Moisés me enseñó sobre racismo

En este país de “crisol de razas”, el racismo nunca desapareció. Y cada día se reproduce en base a prejuicios y temor a lo diferente. Mientras discutíamos sobre los bolivianos que viven en Argentina con otros miembros del grupo de Facebook, “Gente de Liniers”, me enojaron y entristecieron bastante las agresiones que leía. Pero me llegó un mensaje privado de Moisés por privado (a quién no conocía) y me contó su historia.

Acá reproduzco parte de su carta con su permiso:

El racismo está en el idioma; estamos culturalmente educados para resaltar la diferencia. Yo me crié acá, pero en Bolivia también se hace, el del oriente boliviano discrimina al del occidente, la diferencia entre cambas y collas o entre aymaras y tinkus o quechuas, es así.

La educación y el cambio está en uno, en valorarse y hacerse respetar y por supuesto en respetar al otro.

Yo hice la secundaria en el Comercial 32 y tenía un compañero que cuando se enojaba conmigo su insulto era decirme “boliviano”. Una vez, otro compañero saltó a defenderme y trató de pararlo para que no lo hiciera más. El otro se sonreía por esto, y yo le dije a mi amigo que se quedara tranquilo, y le pregunté si el se hubiera enojado si alguien le dijera “argentino”. Obviamente dijo que no, y le dije que eso les puede parecer un insulto a ustedes que son argentinos pero a mí no; si yo soy Boliviano. Ese compañero nunca más me llamo boliviano y fuimos buenos compañeros.

Ahora, la realidad de muchos otros chicos es que aun siendo bolivianos se sienten mal con que se lo digan, o les hagan notar sus raíces. Muchos niegan su origen y son más argentinos que los que ya tienen generaciones en este país, y es lo que se ve, yo lo veo. Yo soy abogado, me gusta este país, tuve la oportunidad de estudiar y recibirme, y aun con las diferencias respeto a los paisanos por sus cosas positivas, su esfuerzo, su voluntad de trabajo, y es algo que muchos no ven.

Estoy de acuerdo con que toda generalización es mala, pero no es posible evitarla, es difícil mostrar que soy un profesional que esta en el país, pago impuestos y voy de vacaciones en Argentina. El que quiera ver mal las cosas, las va a ver. Va a pensar que yo le robé la oportunidad a un argentino, que uso los recursos del Estado, que uso los hospitales y un montón de falacias que no podría poner argumento atrás de esas palabras.

Discutir no tiene sentido, yo solo tengo mi ejemplo y mi ser para mostrar, y lo que soy no puede ser ocultado por mentiras, pero tampoco va ser resaltado como una verdad. Por eso ser la anónima verdad de mi propia vida es suficiente para mi, y no me molesta ni me agrede lo que leo.

Saludos. Y Buenas tardes.

Moises Michael Nuñez Burgos

Moises Michael Nuñez Burgos

Moises Michael Nuñez Burgos tiene 33 años y es abogado. Nació en Santa Cruz de la sierra, Bolivia. Su padre vino a hacer una maestría en derecho laboral y se quedó. Se recibió en la Universidad de Buenos Aires, luego hizo un curso en Inglaterra y actualmente dicta clases de derecho administrativo, mientras cursa la maestría de derecho administrativo de la UBA. Además trabaja en el estudio conjuntamente con su padre.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *