“Una ciudad verde es posible. ¡Y Existe!” Por Roger Cohen


Roger Cohen, Director de Desarrollarme.com, nos envía su particular mirada desde su viaje de por Kenia a donde fue a llevar adelante un nuevo proyecto solidario. Aquí su mirada sobre una de las ciudades que más llamó su atención. 

Tuve la suerte de conocer al fin una ciudad “verde”, donde prácticamente en cada detalle se practica la ecología; ya no como ideal o intención, sino como realidad cotidiana incorporada. Y pude verificar de esta manera, que es totalmente posible vivir ecológicamente. Es cierto, debo reconocerlo, que para vivir así es necesario un cierto nivel socioeconómico, que no puede replicarse si no en gran parte de las ciudades que conocemos.

Pero todos modos, vale la pena describir esta ciudad modelo, Sega Town. En esta ciudad hay épocas donde llueve muy frecuentemente, como en Bruselas, otra ciudad que conozco pero que aún está muy lejos en cuanto a ecología comparada con Sega Town.

En las casas instalaron sistemas de recolección del agua de lluvia, consistentes en desniveles y canaletas en los techos, que desembocan en tanques plásticos de 1.000 y hasta de 10.000 litros. Esta agua se utiliza para bañarse, lavar la ropa y las casas. Cierto es que para bañarse el agua podría resultar algo fría, pero eso lo solucionan calentándola en una hornalla de gas, o mejor aún, sobre carbón.

Para beber se recurre a agua de pozo, aprovechando la presencia de buena calidad de agua subterránea. Y simplemente se le agrega en cada casa, una cucharita de lavandina cada 20 litros de agua de pozo. Luego de media hora, pasa a ser el “agua mineral” para cocinar y beber.

Todo esto genera un ahorro importantísimo de energía ya que todo el transporte del agua se hace de manera natural: por simple efecto meteorológico y de la gravedad, por bombeo manual del pozo, y mediante el uso de bicicletas transportando varios bidones de 20 litros para las casas más lejanas. Nadie utilizó nafta ni electricidad en todo este circuito. El transporte de personas también está muy cuidado desde la ecología: la gran mayoría se desplaza a pie, otra fracción de la gente lo hace en bicicleta –como en varias de las ciudades principales europeas hoy en día-, y casi todos los demás en transporte público.

El uso de automóviles privados es casi inexistente en esta ciudad. Sí se utiliza, y mucho, la moto. Algunos tienen su propia moto, mientras que la gran mayoría de las motos que se pueden ver son en realidad taxis en dos ruedas. No se desplazan gastando combustible hasta encontrar pasajeros, sino que la gente sabe dónde encontrarlos: en la estación. O si no, los llaman por celular para que los vengan a buscar. En las motos va además del conductor, el pasajero con su carga y a veces más de un pasajero. Es cierto que las medidas de seguridad no son las mejores, pero por otro lado al no haber casi automóviles, esto se compensa. El otro medio de transporte de pasajeros muy utilizado es el bus. No se trata de buses gigantes, sino de pequeñas camionetas, todas iguales, que pueden llevar sentadas hasta 15 personas. Paran siempre en las estaciones, pero también uno puede tomarla –si es que tiene lugar para ir sentado- o descender donde necesite. Lo más interesante desde el punto de vista ecológico, es que las camionetas salen cuando se completan. Es decir, que optimizan el uso del combustible todo lo posible.

 

Ciudad-Sega-Kenia
Ciudad de Sega – Kenia

 

Si bien esto podría irritar a los pasajeros por las demoras, por un lado al haber tanto uso de este transporte público las camionetas se llenan rápido, y por otro lado, la población de esta ciudad debe de ser muy consciente desde lo ecológico, aceptando este sacrificio en pos de un planeta menos contaminado.

