Ósculos

La plaza acumula las alegrías pasajeras del efímero amor de la pareja. A pesar de saberlo, ellos se besan. Y el mundo desaparece. Sólo quedan los corazones entrelazados en ese largo beso. El resto pasa y mira, pero ellos no lo notan. Están demasiado ocupados.
Un perro intenta comer su cola, tan absorto en lo suyo como ellos en lo de ellos.
Termina el beso, termina el perro.
Ya no existe la pareja ni la plaza. Tampoco el perro. O vos. O este relato.
No existe la vida más allá de los besos.

Ósculos

Ósculos

Una opinión por “Ósculos

  1. Daiana

    Muy bello. Muy cierto.
    Debería encontrar a alguien que me bese en una plaza o bien comprar unas orejas y cola de perro.
    Creo que la segunda podría funcionar Jaja
    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *