Cacerolazo organizado por el campo por SMS

El campo organizó un apagón y cacerolazo hoy a las 20. La movilización se armó vía SMS. Yo recibí uno, y a la hora indicada miré por la ventana.

Pero por mi barrio, salvo un auto que pasó tocando la bocina, nadie más se sumó.

.

7 opinión por “Cacerolazo organizado por el campo por SMS

  1. Anonymous

    El problema más grande no es la adhesión o no al golpecito en la ¿cacerola?, sino la imagen que se construye desde los medios de ese hecho y que la gente digiere y asimila sin pensar mucho más.
    En estos días he visto y leído cosas increíbles sobre esto, hasta una denostación de CFK por venir de una universidad del orto y ser una guerrillera (Es difícil imaginársela en una trinchera, no?)
    Pero la sociedad es ante todo consumista, y consume información donde se la venden, en los medios. Y consume ideología, por la incapacidad absoluta de generar algo distinto.
    Saliendo del tema, espero siempre su intervención en Zaratustra, una voz pensante en medio de tanta idiotez. Siempre cuidando el terrenito de la individualidad y el progreso económico, y hablando desde una pseudo cultura desde la que suponen que su palabra tiene más validez. Pero los sigo leyendo, porque cuando se me pasa un poco la bronca, me divierte muchísimo leer los procedimientos desde los que exhiben su soberbia.

  2. T.ao.

    Gracias por los comentarios.

    Ahora lo estoy viendo a Hugo Biolcati, el vicepresidente de la Soc Rural, participando de la protesta en la calle.

    Debe ser la primera vez que participa de algo así.

    Por dios..

  3. alguienmásdelmontón

    Y mientras hay cacerolazos de clase media que no sabe bien qué es lo que está apoyando, en algunos casos y en otros sí, siendo manifiestamente desetabilizadora.
    Y mientras el gobierno se acorraló solo políticamente.
    Y mientras no hay diálogo….hay un sector de la población que quedó en el medio de esta disputa por poder sin saber qué hacer, porque no apoya ninguna de las dos posturas…

  4. Lau.R

    CACEROLA DE TEFLON

    No te oí. En los días del silencio atronador.
    No te oí junto a las madres del dolor,
    no sonaste ni de lejos, por los chicos, por los viejos olvidados.
    No te oí. Puede ser que ya no estoy oyendo bien,
    pero al borde de las rutas de Neuquén,
    no te oí mientras mataban por la espalda a mi maestro.
    Y entre nuestros cantos desaparecidos
    yo jamás oí el sonido de tu tapa resistente,
    que resiste comprender que hay tanta gente
    que en sus pobres recipientes solo guarda una ilusión.
    Cacerola de teflón, volvé al estante,
    que la calle es de las ollas militantes,
    con valiente aroma de olla popular.

    Cacerola de teflón, a los bazares,
    o a sonar con los tambores militares.
    Como tantas veces te escuché sonar.
    No te oí. Cuando el ruido de las fábricas paró,
    cuando abril su mar de lágrimas llenó.
    No te oí con los parientes del diciembre adolescente. asfixiado
    No te oí. Puede ser que mis oídos oigan mal,
    pero no escuché en la exposición rural,
    reclamar por el jornal de los peones yerbateros,
    por la rentabilidad de los obreros,
    por el tiempo venidero, por que venga para todos.
    No te oí ni te oiré porque no hay modo
    de juntar tu avaro codo, con mi abierto corazón.
    Cacerola de teflón, volvé al estante.
    De los muebles de las casas elegantes,
    que las cocineras te van a extrañar.

    Cacerola de teflón, a los bazares…
    O a sonar en los conciertos liberales…
    Como tantas veces te escuché sonar.
    No te oí . En el puente de Kosteki y Santillán,
    no te oí por el ingenio en Tucumán,
    no te oí en los desalojos, ni en los barrios inundados . de este lado.
    No te oí. En la esquina de Rosario que estalló
    cuando el angel de la bici se cayó.
    Y sus ángeles pequeños se quedaron sin comida.
    Y jamás te oí en la vida repicar desde acá abajo,
    por un joven sin trabajo, a la deriva.
    Debe ser que desde arriba, desde los pisos más altos
    no se ve nunca el espanto y las heridas.
    Cacerola de teflón, volvé al estante.
    Yo me quedo en una marcha de estudiantes,
    donde vos nunca supiste resonar.

    Cacerola de teflón, a los bazares
    o a llenarte de los más ricos manjares
    que en la calle no se suelen encontrar.
    Cacerola de teflón … a cocinar. ‘

  5. Anonymous

    todo es fácil de hablar, tan facil de criticar, no? solo cuando salgan de sus cómodas sillas recien se van a dar cuenta de que es la vida porque son opiniones de jóvenes comodos y acomodados que reniegan de ser lo que son en vez de que luchar por ser mejores, la avaricia es la del campo pero es mucho menor a la del gobierno que saca saca, recauda y … la plata donde esta, no me digan que es la capital de la provincia de Bs As, porque me refiero a las reservas de la CFK. Vivimos en medio de politicias incoherentes.
    Me parece que gente como uds. hacen mucho daño a esta país porque es algo que sin duda hay que estar del lado del campo y hoy mas que nunca, porque si nos vamos a rebajar a la pelea del gobierno donde discute si hay o no industrializacion, este país tiene que agradecer que tiene un sector agropecuario rentable y no que tiene que cobrar impuestos a la poblacion para subcidiar al agro, veamos como nos va… pero esta gente que dice hoy si hay que sacarle al campo no quiero imaginar su avaricia cuando le toque devolver, porque si nosotros somos avaros es porque sabemos que al campo nadie le dio nada, ni Perón con sus politicas tan desarrolladas socialmente explotó, fundió y desintegro la produccion agropecuaria. es un tema para refleccionar y con gente que piensa que los militantes estudiantes son los que realmente luchan por cosas estan equivocadas, porque al igual que las cecerolas de teflon luchan por sus intereses secotriales, vivimos en una sociedad poco solidaria, pero con el campo no se jode si esto sigue asi nadie se salva, es solo cuestion de ver y más allá de cada nuestras narices, la economia ponganle la firma que no se recuperó por la industria que en nuestro pais la mayoria es precaria infecienta y casi una industria ficticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *