La derecha también hace ciberactivismo


La derecha está viendo con preocupación el avance que los sectores progresistas están teniendo gracias a la utilización innovadora de los nuevos medios.

El crecimiento de organizaciones como Move On generaron un espacio de participación y debate nunca antes conocido en la historia.

El ejemplo de la campaña de Obama, es también un claro golpe para estos sectores acostumbrados a manejar la opinión pública a partir del manejo de los medios de comunicación masivos.

En respuesta a todo esto, nace The Vanguard, que se autodefine como “una comunidad en línea de estadounidenses que creen en valores conservadores, el libre mercado y el gobierno limitado como el mejor medio de llevar esperanza y cada vez más oportunidad a todos, especialmente a los más pobres entre nosotros. Su objetivo es promover políticas que rediseñarán a EE.UU. y al globo.”

The Vanguard describe sus políticas como “reaganista/thatcherista”.

El mensaje de su presidente dice: “Hoy enseñaremos a MoveOn, Hillary y a los medios de izquierda algunas lecciones que nunca se imaginaron.”

Aquellos que hablaban de la muerte de las ideologías, tendrán que explicar ahora como las diferencias de esta índole se dirimen en la arena de las redes sociales.

————————————————————————–
Si querés recibir actualizaciones de Listao dejanos tu email.

Excelente Música: Spinetta Jade y "Alma de Diamante"

Los gustos hay que darselos en vida. Y que mejor lujo que el disfrute de buena música.

Paseando por Youtube, encontré a este joven Spinetta, y uno de los temas más conocidos de Spinetta Jade. El video pertenece a un recital que tuvo lugar en Ezeiza el 20 de Septiembre de 1981.

En estos días que el flaco estrena disco nuevo, es interesante recordar sus clásicos. En esta banda, lo acompañaban Beto Satragni en bajo, Héctor “Pomo” Lorenzo en batería y Diego Rapoport y Juan Del Barrio en teclados.

Die Arche: Una bolsa pide por los chicos

Una buena utilización de MKT de Guerrilla para una campaña de ayuda social.

Die Arche, una ONG alemana que trabaja la problemática de la pobreza infantil, creó estas innovadoras bolsas de papel, que dentro tiene una foto de muy buena calidad de una niña que mira a los ojos a quien abre la bolsa, y un texto explicativo que recuerda que en Berlín existen 120.000 chicos pasando hambre y solicita una donación.

El resultado de esta campaña fue un incremento de 20 % en las donaciones a la ONG.

Comunicación: Washington Uranga

El sistema de comunicación ejerce hoy parte del poder en la sociedad a partir del proceso de “mediatización”. Pero simultáneamente se puede observar que el sistema mediático es fundamentalmente comercial y cada día más altamente concentrado en cuanto a la propiedad. Un reciente informe producido en España ilustra sobre esta situación y su relación con la democracia. En Argentina, mientras tanto, se debate sobre la futura ley de servicios públicos de comunicación. De lo que se decida y de los aspectos que se contemplen depende también la gobernabilidad en el marco de la democracia.


Por Washington Uranga (Director de la Maestría en Periodismo, Facultad de Ciencias Sociales, UBA.)

El sistema de comunicación tiene una gran incidencia sobre los actores sociales y los sujetos de la vida colectiva. Por ese motivo es ineludible considerarlo como factor de poder y un interlocutor necesario para analizar la gobernabilidad en una sociedad. Pero a diferencia de las autoridades políticas, que surgen de procesos electorales y deben reunir detrás de sí consensos democráticos, los medios de comunicación parecen sólo sometidos a las leyes del mercado y, en la mayoría de los casos, pregonan actuar con “independencia” y “objetividad”, equidistante de todo tipo de intereses. Por otra parte, el sistema político democrático debería encontrar uno de sus principales soportes en la existencia de una sólida interlocución entre gobierno y sociedad, apoyada en una estructura de comunicación basada en principios de derecho a la comunicación y acceso a la información y en el compromiso de quienes ejercen el gobierno de actuar en consonancia con el deber de informar. Visto de este modo, los medios de comunicación no pueden quedar a merced de los intereses del poder político o económico. A los medios les corresponde ejercer una mediación entre ciudadanos y gobierno, entre opinión pública y sociedad. En otras palabras: es un derecho del ciudadano acceder a la información y participar, en el marco de la democracia, del sentido de las decisiones políticas. Esto es parte de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Su vigencia requiere de medidas políticas, de decisiones legislativas y de iniciativas sociales que lo garanticen. Si una sociedad renuncia a tomar decisiones en este sentido está resignando mejorar la calidad de la democracia.

Los medios pueden jugar distintos papeles en el marco de la gobernabilidad. Pueden convertirse en difusores de la demanda social, en correa de transmisión de las exigencias de los distintos sectores de la sociedad. Pueden actuar también como aliados del gobierno, como amplificadores de sus orientaciones y puntos de vista, de sus señalamientos políticos. Pueden concebirse también y de manera más integral como escenario; como ese espacio donde todos los actores sociales pueden encontrarse para intercambiar y dialogar. Esto último dicho sin la ingenuidad ni la pretensión de desconocer la inevitable y –en el mejor sentido– saludable lucha por el poder. Ninguna de estas posibilidades es excluyente de la otra. Todas se suman y complementan en el marco de la sociedad actual, “mediatizada” de manera definitiva. Lo mejor sería que la idea del “escenario” contenga a las otras (“difusores de la demanda social” o “aliados del gobierno”), porque aquélla es la que más contempla la posibilidad democrática, porque incluye la diversidad y la pluralidad, pero también porque la interlocución de los actores en ese escenario ayudará a ponderar cada posición en el marco del diálogo político, social y cultural.

En materia de legislación se requiere una autoridad de aplicación que exprese, de manera inequívoca, al conjunto de los actores de ese escenario plural y no sujeto a ninguno de ellos, porque de esta manera, aun por encima de la legalidad, se ganará en legitimidad. Pero en todos los casos la comunicación actual requiere responsabilidad. De parte de quienes ejercen la comunicación en los medios para expresar la demanda de manera comprensible y dimensionada, con la necesaria veracidad que incluye la necesidad de contextualizar, evitando dar la parte como si fuera el todo y dejando de lado los golpes de efecto producidos mediante el sensacionalismo. Del lado de quienes gobiernan para desplegar todas las medidas para que el derecho a la comunicación y la libertad de expresión se cimienten en la igualdad de oportunidades. Y por los actores sociales asumiendo que ejercer el derecho a la comunicación supone tomar la iniciativa, involucrarse y poner en juego la palabra para hacer diciendo.

Así planteada la comunicación puede ayudar a la gobernabilidad. Cualquier desbalanceo puede ser nefasto para la democracia. Desde este punto de vista, siendo importantes las normas serán siempre insuficientes. En materia de comunicación y gobernabilidad, la responsabilidad de los actores se ubica incluso por encima del cumplimiento estricto de las normas. Hay que construir entonces un capítulo de responsabilidad social de la comunicación basada en una perspectiva de derechos. Es otra de las tareas que tenemos por delante.

Obama y su revolucionaria estrategia de recaudación de fondos

En post anteriores vine siguiendo el modo en que la campaña de Obama incorporaba herramientas de nuevas tecnologías como parte fundamental del cambio de paradigma que propone el político norteamericano.

En este punto de la contienda, no caben dudas, de la importancia que este nuevo modo de comunicarse y relacionarse con los ciudadanos tuvo para lograr el éxito en las elecciones internas de su partido y que además ya lo posicionan como el favorito de las encuestas para las elecciones generales.

Obama incluso se convirtió en el primer candidato en renunciar al sistema de financiación público. Prefirió recaudar fondos de muchos donantes que aportaran cantidades pequeñas de dinero. Para eso se enfocó en las redes sociales, con la ayuda de Chris Hughes, uno de los fundadores de Facebook, para lograr su objetivo.

En el cuadro que sigue que pueden descargar en PDF de XPLANED, se explica claramente y en pasos simples, el cambio hacia una nueva forma de hacer Política, que en posts anterior definíamos como Política 2.0.

Blogger arrestado en Japón por denunciar contrabando de ballena


Junichi Sato no es solo es un activista de Greenpeace en Japón que trabaja contra la caza de ballena. También es un blogger reconocido en el país nipón.

Sato y su colega Toru Suzuki fueron arrestados ayer por denunciar una red de contrabando de carne de ballena.

Antes de ser arrestado Junichi posteó en su blog:

“Sólo quiero apelar a los corazones de las personas involucradas en este escándalo de corrupción: ¿Uds piensan que está bien permanecer en silencio?”

En todo el mundo Greenpeace está reclamando su liberación con peticiones al gobierno japónes. En este link encontraran la versión en español para sumarse al pedido.

Para votar esta noticia en Menéame, hacé click aquí.

¡Feliz Cumpleaños Mandela!

El próximo 27 de Junio Nelson Mandela cumplirá 90 años. Para festejarlo lanzaron una campaña para que gente de todo el mundo pueda mandarle mensajes de feliz cumpleaños.

Los mensajes pueden enviarse desde la página web o mandando un SMS al 46664 (el número que lo identificaba como prisionero en sus años de cárcel). Todos los saludos recibidos serán proyectados en una pantalla gigante durante una celebración que se hará en su honor el 27 en Hyde Park.

Todo lo recaudado será utilizado en causas benéficas en las que trabaja y apoya la Fundación Nelson Mandela

Carta Abierta de Mónica BOUYSSEDE y Adrián MARCENAC

Comparto con uds la carta que me llegó hoy de Adrián MARCENAC, padre de Alfredo, joven de 18 años asesinado en Belgrano en julio del 2007.



¿Queremos el desarme o apoyamos la violencia? El mensaje debe ser claro

Como víctimas directas por el uso de armas, insistimos permanentemente con el mensaje del desarme. No es necesario armarse ni tener armas, porque ellas son instrumentos para matar y siempre que aparecen en un conflicto, causan daños irreparables.

Luchamos para tratar de dejarles a los niños y jóvenes una sociedad con menos conflictos armados y mayor seguridad a nivel social. Esta es la lucha en la que junto a muchos integrantes de la sociedad, cada uno por sus motivos, estamos enfrascados, convencidos que es el camino correcto para evitar muertes y dolor a las familias. Pero estos días sentimos que es una lucha mucho más difícil de lo esperado porque pareciera que desde la dirigencia de nuestro país se apaña, incentiva y cobija a los violentos.

Cuando escuchamos a algunos personajes públicos, en su rol mesiánico, convocando a la ciudadanía a armarse, nos damos cuenta que existe un gran desajuste entre las palabras y los hechos; un defasaje entre un gobierno que estimula a sus compatriotas a desarmarse voluntariamente y algunos dirigentes que forman o formaron parte de dicho gobierno, instando a armarse. Y esta separación entre el decir y el hacer, tan común en estos días, alcanza a muchos de los funcionarios, ya sea por acción u omisión.

Nos vienen a la mente los hechos de San Vicente y la nefasta expresión de un conocido ex-integrante del Congreso de la Nación diciendo sobre “Madonna” Quiroz “…¿mató a alguien? No, entonces de que me hablan, no pasó nada, es un hecho menor…”!!!. Al respecto vale recordar también que un Juez de Garantías en este caso opinó que se trató sólo de un “abuso de armas, sin intencionalidad de provocar la muerte o daño sobre terceros”.

Y podríamos recuperar otros lamentables ejemplos de funcionarios públicos o dirigentes de nuestra sociedad, que revelan que estamos mucho más atrasados de lo que pensamos en materia de seguridad pública. Porque digámoslo claramente, cuando los dirigentes de una sociedad creen y DICEN ABIERTAMENTE que las diferencias se resuelven a la fuerza, a los golpes o con armas, o no expresan una clara posición de rechazo a la violencia y especialmente a la violencia institucionalizada, estamos en una situación crítica.

Por eso desde nuestro lugar de padres de una víctima del uso de armas de fuego y ciudadanos convencidos que la resolución pacífica de los conflictos es la única manera de convivir en una sociedad democrática, deseamos expresar nuestro más profundo repudio a estas actitudes de algunos personajes que, creyéndose defensores de la democracia “a cualquier precio”, convocan a la violencia colectiva.

Nos llama poderosamente la atención que desde el gobierno o desde la justicia, no se actúe en estos casos en que se observa una clara instigación a la violencia.

En nombre de Alfredo y de todas las víctimas de la violencia, instamos a romper URGENTEMENTE este proceso de acostumbramiento a la misma en la vida cotidiana para permitirnos como sociedad desarrollarnos en paz, pero para ello es IMPRESCINDIBLE que desde el Estado no la minimicen, ni la naturalicen, ni la encubran.

Mónica BOUYSSEDE y Adrián MARCENAC (padres de Alfredo, asesinado a los 18 años)

Necochea, 19 de junio de 2008

Mobile Marketing en la Ley de Bosques: Wireless Technology for Social Change: Trends in NGO Mobile Use

Durante la campaña por la Ley de Bosques, desde Greenpeace incorporamos dentro de las estrategias New Media, la movilización pública a través de mensajes de texto.

Este caso es uno de los 11 ejemplos de Mobile MKT aplicados a ONG´s, que se pueden encontrar en el informe Wireless Technology for Social Change: Trends in NGO Mobile Use.

Este es un trabajo presentado por la Fundación de las Naciones Unidas y la Fundación del grupo Vodafone Group.

Mi agradecimiento a las autoras del informe, Katrin Verclas de MobileActive y Shelia Kinkade of ShareIdeas por la inclusión de nuestro trabajo en su informe. (Ver página 45 del PDF)

¿La Soja es un Poroto? (Dixit)

Mirta Legrand se autodefine como “ecológica” y “prosoja”. Cuando lo hizo frente a Gerardo Romano, recibió una dura e informada respuesta del actor.

Para evitar una situación de ese tipo armó un programa con los directivos de las agrupaciones rurales.

Además de tratar a De Angeli de patriota, decir que “nunca en su vida vio una situación tan mala en Argentina” y luego de confesar que nunca la había comido soja en su vida, concluyó su prédica con una frase digna de quedar para siempre registrada en los anales de la historia de la TV: “¿Es rica?, ¿Es un poroto no?”

El Conflicto del Campo sigue: Análisis de Verbitsky y Aliverti

Dos interesantes artículos publicados en Página 12 que analizan el conflicto con el campo argentino.

Vale la pena leerlos con atención.

EL MITO DE LOS POOLS DE SIEMBRA: Radiografía de la pampa

El gobierno y la Federación Agraria consideran a los pools de siembra un actor central en la situación agropecuaria. Este es un mito que oculta la persistencia de la tradicional oligarquía, aliada ahora con los grandes exportadores y con las empresas titulares de las semillas transgénicas y los agrotóxicos. O un partido antiperonista de base agraria o una rebelión dentro del PJ en las provincias de la región pampeana.

Por Horacio Verbitsky

Tanto el gobierno como la Federación Agraria y algunos partidos de la oposición han puesto el acento en los denominados pools de siembra, a los que consideran el actor central en la situación que a partir del 11 de marzo hizo eclosión virulenta.

Para la presidente CFK detrás de los pequeños productores se encuentran los pools sojeros, que dada la crisis bancaria internacional canalizan hacia el mundo agrícola capitales financieros que distorsionan sus precios. Ella en Roma y Néstor Kirchner en Buenos Aires dijeron que a través de estas formas de organización de la producción es posible obtener una ganancia de 30 por ciento sobre el capital invertido en seis meses.

Al anunciar la modificación a la escala móvil de retenciones, el jefe de gabinete Alberto Fernández dijo que los grandes pools sojeros estaban detrás del conflicto.

Para Eduardo Buzzi, los pools de siembra serán los únicos beneficiarios de las medidas dispuestas por el gobierno nacional. También el Grupo de Reflexión Rural entiende que a través de esos fideicomisos financieros se impone el nuevo modelo colonial, de agronegocios globalizados, y advierte que se avecina la incorporación de capitales globales que elevarán las escalas de producción y dejarán a muchos propietarios fuera del tablero.

Aun cuando haya aspectos veraces en algunas de estas afirmaciones, todo esto es parte de un equívoco que dificulta apreciar las relaciones de poder que están en juego.

Más del 80 por ciento

El cuadro 1 muestra que la región pampeana, formada por las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, La Pampa, Córdoba y Entre Ríos, ocupa casi el 40 por ciento de los 175 millones de hectáreas de superficie utilizada en el país. Pero en esa superficie se concentra el 70 por ciento del stock ganadero de la Argentina y más del 80 por ciento de la superficie agrícola cultivada.

El Censo Agropecuario 2002 no explicita cómo se distribuye la producción obtenida en esa superficie, pero como las mejores tierras son las de la región pampeana no es aventurado deducir que su participación porcentual es aun mayor que la superficie sembrada. Es decir que más del 81,5 por ciento de la
producción agrícola proviene de esas cinco provincias, cuna de la tradicional
oligarquía argentina.*

Los Reyes Magos son los padres

Un estudio en curso del área de Economía y Tecnología de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) afirma que pese a los profundos cambios de la última década en los cultivos (la introducción en 1996 de las semillas transgénicas, el sistema de la siembra directa y el consiguiente corrimiento de la frontera agropecuaria hacia regiones que hasta entonces no se cultivaban), no se modificó el predominio abrumador del agro pampeano y de la clase propietaria implantada en él.

