#‎IceBucketChallenge‬: “Un Balde de Mierda”

por Leandro Cahn.

Desde hace varios días vemos por todos lados a famosos de todo el mundo tirándose un balde agua helada para llamar la atención sobre la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

Para comenzar, y no seguir engañando al lector que pudo haber entrado intrigado por el título: la campaña (la original , la que describiré más abajo) me parece GENIAL. Si todavía siguen acá y no se fueron enojados como cuando los portales de noticias nos prometen contenido en el título que luego no se encuentran en la nota, avancemos.

#‎IceBucketChallenge‬.
#‎IceBucketChallenge‬.

La campaña fue lanzada originalmente por el ex jugador de béisbol de la Universidad de Boston, Pete Frates, de 29 años, a quien le diagnosticaron ELA. Según mencionan distintos medios, la idea del agua helada se usa porque los pacientes con esta enfermedad dicen sentir algo parecido al repentino impacto de líquido a baja temperatura y es como una forma de sentir en carne propia uno de los síntomas.

Así, el desafío consistía en donar U$S 10 a la ALSA, organización americana que trabaja sobre el tema, en 24 horas o, en caso de no hacerlo, echarse un balde de agua helada. Si bien esto se inició hace algún tiempo, desde mediados de agosto no paramos de ver gente que se tira el balde de agua. Inclusive, en una nueva muestra de cómo las redes sociales penetran las agendas de los medios tradicionales, varios días después veíamos en TV como conductores de distintos programas se sumaban al desafío.

image

Sin embargo, como decíamos antes, el desafío era donar o, si no se hacía, “tener” que tirarse un balde de agua helada, no “querer” tirarse un balde de agua helada.

Creo que la campaña es sumamente novedosa porque introduce un nuevo concepto a la hora de pedir donaciones. Conocíamos campañas que utilizaban como “incentivo” la búsqueda de empatía con la causa, la culpa, el sentirse mejor ciudadano, y muchas otras razones (este post resume algunas http://frescoybatata.tumblr.com/post/45457962409/por-que-donan-los-que-donan). Conocíamos otras campañas que inclusive buscaban incentivos físicos para que, además, de alguna de las causas antes mencionada, la gente obtenga algo más: un producto, una remera, un disco, etc, etc, etc (pongo solo como ejemplo para que se entienda esta campaña de Fundación Huésped para el cumpleaños de Fernando Peña (https://www.huesped.org.ar/dona/putolindo).

Pero esta campaña agrega algo, una tercer categoría: la del anti-estímulo. Es decir, si no donás, tenés que hacer algo “malo” para vos.

Pero en esta era de memes, viralizaciones y etc, etc, de golpe tirarse algua helada dejó de ser algo malo para convertirse en algo cool. Tan cool, que en nuestro país hasta que esta semana el tema de la donación volvió de alguna manera a la palestra, nada se decía del motivo por el que veíamos a famosos -posta y aspirantes a- tirarse agua helada.

Algunos dieron la vuelta, como Charlie Sheen o Patrick Stewart. Aquel desafiando a su ex-productor en “Two and a half men” y a su reemplazante Ashton Kutcher.

Patrick Stewart cumpliendo el desafío tal como había sido planteado.

Es fácil, ex – post, explicar el éxito de la acción. Los tres vectores de los que siempre habla el amigo @foier están presentes: famosos mostrando su intimidad con humor. La fórmula infalible.

En el medio también produjo que Facebook se ponga en el centro de una acción con celebrities robándole cierto espacio a Twitter, como lo explica muy claramente esta nota de Mashable 

Aún así, la brutal viralización de la acción logró recaudar –aún “pervirtiendo” la consigna original muchísimo más dinero que si se hubiera cumplido la consigna a rajatabla. E inclusive quizás más que si se hubiera cumplido la consigna a rajatabla, pues supongo que no se hubiera viralizado de esa manera. Y aquí llegamos al título de este post: ¿qué hubiera pasado si aquel que no donaba era desafiado a tirarse un balde de mierda?

PD: En El Meme hicieron un buen resumen de algunos de los mejores videos del desafío http://elmeme.me/AnaGeekLogue/queres-saber-por-que-los-famosos-se-tiran-baldes-de-agua-helada-para-una-causa-justa_57173.

Lego: No todo es copado. #LegosinShell #BlockShell

 

Lego rompé tu alianza con Shell
Lego: Everything is NOT awesome

“Cada empresa tiene la responsabilidad de elegir sus socios y proveedores éticamente. LEGO dice que quiere dejarles a los niños un mundo mejor y sin embargo está asociado con SHELL, uno de los mayores contaminadores en el planeta que ahora está amenazando el Ártico”, dijo Mauro Fernández, coordinador de la campaña de Clima y Energía de Greenpeace en Argentina

LEGO: Everything is NOT awesome from Greenpeace on Vimeo.

ACTUALIZACIÓN: EL VIDEO FUE CENSURADO EN YOUTUBE. AHORA LO PODÉS VER GRACIAS A VIMEO.COM

Avión de Aerolineas a punto de chocar con otro avión en el aeropuerto de Barcelona

Escalofriantes imágenes de un aterrizaje fallido de un avión de UTair que al ver otro avión de Aerolíneas Argentinas en pista, levanta vuelo nuevamente para luego aterrizar sin problemas. Parece ser fruto de un grave error de la torre de control.

Ayer (5 de julio de 2014) en el aeropuerto de El Prat, un Airbus A340-300 (LV-FPV) de Aerolíneas Argentinas cruzaba la pista mientras se dirigía al punto de espera de la pista 25R por la calle de rodaje M. En ese mismo momento un avión de UTair procedente de Moscú debió abortar el el aterrizaje estando en aproximación final a la pista 02 pasando a pocos metros del avión argentino.

La arriesgada maniobra del piloto de lUTair evitó la colisión. El incidente quedó registrado en un impresionante video que se difunde en Youtube subido por el usuario Barcelona-El Prat In’tl.

Avión de aerolíneas Argentina a punto de chocar

Iceride: Pedaleando por el Ártico y contra Shell

Ayer, en Buenos Aires, cientos de personas salimos a pedalear bajo la lluvia al igual que en otras cientos de ciudades del mundo. La consigna era clara: Fuera Shell del Ártico.

En esta entrevista que me hicieron en Vorterix explico un poco de que va la cosa:

Aquí algunas imágenes y videos de esa inspiradora (Y fría) experiencia.

 

 

 

Nuestros amigos de Madrid también nos enviaron sus videos:

 

Ahora que lo viste, sumate firmando en www.salvaelartico.org

 

 Argentina


Si querés recibir las actualizaciones de Listao en tu email hacé click aquí

El hombre común

Por Eduardo Pavlovsky.
Autor, director y actor teatral.

W. Reich en las postrimerías de su vida escribió un artículo que denominó “Discurso al hombre común”. Lo escribió en 1946, sin intención de que se publicara jamás. Pero se publicó. Algo de ese artículo –de la música de ese artículo– me involucró para intentar pensar ciertas cosas de nuestra realidad actual. Me refiero al poco conocimiento que tenemos del pensamiento del “hombre común” de nuestro país. Conocemos poco de la subjetividad del ciudadano común. El que no se “mete” en política. Sólo vota. Que tiene su merecida y respetuosa “vidita”. Los “millones” que configuraron la complicidad civil. Los tucumanos que votaron a Bussi represor es un buen ejemplo. Fue atacada y diezmada solamente la militancia activa, que comprendía desde la lucha armada y los militantes pertinentes a las numerosas organizaciones que trabajaban en las villas, organizaciones de derechos humanos y todo tipo de organizaciones sociales. Es decir, el hombre comprometido con el destino de una vida más justa socialmente para su país y donde la desigualdad no fuera obvia y natural. Recursos humanos para todos. Ese sector fue brutalmente aniquilado por la dictadura y perseguido hasta sus últimos escondites. Sindicalistas, delegados de fábricas y gremialistas comprometidos. El 40 por ciento de los desaparecidos eran obreros. Tortura, robo de bebés, arrojo de prisioneros desde aviones al Río de la Plata, robo de propiedades, allanamientos diarios, vejaciones y tormentos de todo tipo. Un Terrorismo de Estado organizado y entrenado por los militares franceses que combatieron en la guerra de Argelia. Hubo hasta un alto grado de sofisticación en la represión cultural. Dentro de ese sector 30.000 desaparecidos. Detenidos, exilios y exilios interiores que vivieron con terror esos años de plomo. Pero fuera de ese sector esquilmado, muerto y perseguido existía una franja enorme de millones de personas que permanecieron indiferentes o no afectadas directamente en su vida diaria o desconociendo las desapariciones y asesinatos.

Ultimamente nos sorprendió la manifestación de Blumberg que convocó a decenas de miles de personas en reclamo por una nueva doctrina de seguridad nacional. Siempre nos sorprendemos del fascismo agazapado y latente. ¿Cuántos millones apoyaban esa marcha por TV? Hoy comienzan a aparecer. A tomar cuerpo. A hacerse visibles. En todas sus formas. Desde la desaparición de López hasta las cartas amenazantes. Y pareciera que ya están organizados para alguna marcha reivindicatoria de la Otra justicia. Sin lugar a dudas la profundización de los juicios los va a envalentonar. La señora Pando no es la señora Siro, “estábamos mejor con los militares, mis hijos podían salir a bailar, había seguridad en las calles, estábamos bien económicamente” (por Radio 10). Hace pocos días la manifestación de las organizaciones de derechos humanos molestó a un hombre que gritaba: “prefiero la dictadura al caos de esta democracia” (subjetividad del hombre común de W. Reich).

El apoyo del Presidente a todas las organizaciones de derechos humanos no deja de ser un fenómeno minoritario dentro de este punto de vista. La increíble epopeya de las Madres y Abuelas desde 1976 conmovía sólo a un sector del país. Sólo a un sector minoritario (no más de un millón). No nos engañemos, la mayoría silenciosa, la masa gris astizforme, eran millones. Desde el Gobierno se realizaron importantes manifestaciones culturales y políticas.

La película de Renán La fiesta de todos –sobre el glorioso triunfo en el campeonato del ’78 y la felicidad del pueblo argentino– y el cierre de Félix Luna explicando por qué fue eso, una fiesta de todos. Tampoco nos olvidemos de la salida de Galtieri al balcón en Plaza de Mayo durante la invasión a Malvinas. Hay que ver ese noticiario y ver los brazos en alto de la multitud cuando apareció el dictador de turno. En el ’76-’77 jamás escuché hablar en las tribunas de las canchas de fútbol del gobierno y de los desaparecidos. Y no era por miedo. Era un problema de otros. Perón decía que un sector de los militares, muy minoritario, era inteligente y culto; otro sector era en cambio bruto, cerrado e inculto y, en el medio, había un gran sector volátil que no pensaba pero estaba siempre atento a moverse hacia los sectores del poder. Olían el poder. Eran los peores. Queremos a veces pensar que el pueblo sufrió la dictadura en su conjunto. Y es un tremendo error. Solo el sector más radicalizado y pensante la sufrió. La mayoría vivía indiferente. Esa gran complicidad civil es la que sostuvo el Terrorismo de Estado. El famoso 2×1 de las compras de la clase media.

Se puede creer que el fenómeno de la desaparición de López involucra a la población. Es una herida institucional tremenda que afectará a futuros testigos. Pero al hombre común –tomando a W. Reich– no le afecta el problema, aun cuando esté bombardeado por los medios. La subjetividad del ciudadano común –aquel que no se mete en política– es la que desconocemos. Además es volátil (usando los términos de Perón). De la misma manera que hoy apoya masivamente al Presidente, podría dejar de hacerlo mañana. Sabemos poco. Aun sabiendo que las circunstancias hoy son diferentes no nos olvidemos de que el pueblo votó tres veces a Menem como presidente. Hoy ya lo olvidó. Se corrió de lugar. Ya Menem no gana ni en La Rioja. El hombre común lo olvidó. No existe.

Realizamos un mal diagnóstico de situaciones porque desconocemos la subjetividad del hombre común. Esto es peligroso, porque esa mayoría hoy no tan silenciosa tiene la fuerza de la sorpresa, de su organización. Son millones de “indiferentes”. Cuando Videla inauguró el mundial en River, hubo tímidos silbidos y aplausos concertados. Videla les había regalado la fiesta y no fue repudiado. Yo estuve en 1956 viendo desde la tribuna cómo Argentina le ganaba a Italia 2 a 0. Cuando entró Aramburu, 50.000 personas silbaron simultáneamente. Fue la música más ensordecedora que he escuchado en mi vida. Era silbido de odio. No de indiferencia. Había policías dentro de la tribuna. Me consta. Pero qué se podía hacer: ¿prohibir silbar a 50.000 almas?

Los piqueteros y sus marchas y las “molestias del ciudadano común”. Los piqueteros eran el retorno de lo reprimido. El otro país. Los cuerpos desperdiciados. El ciudadano común es indiferente a los 10.000.000 de argentinos que viven con el subdesarrollo de los recursos humanos. Pero, en cambio, puede acompañar a Blumberg en sus marchas porque tiene miedo. Siempre tuvo miedo. Es su característica singular. El miedo a perder algo. Por eso lucha por una nueva doctrina de seguridad nacional. Con penas mayores para los menores. Ni siquiera relacionan la pobreza con la inseguridad. Con una buena doctrina de seguridad se termina todo. Piensa además, como dice Bauman, “culpar a la biografía del sujeto a conseguir empleo, y el sujeto juvenil se siente culpable de no poder estudiar o trabajar”. Todo se transforma en un problema individual. Un ciudadano común me dijo en Alemania que “si uno no era judío y no criticaba a Hitler se pasaba bien” (subjetividad del hombre común de W. Reich). Bergoglio dijo en Luján que tenemos que terminar la discordia entre hermanos argentinos. Y de esta manera se agrava la polémica entre la Iglesia y el Gobierno.

Yo hubiera preferido que se refiriera a la desaparición del hambre y la indigencia. Esa es su misión pastoral. La de Jesús, a la que pertenece.

Me cabe una reflexión, ya que los juicios a los militares recién empiezan. Yo no dudo de que se deben realizar. Pero el Gobierno debe prevenirse con diagnósticos políticos y sociales de lo que puede avecinarse. Un buen diagnóstico situacional de lo que puede ocurrir. En ese sentido López podría ser la punta del iceberg.

Minifalda

Como muchos de uds saben hace poco viajé a Rumania.

Parece que mi visita fue ejemplificadora y colaboré con la nueva conformación cultural post comunista de este interesante país.

Si no imaginan de que estoy hablando por favor leean el siguiente artículo extraído de Yahoo Noticias.

Médicos rumanos exigen que las enfermeras utilicen minifaldas

Los doctores de un hospital ubicado en un pequeño pueblo rumano quieren que todas las enfermeras vistan minifaldas.

Los galenos del municipio de Iasi, situado en el noreste de Rumania, escribieron una carta a la Casa Nacional de Seguridad Sanitaria exigiendo que las ayudantes usen faldas cortas. Además, protestaron contra los uniformes, a los cuales consideran que están “fuera de moda”.

Mientras la demanda está siendo estudiada por la institución, el doctor Iulian Serban, autoridad médica local, esgrimió su punto de vista: “creo que todas las enfermeras y médicas deberían usar minifaldas. Eso sería más elegante”.

Tags: Rumania, minifalda, Europa del Este, noticias, Iasi, medicina

Nos siguen pegando abajo.

Jorge Julio López, cuya declaración fue clave para condenar al represor Miguel Etchecolatz sigue desaparecido.

Lo buscan por todos los medios. Y no aparece.

En cambio, lo que aparece es el miedo.

La Corte Suprema pidió “la debida protección de los testigos” que comparecen ante los Tribunales, para así “garantizar el ejercicio de la función jurisdiccional” del sistema de Justicia.

Pero la Justicia reclama que alguien le de bola, pero 30 años después los mismos hijos de puta, se cagan en ella y siguen con sus métodos.

¿Y que hacemos nosotros?
¿Miramos?
¿Protestamos?
¿Seguimos con el no te metás?

O lo que es peor, ¿Seguimos indiferentes como si nada?

PROGRAMA DE CAPACITACION: Apoyo a emprendedores

Fundación Par convoca a participar del programa de Apoyo a Emprendedores para personas con discapacidad motora y/o sensorial, con capacidad de liderazgo y espíritu emprendedor. Se repartirán 30.000 mil pesos entre los ganadores a modo de créditos solidarios. La inscripción vence el 30 de septiembre.

(INFOCIVICA, 27 de septiembre de 2006).- La Fundación Par abrió la convocatoria para participar del programa de Apoyo a Emprendedores para personas con discapacidad motora y/o sensorial. El objetivo es capacitarlos y fortalecerlos para que puedan desarrollar sus propios negocios o empresas, de forma totalmente gratuita.

La invitación es para que todas aquellas personas con capacidad de liderazgo y espíritu emprendedor presenten una idea de negocio. Es requisito fundamental ser mayor de 18 años, tener algún tipo de discapacidad motora y/ o sensorial y vivir en Capital Federal o G.B.A.

Del total de ideas presentadas se seleccionarán 30 finalistas que recibirán un curso de capacitación intensivo. Se repartirán 30.000 mil pesos entre los proyectos ganadores a modo de créditos solidarios y se les asignará un mentor voluntario que los asesorará y acompañará en la puesta en marcha del negocio.

Par se planteó el objetivo de capacitar y fortalecer a las personas con discapacidad para que a través de sus capacidades puedan generar sus propios microemprendimientos, teniendo en cuenta que entre las personas con discapacidad, el nivel de desempleo asciende al 75% y cuyas oportunidades de ingresar al mercado laboral son cada vez más escasas y limitadas.

Fundación Par es una organización no gubernamental sin fines de lucro, cuya misión es la de promover la integración de personas con discapacidad y fortalecer en la sociedad el derecho de igualdad de oportunidades.

Bajo el lema “a igual capacidad, igual oportunidad”, trabajan en la promoción y formación laboral de personas con discapacidad motora y sensorial, sin compromiso mental, para que puedan integrarse al mundo laboral como trabajadores competitivos.

Para mayor información comunicarse con la línea gratuita de atención y consulta de la Fundación Par: 0800-122-3727. Las bases y condiciones se pueden consultar en el sitio www.fundacionpar.org.ar Para contactos de prensa contactarse con Luciana Mantero al 4772-8892 int 147 o 155 247-8470, o por correo electrónico a luciana@fundacionpar.org.ar

El Papa se cagó

Benedictó reculó. Si hizo el cheronca con el Islam, pero se armó flor de quilombo y ya se vió cagado a tiros como su sucesor.
Así, que por las dudas, salió a aclarar que no había querido decir lo que dijo. Como siempre, es culpa de los periodistas “que lo malinterpretaron”. (¿Lo asesorará Corach a este?)

Acá la nota.

Los errores estratégicos de Israel

por Claudio Fantini, Politólogo, autor de “La sombra del fanatismo”.

Mala imagen mediática, deficiencias del Mossad, lentitud para tomar decisiones, falta de mística. Las razones que, pese al poderío militar, le impiden lograr sus objetivos.

Desde la colina frente al campo de batalla, el catalejo de Napoleón veía un puñado de héroes avanzando con inusual coraje sobre la artillería rusa que defendía Sbodonovo.

En La “Sombra del Aguila”, novela de Arturo Pérez Reverte, el flanco derecho del ejército francés había sido diezmado y sin cobertura alguna, los soldados españoles del Batallón 326 de Infantería avanzaban, bayonetas erguidas y a paso redoblado.

