Las 10 pinturas argentinas que tenés que conocer (¡Y disfrutar!)

Siempre veo posteos en otros blogs con listados de todo tipo de cosas. (Las 10 mejores piletas del mundo, las 250 fotos de cachorros más tiernas del mundo, y otras tantas yerbas). Hoy, me dispuse a hacer una sobre algo que me gusta pero sobre lo que soy solo un espectador ignorante: La pintura.

Argentina ha dado grandes artistas de todas las disciplinas, y hay mucho para disfrutar, pero hoy te propongo hacer un recorrido por las 10 pinturas argentinas que no podés dejar de conocer. Obviamente, la elección solo depende de mi gusto, pero en los comentarios podés agregar la que más te gusten a vos.

Disfrutalas en el post, y si podés andá a verlas en vivo.

1- “La sopa de los pobres” (1884)

Esta pintura de Reynaldo Giudici fue pintada en Venecia y fue premiada en la Exposición de Berlín. Hoy podés verla en el Museo Nacional de Bellas Artes (Buenos Aires, Argentina). 

“La escena elegida es la vivienda de la clase más pobre de Venecia. Una taza de sopa a cada uno de la familia constituye la comida. Todas las edades están representadas; el hijito, los obreros de edad mediana y el abuelo. Los vestidos atestiguan la pobreza. Allí no hay pretensión de comida en forma regular. La mesa no ha sido puesta. La vajilla no aparece, con excepción de una taza y una cuchara para cada uno. La olla de sopa está humeante. Varios trozos de pan se amontonan en un estante. Uno de los hombres empina su tasa para apurar el contenido hasta la última gota. Una muchachita insatisfecha busca más. El abuelo se levanta, quizá para volver a llenar su tasa. Aunque la escena represente la vida miserable, allí no hay apariencias de crimen ni de vida libertina. Los vestidos están usados, remendados y andrajosos. Las facciones son rústicas, las manos sucias. El cuadro nos da a entender lo que han conseguido por el duro trabajo diario. El artista de la Argentina ha evocado una escena, que, por su naturalidad, despierta fuertemente la simpatía.”
Fragmento de la revista norteamericana The Forest City en su edición del 4-8-1904.

 

"La sopa de los pobres"

2- El amor o Germinación de la tierra (1946)

Esta pintura de Antonio Berni “El amor” o “La germinación” es un mural complejo desde su temática y significado. El artista propone la germinación de la vida ayudada por el sol, representado por una figura viril y figuras simbólicas que representan el amor y la acción del hombre en la naturaleza.
Este mural se destaca por sus fuertes contraposiciones: trabajo y descanso, vida y muerte, cielo y tierra. Sus colores vibrantes ayudan aún más a entender la fuerza y la vida que representa.

Para verla sólo tenés que ir a visitar las Galerías Pacífico.

El amor o Germinación de la tierra (1946)

El amor o Germinación de la tierra (1946) de Antonio Berni

 

3- Vuel Villa (1936)

Este cuadro de Xul Solar, puede verse en el museo que lleva su nombre, ubicado en la calle Laprida 1212 de la ciudad de Buenos Aires.

En una nota en La Nación Alicia de Arteaga, explica como admirar esta magnifica obra:

Vuel Villa flota en el espacio frente a la costa, cerca de una ciudad terrestre. La sostienen globos aerostáticos y la impulsan hélices accionadas por motores que despiden densas humaredas. Sobre la cubierta se erigen extraños edificios, chimeneas y aparatos.

En las terrazas y los miradores de la ciudad terrestre, algunos habitantes observan la insólita aparición.

Muchas veces, en sus visiones místicas, Xul escribió sobre urbes esotéricas, utópicas, ajenas a las conocidas versiones catastróficas y apocalípticas. En uno de esos textos delineó los rasgos de una ciudad “que cualquier día podría presentarse sobre el horizonte, asomarse entre las nubes”, como si navegara por los aires. En el mismo relato, el pintor cita un párrafo del Apocalipsis en el que Juan dice: Vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, descender del cielo por la mano de Dios, compuesta, como una novia engalanada para su esposo. Xul imaginaba que Vuel Villa sería un centro móvil de cultura de imprevisibles perspectivas.

 

Vuel Villa - Xul Solar

Vuel Villa – Xul Solar

4- La fuente de la sabiduría (1995)

la fuente de la sabiduria
A Pérez Celis me une, no solo la admiración a sus obras, sino el barrio donde pasó su infancia y donde comenzó a aprender a pintar: Liniers.

Esta obra podés verla cerca de Liniers, pero un poco más al oeste, en la Universidad de Morón.

5 – El Despertar de la Criada (1887)

El Despertar de la Criada - Sivorí

El Despertar de la Criada

Este famoso cuadro de Eduardo Sívori fue pintado para ser presentado en Salón Anual de París de 1887. En su momento, cosechó algunas críticas de la prensa francesa por la temática y la forma en que el autor presentaba a la protagonista de la obra.

En Buenos Aires la obra se expuso en la Sociedad Estímulo de Bellas Artes en forma privada: solo con invitación especial se podía ingresar a la sala para poder observarla.

Según “La Nación”:

En el ambiente artístico porteño, esta pintura fue un verdadero escándalo debido a la representación de los detalles del cuerpo de una mujer de clase baja, en tamaño natural, apelando a una descripción directa de la realidad.

Hoy esta obra puede verse en el Museo Nacional de Bellas Artes.

6 – La canción del pueblo (1927)

La Canción del Pueblo

La Canción del Pueblo

Esta hermosa vanguardista obra de Emilio Pettoruti, puede verse en el Malba.

7 – Manifestación (1934)

Manifestación

Manifestación

Otra impactante obra que se puede ver en el Malba es “Manifestación” de Antonio Berni.

Esta obra que refiere a situaciones dadas en la crisis del 30 con sus impactos económicos, sociales, y políticos que muestran el compromiso del autor con la situación de su época. El realismo de su obra impacta y retoma una temática que se une a mi cuadro favorito (ver puesto número 10)

Dice Alicia de Arteaga en La Nación:

“Con respecto a la imagen, hay que decir que es de una armonía y equilibrio superlativos. La superposición de rostros y expresiones dentro de una perspectiva acelerada desde una vista elevada hacen de Manifestación una imagen emblemática del arte nacional. Cada uno de los rostros posee una expresión propia.”

 

8 –  Tarde Clara

Tarde Clara

Tarde Clara

Fernando Fader es un gran pintor argentino que me gusta mucho. Esta obra se puede ver en el Museo de Arte de Tigre.

9 – Desembarco tropas aliadas

Desembarco Tropas Aliadas

Desembarco Tropas Aliadas

Esta famosa obra de Cándido López, puede verse en el Museo Histórico Nacional.

10 – Sin Paz y Sin Trabajo

Y para terminar mi cuadro preferido que se puede apreciar en el Museo Nacional de Bellas Artes. Es un óleo pintado en 1894 por Ernesto de la Cárcova.

Este año refleja la crisis económica argentina de fines del siglo XIX. La fuerza de la obra es arrolladora. Un trabajador golpea impotente una mesa, en la que sólo reposa una herramienta que no puede ser usada. Afuera la policía reprime una manifestación. Y la mujer, posiblemente su mujer, amamanta a un bebe a pesar de su evidente debilidad.


Sin Pan y Sin Trabajo

“Sin Pan y Sin Trabajo” de Ernésto de la Cárcova

Ingresá tu email:

Delivered by FeedBurner

5 opinión por “Las 10 pinturas argentinas que tenés que conocer (¡Y disfrutar!)

  1. Genie Toledo

    Realmente nuestros pintores son magníficos con una maravillosa escuela , me hubiera gustado ver incluido también a Soldi y a Quinquela ,entre muchos otros exquisitos. pintores argentinos

  2. Hernan Post author

    Muchas gracias.

    Es cierto. Son dos grandes que quedaron afuera en esta tanda. Pero tenés razón que tienen méritos para haber sido incluidos.

  3. Julian

    Buena nota pero con un error garrafal, falto Quinquela, un error que no hayan incluido a tamaño artista.

  4. Hernan Post author

    Es cierto. Pero si bien es uno de los más grandes, no entraba en mi top ten. Pensá que es algo muy personal. Pero reconozco que tendría que incorporarse al menos como un puesto 11.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *