracias.

Un futuro evitable


A semanas de la cumbre mundial en Copenhague, en la Argentina aún faltan políticas públicas integrales, apostar por las energías alternativas y mejorar la eficiencia energética. Lo que están haciendo las empresas y las ONG, y consejos prácticos para que todos puedan cuidar el planeta en su día a día.


Por Laura Rocha.

Fuente: La Nación

Deforestación


¿Crisis u oportunidad?


En esa dialéctica se debaten los expertos que estudian el fenómeno del aumento de la temperatura planetaria que provoca el calentamiento global. Si bien la información científica disponible da cuenta de la probabilidad de crecimientos en la frecuencia de fenómenos extremos -inundaciones en algunos puntos geográficos y prolongadas sequías en otras latitudes-, estos cambios pueden ser aprovechados si existe una política de Estado que se adapte a la nueva realidad. “La gente tiene que entender que el cambio climático es algo natural y tiene que ver con la evolución de la Tierra. Pero el problema es que la vida del hombre, sobre todo a partir de la Segunda Guerra Mundial, está en colisión con el sostenimiento del planeta. Este choque está haciendo que el hombre genere cambios que la naturaleza no soporta.


El problema no es el cambio, sino la velocidad del mismo”, explica Pablo Canziani, director del Programa de Estudios de Procesos Atmosféricos en el Cambio Global (Pepacg) de la Universidad Católica Argentina. “Va a existir un corrimiento de las fronteras agropecuarias”, asegura el experto. Es decir que donde hoy se siembra un cultivo, mañana quizá no habrá posibilidades por los cambios que traerá el clima. Y da un ejemplo: en Comodoro Rivadavia hoy se podrían cultivar vides.


A eso se suma el flagelo de la sobreexplotación. “Hoy tenemos zonas de la pampa húmeda que han perdido el 90% de los recursos naturales del suelo”, cuenta Canziani. El científico asegura, en ese sentido, que “el costo de la inacción es mucho mayor que el costo de la prevención”. Sin embargo, para que esto realmente llegue a suceder es necesario un esfuerzo global que consiga frenar el calentamiento de la Tierra en menos de 2°C. La urgencia de estas medidas se comprende si se toma en cuenta que, desde 1990, las temperaturas promedio se han elevado en 0,8°C. “Las medidas para revertir una crisis deben ser urgentes, siempre y cuando el cambio climático sea moderado”, afirma Canziani. Políticas insuficientes Respecto de las políticas adoptadas en el país hasta el momento, el científico no derrocha elogios: “Tenemos que empezar a trabajar de manera mancomunada con el Estado, con las empresas y el sector científico. Hay una postura desde el sector empresarial que tenemos que combatir. El desarrollo en la Argentina se hace sin ninguna participación del sistema científico”. Y da algunos ejemplos, como el escaso nivel de atención que le han prestado algunos sectores agropecuarios a los estudios del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) sobre el manejo del suelo, muchos de los cuales podrían haber prevenido las brutales sequías que hoy padecen varias provincias.


Tal como lo asegura el científico, es notable la poca actividad interdisciplinaria en el país en materia de cambio climático. Un reciente informe difundido por la Auditoría General de la Nación (AGN) da cuenta de que el área de Desarrollo Sustentable, que depende de la Secretaría de Ambiente de la Nación, no elabora planes que incluyan el uso de energías limpias. Según la AGN, “la variable energética prácticamente no está contemplada” en la subsecretaría, tanto que tampoco se hacen investigaciones para obtener nuevos combustibles de bajo impacto ambiental. El informe habla de la “necesidad de jerarquizar el tema”, porque hay oficinas casi sin empleados y programas que no se ejecutan por falta de financiamiento. En el desarrollo de los biocombustibles, Canziani dice que la Argentina tiene un potencial enorme; sin embargo, según su criterio, el enfoque es equivocado. “Se ha puesto un esfuerzo grande en el desarrollo de biocombustibles de primera generación (a partir de alimentos) que producen un gran impacto ambiental. Habría que poner el acento en los de segunda y tercera generación, que se consiguen en a base de sustancias no alimenticias y residuos.” Tal es el caso del biogás. “Hay un proyecto en Olavarría en donde se rescata biogás de un relleno sanitario y se inyecta en la red domiciliaria con un aporte interesante”, agrega.


Eficiencia energética


El otro tema central sobre el que habría que trabajar en el país para combatir el cambio climático es en la eficiencia energética. Ese es uno de los puntos centrales de la campaña que encabeza la Fundación Vida Silvestre Argentina, capítulo local de la Worldwide Wildlife Fund (WWF).


“Es vital que comencemos a pensar políticas que apunten a la buena utilización de los recursos naturales. Está muy bien la ley que obliga a cambiar las lámparas incandescentes por las de bajo consumo, pero no es suficiente”, indica Diego Moreno, director general de Vida Silvestre Argentina.


Estas iniciativas locales son fundamentales si se quiere conseguir buenos frutos de los acuerdos internacionales que pueden lograrse en materia de cambio climático. Aunque el panorama no es alentador para que en la ciudad de Copenhague, Dinamarca, los líderes mundiales sellen un acuerdo superador al Protocolo de Kyoto respecto de los compromisos para reducir gases de efecto invernadero, la Argentina debe comenzar a trabajar seriamente en el tema para tener un mejor punto de partida cuando los consensos se concreten.


El debate más áspero a nivel internacional se centra en la cantidad de dinero que deberán aportar los países desarrollados para transferir tecnología a los que están en vías de desarrollo. Ese Fondo de Mitigación y Adaptación al cambio climático debería alimentarse con dinero de los países desarrollados. Las cifras en discusión van de los 63.000 millones de dólares a los 100.000 millones anuales de 2013 a 2017.


Respecto de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la apuesta es superar lo previsto por el Protocolo de Kyoto, que vence en 2012, y cuyos parámetros ya no serán alcanzados. En ese sentido los países europeos se comprometen a reducir un 20% las emisiones respecto de 1990. Sin embargo, los Estados Unidos aún no se pronunciaron al respecto y los países africanos amenazan con boicotear la cumbre de Copenhague. “Es esencial que todos los países en desarrollo, que forman el G-77, como la Argentina, tengan acceso a la financiación mundial para la mitigación de gases de efecto invernadero y la adaptación a los impactos del cambio climático”, expresó Sarah Jones, directora de Programas Internacionales de FVSA.


Lento avance


Mientras tanto, el reemplazo de los combustibles fósiles por las energías renovables como la solar, la eólica, la geotérmica, la mareomotriz o la biomasa avanzan lentamente. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) alertó que la demanda mundial de energía aumentará un 40% en 2030. La AIE asegura que “contener el cambio climático es posible”, pero que requerirá “una profunda transformación del sector de la energía”. Y propone que para 2030, el 37% de la electricidad mundial provenga de las energías renovables, que el 18% corresponda a la producción nuclear y que el carbono sólo represente el 5%.


Alfredo Esteves, investigador del Conicet de la Universidad de Mendoza y presidente de la Asociación Argentina de Energías Renovables y Ambiente, sostiene que la crisis energética que comenzó en 2001 se prolongó innecesariamente. “Hoy se debe recurrir a aumentos de tarifas (por eliminación de subsidios) para paliar los fondos que se precisan para cubrir lo necesario para la provisión de la energía”, dice.


El Gobierno lanzó el programa Generación de fuentes renovables (Genren), cuyo objetivo para 2016 es contar con el Sistema Interconectado Nacional con un abastecimiento de energía renovable equivalente al 8% de la demanda. Para conseguirlo, la estatal Enarsa licitará 1000 megavatios (MW) de energía renovable (en módulos de 50 MW) en contratos a 15 años. Además se reglamentó la ley 26.190 que establece incentivos fiscales, desgravaciones impositivas y remuneraciones diferenciales para las inversiones destinadas a la construcción de usinas. Sin embargo, esa cifra en ese plazo parece poco.


Fuentes del sector explican que 1000 MW es lo que la Argentina debería agregar al año con un crecimiento del 5% anual. Esa potencia serviría para abastecer a las ciudades de Córdoba y Carlos Paz. Para tener una idea, la central nuclear de Atucha genera 350 MW. En la actualidad la participación de las energías renovables en la matriz energética es del 5%. Y más del 80% de la torta lo ocupan combustibles fósiles como el gas y el carbón.


Hace dos meses, Greenpeace presentó el informe [R]evolución Energética en el que propone un 20% de participación de energías limpias en 2020, más de un 30% para 2030 y 60% para 2050. “Si tomamos el costo general, en la actualidad la Argentina está pagando 10.000 millones de dólares anuales para la generación de electricidad de todo el país. Este costo va a aumentar considerablemente: en 2030 será de 30.000 millones y de 60.000 millones para 2050. En el escenario alternativo, el costo va a aumentar a 30.000 millones de dólares, o sea la mitad de lo que va a aumentar en el escenario de referencia”, dijo el coordinador de la Unidad de Energía y Clima de Greenpeace Internacional, Sven Teske.


Ese modelo propone inversiones e incentivos para las nuevas tecnologías con inversiones anuales de 700 millones de dólares, sumados a aportes internacionales. Depende del cristal con el que se mire este nuevo escenario puede traducirse en crisis o en oportunidad. Es hora de decidir.