En realidad, el plan era acercarse lo más posible a las líneas enemigas y luego sacar bandera blanca para desertar en masa. Pero Napoleón se emocionaba convencido de que los ibéricos estaban dando una lección de valentía, entonces envió un escuadrón de caballería a apoyarlos, por lo que el plan de deserción naufragó y los soldados del Batallón 326 de Línea terminaron condecorados con la Legión de Honor.

La dimensión mediática de las guerras actuales es como el catalejo de Napoleón en la batalla de Sbodonovo. Poco importa lo que en realidad ocurre; lo importante es lo que ve (o cree ver) el ojo de la opinión pública mundial. En esa dimensión donde predominan las sensaciones pero se dirimen victorias y derrotas, Israel fue doblegada. Ocurre que Hizbollah tenía plan y estrategia para esa batalla mediática a la que el Estado judío ni siquiera tuvo en cuenta. Por eso Hassan Nasrallah se fortaleció políticamente, a pesar del fuerte golpe que recibió su estructura militar.

No es que la mirada internacional distorsione la realidad. En rigor, el ojo del mundo ve el grueso de lo que ocurre. La cuestión está en cómo interpreta lo que ve. Al Napoleón de la novela, su catalejo le mostraba la realidad y era su interpretación la que la distorsionaba; aunque lo que contaba era su interpretación y no la realidad misma.

En el caso del último conflicto en Oriente Medio, el fundamentalismo chiíta consiguió, merced a sus alianzas políticas regionales e internacionales, que en la retina del mundo quedara la imagen que más lo favoreció.

Y como Israel no tuvo ni plan ni estrategia para batallar en esa dimensión, muchos aspectos de la realidad de esta guerra no tuvieron impacto alguno en la sensación dominante.

Por ejemplo, en términos generales, los bombardeos sobre Beirut lograron precisión quirúrgica, sin embargo la impresión generalizada fue de devastación total.

En la realidad, las bombas cayeron, en el barrio chiíta Jarat-Jaraik, sobre el cuartel general del Hizbollah y sobre el reducto de la Mujabarat (espionaje sirio); en Dajia, el enclave donde habita la dirigencia chiíta, los misiles impactaron residencias de los popes del partido de Dios; en el centro un proyectil demolió el edificio de nueve pisos totalmente ocupado por oficinas de la nomenklatura que rodea a Nasrallah.

El resto de las bombas cayeron sobre el depósito sirio de armamentos que está en el puerto de la ciudad y en las dos radios del ejército libanés que sus encargados chiítas habían puesto al servicio de la milicia. Por cierto, todos los puntos atacados están en un radio urbano de gran densidad poblacional y los daños a personas y residencias civiles fueron muchos, lo que no quita la alta precisión lograda, aunque de poco y nada sirvió para evitar que la sensación dominante sea la de bombardeos indiscriminados y arrasadores que redujeron Beirut a escombros.

Además de la pérdida casi total de sus estructuras edilicias, Hizbollah sufrió graves daños en sus cuarteles y bases misilísticas instaladas en el valle de la Bekaa y en la región de Balbek; de todos modos, en la opinión pública internacional quedó la sensación de que la milicia salió prácticamente intacta debido al entusiasmo israelí por ensañarse con la destrucción exclusivamente civil.

La percepción internacional tampoco deparó en la estrategia de victimización del propio pueblo que puso en práctica Nasrallah, ni en la indignación provocada en buena parte de los libaneses, que se sintió arrastrada a una guerra por una organización étnico-religiosa que coordina sus acciones con Damasco y con Teherán, en lugar de hacerlo con los otros partidos y organizaciones del Líbano, incluido el propio gobierno.

El significativo logro de Hizbollah en la opinión pública mundial se debió, por un lado, al eterno y bíblico error de buscar en todos los conflictos de Oriente Medio un David y un Goliat; y por otro lado a la novedosa y paradójica alianza que en los últimos años establecieron a ciertas izquierdas de furioso antinorteamericanismo con gobiernos y grupos de religiosidad oscurantista. Por caso, en Latinoamérica, el chavismo fue una usina de fuerte influencia en la visión de la prensa sobre este conflicto.

Obviamente, la superficialidad periodística y la obsesión por el rating aportaron lo suyo. Por caso, en la Argentina, la televisión se abocó irresponsablemente a realizar debates enfrentando a miembros de las comunidades locales árabe y judía, lo que además de resultar infructífero para el análisis y la comprensión, equivale a importar odios viscerales que hasta el momento no habían desembarcado en la diáspora.

El error de Israel no estuvo sólo en la dimensión mediática de la guerra. El conflicto demostró que el Mossad ya no es ese servicio de inteligencia de precisión milimétrica a la hora de captar planes y estructuras enemigas; mientras que el general Dan Halutz dedicó las tres primeras semanas a bombardear la franja de cinco kilómetros de profundidad a partir de su frontera y los puntos clave de Beirut, mientras que el grueso de la artillería, los bunkers y los cuarteles milicianos estaban en la franja que va desde los diez kilómetros hasta el río Litani.

El posicionamiento de Hisbollah imponía una ofensiva por tierra en gran escala pero, cuando el mando israelí se decidió a lanzarla, ya era demasiado tarde debido a que el clima internacional dominante imponía un cese de las acciones militares. En síntesis, Israel dilapidó tiempo y por eso no pudo alcanzar los objetivos que se había planteado: aplastar totalmente a la milicia chiíta.

Lo que vino a renglón seguido también estuvo a la vista del mundo y, sin embargo, no fue claramente percibido: mientras la prensa israelí criticaba abiertamente al primer ministro Ehud Olmert, al ministro de Defensa Emir Peretz y al general Halutz, soldados y efectivos de la reserva deliberaban en asambleas y denunciaban sueltamente ante las cámaras de televisión las fallas tácticas y estratégicas del Tzahal (fuerza de defensa), pidiendo la renuncia del generalato en pleno.

En Oriente Medio, donde los ciudadanos nunca cuestionan en público a los gobernantes, resultaría insólito ver soldados y reclutas denunciando errores y criticando a generales y líderes. Es más, tal imagen es poco común incluso en buena parte de Occidente. Sin embargo, la prensa internacional no subrayó esta significativa particularidad.

Ahora bien, el debate en el que se sumergieron los israelíes debiera ir más allá de los errores estratégicos. En la última década y media, el país judío dio un sorprendente salto a la opulencia. Los rascacielos y las autopistas le dieron a Tel Aviv el perfil de una urbe del mundo desarrollado. Junto con la opulencia económica, creció el poderío militar. Sin embargo, esta Israel tan poderosa no puede alcanzar los objetivos que se plantea en un conflicto de escala limitada.
El debate debiera poner a Israel de cara a sí misma.

La Israel recién nacida de los kibutz y de los inmigrantes, ganaba guerras contra varios ejércitos que la atacaban simultáneamente; sus espías realizaban con éxito las acciones más osadas y complejas; sus soldados eran feroces y virtuosos combatientes, mientras que sus generales eran brillantes estrategas al servicio de lúcidos y austeros gobernantes.

Aquella era una Israel gobernada por una izquierda democrática, que no tenía corrupción política y ostentaba niveles de igualdad tan llamativos como sus logros científicos y el esfuerzo pionero que transformó la geografía.

En cambio en esta Israel opulenta, la desigualdad se instaló en la sociedad y la corrupción se abre paso en el poder. Posiblemente, la relajación y la pérdida de mística que trae la opulencia explique también lo remotamente lejos que parecen haber quedado los gobernantes lúcidos y austeros como Ben Gurión y Golda Meir, y los geniales estrategas como Yitzhak Rabin y Moshé Dayán, ahora que a Ehud Olmert le investigan una ostentosa mansión en Jerusalén y generales como Halutz hacen la guerra desde el aire, procurando sin éxito lo que logró el general Wesley Clark en la guerra de Kosovo: ganar con cero baja en las filas propias.

