Protesta en EEUU: Ocupando Wall Street #occupywallstreet

wallstreet

Inspirados por los “Indignados” españoles, activistas antiglobalización entre los que se encuentran los editores de Adbusters están organizando una gran protesta en la capital financiera mundial: “Wall Street” el próximo 17 de septiembre.

El llamado a protestar contra Wall Street, a quienes denominan “el mayor corruptor de la democracia norteamericana, Gomorra financiero de América, busca lograr que 20.000 personas establezcan un campamento en el lugar “por un par de meses”.

Esto será parte de la demanda para que Barack Obama cree una comisión presidencial encargada de poner fin a la influencia que el dinero tiene sobre los legisladores norteamericanos. La exigencia es clara: “Es hora de democracia y no corporatocracia.”

Veremos si logran movilizar a los apáticos norteamericanos a la acción directa contra las corporaciones. Y sobre todo si logran poner un palo en la rueda al “lobby” de las corporaciones más grandes del mundo. Estaremos atentos y mirando con simpatía a estos muchachos.



 

 


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

Vivir conectado


Vivir-Conectado

No puedo negarlo. Vivo conectado.

Soy un Neo de barrio, conectado a la Matrix buscando el modo de encontrar las cuerdas que me sirvan para mover ese mundo en beneficio de lograr cambios en el “mundo real” (entre comillas como si el mundo online no fuera real).

Ya cada vez son menos los que no lo entienden. Y los que lo ven despreciativamente. Pero cuando empezaba con estos temas, allá por la época de los BBS, pocos eran los que apostaban a que esos tipos raros se convertirían en los nuevos emprendedores y esas redes primitivas terminarían expandiendose hasta conectar en tiempo real y a costo casi cero a personas de todos los lugares del mundo.

Hoy el mundo cambio. Mark Zuckerberg y Matt Mullenweg son dos ejemplos del éxito de emprendedores que apostaron a una idea y cambiaron el mundo virtual.

¿Tu tía ya tiene Facebook? Es innegable. Internet ahora es popular. Poco a poco todos se van enchufando.

Si bien tiene su gusto sentir que teníamos razón, que eso que mirábamos desde su nacimiento está fuerte, consolidado y ha demostrado que puede resultar de interés al resto del mundo, algunos sentimos que estamos siendo “invadidos”. Ese gusto de sentirse parte de algo selecto, o como diría Alfredo Casero, “para entendidos” ha desaparecido.

Twitter fue el último espacio donde nos encontrábamos todos esos que creamos una comunidad que hoy esta creciendo a toda velocidad en nuestro país.

Ahora, que van entrando nuevos miembros, los usos cambian y encontramos nuevos usos para esta herramienta ya vieja para nosotros.

Ahora que estamos todos, conversemos.

Pero en este impulso que esta tomando la red, los medios tradicionales están siendo claves para incorporar estos nuevos públicos y para tratar de reproducir en esta red de microblogging la misma lógica que manejan hace años. Es decir, pocos emisores que son seguidos por miles y que interactuan entre ellos. El “Star System” de la TV trasladado a Twitter. La comunidad pasó de hablar de tecnología y otras preocupaciones nerds para pasar a comentar las últimas aventuras del chocolatero musculoso en lo de Tinelli. Ah si, y algo de política. Cancilleres que creen que la comunicación se basa en decir lo que quieren, sin filtro, y jefes de gabinete que se entretienen peleandose con periodistas de espectáculos. O peor aún, jefes de gobierno que escriben con faltas de ortografía mientras tocan timbre por Constitución.

Leyendo la revista Adbusters encontré varios artículos donde se impulsaba a la “desconexión”. Dejar el Iphone o el Blackberry durante una semana, apagar la TV, la Radio, y no navegar por Internet. Los resultados parecen ser muy prometedores. Los sujetos de estos experimentos, todos gringos de clase media con conciencia social, relataban su felicidad de abandonar por un rato el mundo virtual de la hipercomunicación para vivir como “antes”.

Progresos que no parecen tales cuando los analizamos. Gustos que lentamente se convierten en torturas autoinflingidas. Engaños consumistas que defendemos con pasión sin darnos cuenta que somos como hámsters corriendo en rueditas un poco más complejas.

Vivo conectado. Dudo.

¿Y vos?