La basura no es recolectada por camiones, sino que en las propias casas se reutilizan los desechos. La última palabra la tienen los nenes, que son quienes suelen armar juguetes de los potes de plástico o pelotas de fútbol de algunas bolsas y telas. Si los nenes mismos ya no encuentran un uso posible, las gallinas se encargan de los últimos rastros de alimento, y luego el dueño de la casa termina quemando lo poco que queda. No es lo más ecológico, pero convengamos en que tampoco lo es la acumulación de basura de manera concentrada como se hace en otras ciudades, o el enterrarla sin un previo trabajo de reutilización, reciclaje, tratamiento, etc.

Algo aún más llamativo, si dejamos de lado el hecho de que los vegetales se cultivan y consumen localmente, es lo que sucede con la carne. Para evitar el desperdicio de energía eléctrica, la carne de vaca o de cerdo se compra directamente en la carnicería donde tienen 1 o 2 reses, no más, para el día. Se compra cuando se va a consumir. Y en cuanto al pollo, es algo aún más impactante para quienes venimos de grandes ciudades: en lugar de hacer circular gases refrigerantes malgastando energía eléctrica en heladeras y freezers, confían la conservación de esta carne en la propia naturaleza: las aves siguen vivas, al aire libre, hasta el día en que se la va a consumir.

Reconozco que en este punto hubiera preferido la hipocresía de la cadena de frío, seguir creyendo que el pollo congelado del súper en realidad no fue matado para mí o inclusive que no tiene nada que ver con esos animales que andan corriendo por el campo de un lado a otro.

Hay muchos otros ejemplos que tiene Sega Town para ofrecer a quienes estén dispuestos a aceptar que la ecología puede ser una forma de vida natural, factible, cotidiana. Pero como dije al inicio, para esto es necesario un cierto nivel socioeconómico y ello excluye hoy en día a muchas ciudades centrales. Será necesario tal vez que las crisis sean mucho más profundas o prolongadas para poder alcanzar ese nivel socioeconómico de Sega Town, pequeña ciudad desconocida en el oeste de Kenia, en el cual la ecología es cotidiana y totalmente inconsciente. Algunos dicen que por falta de recursos no pueden darse el lujo de pensar en la ecología. Sin embargo, acá vi lo contrario: el hablar de ecología es un lujo de ricos; el vivirla es una necesidad para los demás. 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí


Más celulares que lamparitas

Uganda

El “desarrollo” no siempre es racional. Ni responde a las necesidades reales de la población. Sin desconocer la importancia que tiene el celular para los sectores de la población más marginales, hay varias cosas que esta sociedad global debe replantearse. Uganda por ejemplo tiene mayor cantidad de celulares que de lámparitas. Y el resto de los países de África no están mejor. En el continente sus habitantes tienen más acceso a celulares que al agua potable de calidad.

Mobenzi: Crear Trabajo a través del celular

En Sudáfrica, el desempleo alcanza al 24% de la población, número que aumenta en las afueras de las grandes ciudades. Mobenzi, una nueva herramienta creada por la empresa sudafricana Clyral, es un proyecto destinado a trabajadores desempleados que les permite trabajar a través de sus teléfonos móviles. Los “agentes Mobenzi” utilizan sus teléfonos móviles para completar tareas que son difíciles de procesar usando computadoras.

Mobenzi

Marcos Fowles, co-fundador de Clyral, dijo en una entrevista con MobileActive.org que la primera prueba Mobenzi a finales de 2009 resultó mejor de lo esperado. La prueba de dos semanas se centró en las tareas que incluían obtener datos no estructurados y luego compilar esta información. El programa se centró en dos áreas principales: “análisis sentimental” y mejorar la compatibilidad de SMS a una computadora.

Tarea 1: ¿Cuál es el sentimiento detrás de un mensaje?

Las primeras tareas que realizaron los agentes Mobenzi fue leer SMS y feeds de Twitter en relación con ciertos temas, y luego deducir que tipos de sentimientos existían detrás de esos mensaje. Una de estas tareas por ejemplo era leer los mensajes enviados en Twitter que hablaban sobre restaurantes locales e interpretarlos, ya que una computadora no puede hacerlo. Un agente Mobenzi recibe un flujo de textos y tweets acerca de un tema y luego sigue un checklist en su teléfono que clasifica la información, es decir, si el mensaje es positivo o negativo y si es negativo, teniendo en cuenta cuál era el problema, y cómo puede resolverse. Los agentes Mobenzi actúan, en esencia, como un servicio de traducción de datos, interpretando significados y analizando el texto para obtener información concreta.

Tarea 2: Convertir texto hablado a un lenguaje que pueda analizar una computadora

La segunda tarea para lo que fueron utilizados los agentes Mobenzi fue convertir “conversaciones” en formas compatibles con una computadora. Los agentes reciben un texto [por ejemplo este del blog Mobenzi: “estoy buscando trabajo en la industria del ladrillo en DBN la próxima semana. John “. Luego deben transformar la información para que sea amigable con un soporte informático convirtiendo en algo como [” Nombre: Juan. Ciudad: Durban. Empleo: Albañil. Disponible: 23-11-2009 “].

En este caso, Mobenzi se centró en SMS, más específicamente en la utilidad de los sistemas de SMS durante las competiciones, encuestas y registros. Estos programas generalmente requieren que los usuarios introduzcan información en un formato fijo en SMS (es decir, nombre, edad, fecha de nacimiento). Fowles piensa que permitir a las personas enviar mensajes de texto a un servicio informático que será interpretado por una persona real (en este caso un agente Mobenzi), hará que sea más fácil que la gente responda e interactue con los servicios de manera intuitiva a través de SMS.

Fowles explica que el proceso: “… se basa en el uso de personas reales como interfaz entre el público con sus teléfonos celulares usando SMS y un sistema informático en el otro lado. Tomamos los mensajes de texto y usamos los agentes Mobenzi para estructurarlo de un modo que una computadora pueda entender y procesar. “

¿Cómo armaron el modelo de negocios?

Mobenzi fue programado para ejecutarse en celulares de baja gama. “Estamos bastante seguros de que hay decenas de miles de personas en nuestra comunidad local que tienen teléfonos compatibles”, dijo Fowles, cuando se le preguntó quienes podían operar la plataforma Mobenzi. Los agentes Mobenzi corren el programa en sus propios teléfonos. La facilidad de uso es un factor clave en el diseño de la herramienta. “Uno de los principales factores de lo que estamos tratando de lograr es que no sea necesario reunirse con los agentes Mobenzi. Puede ser que sean presentados por otro agente, y pueden trabajar desde su propia casa con su propio teléfono y nunca tener que venir a nuestra oficina.

El programa piloto se hizo en Inglés, sin embargo, Fowles señaló que Mobenzi se podría adaptar fácilmente para utilizar los idiomas locales.

Fuente Mobile Active

Soccket: Genera energía mientras juegan al fútbol


 

SOccket

 

Estudiantes de Harvard han diseñado una pelota de fútbol algo más pesada que una convencional, cerca de 100 gramos más y con un pequeño generador de energía en su interior, la cual serviría a posteriori para alimentar pequeños equipos que necesiten de la energía generada. Su nombre es SOccket.


Según sus creadores, 4 jóvenes estudiantes, es la manera más sencilla de crear energía y sobre todo, una manera más que saludable, donde grandes y pequeños pueden ser los partícipes de tal juego sociable como es el fútbol y por supuesto, generar un bien común entre los suyos más tarde.


Actualmente están haciendo una prueba piloto en Durban, Sudáfrica


Más información en SOccket.com


Gracias Daniel, por el link original.

156 países cantando juntos por amor


Me encantó la idea de Starbucks para apoyar la lucha contra el Sida: Starbucks Love Project.


La idea es simple, por cada persona que suba un video cantando un fragmento de “All you need is love” la empresa donará 5 ctvos de dolar al Fondo Global para la lucha contra el Sida en África.

Para promocionar la iniciativa hicieron este increíble video, en donde invitaron a músicos de 160 países, a sumarse el mismo día a cantar el tema de los Beatles.


Si querés ser parte de la iniciativa subí tu versión al sitio.