A tales profundidades debiera llegar el debate de los israelíes en el intento de explicar por qué hoy, con tanta riqueza y poderío militar, no se alcanzan los objetivos que la Israel de las primeras décadas alcanzaba con mucho menos poder y mucho más idealismo.

A renglón seguido, deberá también analizar la dimensión mediática de los conflictos; ese espacio donde la realidad real no siempre se condice con la realidad percibida. Como el catalejo de Napoleón, que en la batalla de Sbodonovo veía una ofensiva heroica en lo que, en realidad, era un intento de deserción en masa.

Una muy buena noticia: Otro nieto que recupera su identidad

Abuelas encontró al nieto 84

El joven, de 28 años, es hijo de una pareja desaparecida en la última dictadura militar; para ubicarlo utilizaron métodos alternativos a la extracción de sangre; su apropiador está detenido

Una nueva familia recuperó por estos días la sonrisa con la confirmación que los datos genéticos de un joven correspondían efectivamente a su nieto tan buscado.

Después de 28 años de búsqueda, las Abuelas de Plaza de Mayo dieron con el nieto número 84 que la organización ya encontró, que es hijo de Liliana Clelia Fontana y Pedro Fabián Sandoval, secuestrados y desaparecidos por la última dictadura militar.

El joven, de nombre Alejandro –tal como le pusieron sus apropiadores-, fue hallado gracias a un nuevo método de reconocimiento del ADN que evita la extracción de sangre en los casos en los que los involucrados se niegan a hacerlo.

Esta no es la primera vez que se identifica a un nieto con este método. Abuelas encontró también a una joven mediante la utilización de cabellos, cepillos de dientes, o ropa.

Este joven hallado, anunciado hoy mediante un comunicado por la organización que preside Estela de Carlotto, fue apropiado en enero de 1978 luego de que su madre diera a luz en el campo clandestino de detención conocido como “Club Atlético”.

Según confiaron desde la entidad a LANACION.com, el apropiador de Alejandro pertenecía a la Gendarmería y actualmente está detenido.

“Liliana y Pedro fueron secuestrados por las fuerzas conjuntas el 1º de julio de 1977 mientras compartían una cena familiar en su casa de Caseros, en la provincia de Buenos Aires. Según cuentan los familiares, se escucharon fuertes golpes en la puerta de acceso a la vivienda y en cuestión de segundos cuatro individuos de civil con armas cortas y largas se llevaron a Pedro y Liliana”, relataron las Abuelas en el comunicado.

En ese momento, Liliana estaba embarazada de dos meses y medio. Según el relato de algunos sobrevivientes, ambos estuvieron en El Atlético desde donde la mujer fue trasladada para dar a luz. Nunca más volvieron a verla.

Negativa. Como Alejandro se negaba a hacerse la extracción de sangre para posibilitar el examen de ADN, la Justicia autorizó a recoger objetos personales de su domicilio para extraer muestras y poder constatarlas con la información genéticas de los familiares.

A pesar de que tuvo que mediar la Justicia, el joven aceptó a su nueva familia y quiso conocerla. “Pensamos que así como fue resistente a sacarse sangre se iba resistir a la relación familiar, pero inmediatamente quiso conocer a su familia biológica. Fue con su esposa y su hijito recién nacido para conocer a sus abuelos maternos, a sus tíos y a sus primos”, dijo Carlotto a la agencia DyN.

“Fue rápido en tomar a su familia como propia, incluso su correo electrónico lo cambió por su nombre verdadero. Hubo una aceptación total y desde un primer momento programó salidas y encuentros”, agregó.

Según informó Abuelas, el 14 de julio de 2006 – luego de recibir el informe de Banco Nacional de Datos Genéticos- la jueza federal María Romilda Servini de Cubría informó a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad que estaban los resultados. El 7 de agosto, integrantes de la Conadi y del juzgado se reunieron con el joven para darle la noticia: su sangre era en un 99,99 por ciento igual a la de Liliana y Pedro.

Para los familiares, a partir de ahora Alejandro será Pedro, como quisieron llamarlo sus padres biológicos.