Una primera constatación de fondo es que la sojización y la irrupción de los agronegocios no alteró la estructura de tenencia de la tierra.

Como se aprecia en el cuadro 2 en 1988 los propietarios de la región pampeana explotaban, en forma directa o indirecta, el 90 por ciento de la tierra cultivada. En 2002 ese porcentaje apenas disminuyó al 86,4 por ciento. Esta situación se refuerza si se tiene en cuenta que los arrendamientos (forma de tenencia fundamental que utilizan los pools de siembra y los Fondos de Inversión Agrícola) aumentaron en forma modesta (del 5,1 al 8 por ciento entre 1988 y 2002).

Más aun, si se desagregan los componentes de esta significativa estabilidad, se advierten en los tres lustros que separan ambos censos modificaciones relevantes que incrementaron el protagonismo tradicional de los propietarios en el agro pampeano.

Mientras descendió un 21,6 por ciento la superficie trabajada por propietarios que sólo explotan sus propias tierras (de 44 a 34,5 millones de hectáreas), se incrementó más de un 25 por ciento (de 19,5 a 24,5 millones de hectáreas) la superficie trabajada por propietarios que, además de explotar sus tierras, cultivan otras alquiladas.

En la región pampeana estos propietarios que el censo identifica como “tomadores de tierras” superan en forma amplia a quienes sólo trabajan tierras arrendadas, que es la categoría en la que son censados los pools de siembra. Entre 1988 y 2002 ambas categorías crecieron en torno del 50 por ciento, pero si se toma en cuenta la superficie absoluta, la tierra adicional que los propietarios tomaron en arrendamiento triplicó el incremento de superficie de los arrendatarios puros (5,8 contra 1,9 millón de hectáreas).

La frontera

Estos datos duros, provenientes de un instrumento confiable como lo fue el INDEC hasta el desembarco de los vándalos, disipan mitos y fantasías. La expansión de la frontera agropecuaria existe y ha tenido gran significación desde el punto de vista social, por los daños producidos con el desmonte impetuoso, responsable de alteraciones ecológicas, como las inundaciones; la fumigación con agrotóxicos dañinos para la salud de todos los seres vivos y que en determinadas condiciones de aplicación degradan en forma acelerada el humus de la tierra; la expulsión violenta de pobladores tradicionales y la consiguiente erradicación de sus cultivos de subsistencia.

Este es el único diario nacional que, desde mucho antes del actual conflicto, informó de ese proceso y abrió sus páginas a los movimientos de pequeños agricultores que se organizaron para resistir ese proceso. Se ha hecho evidente que algunos caciques políticos regionales, como los gobernadores de Tucumán y el Chaco, José Alperovich y Jorge Capitanich o el ex gobernador salteño Juan Carlos Romero tienen intereses en el muy lucrativo negocio de la soja, por no mencionar al senador justicialista Roberto Urquía, propietario que produce en más de cien mil hectáreas, con aceitera, puertos y ferrocarril propio, quien pasó sin reparos del partido de Alsogaray al de Kirchner y ahora está mirando el mapa en busca de un nuevo destino.

Sin embargo, la significación de estos fenómenos en términos de propiedad de la tierra ha sido menor, dado que más del 81,5 por ciento de la producción agrícola sigue en las mismas manos que hace un siglo. Además la comparación intercenal pampeana muestra que los antiguos propietarios han avanzado en el arriendo de nuevas tierras que suman a las propias para mejorar la escala de producción.

Este proceso de concentración también se ha dado en las nuevas tierras incorporadas a lo que el Grupo de Reflexión Rural llama “La Republiqueta Sojera”.

El cuadro 3 contiene los diez mayores propietarios rurales de la provincia de Misiones en 1990. Casi todos ellos son también grandes propietarios en la región pampeana.

El grupo económico Celulosa Argentina era líder en la producción de papel y
quebró en la crisis de 1989. Sus empresas dedicaban sus 138.000 hectáreas en Misiones a la forestación para producir pasta de papel, y además tenía tierras en Entre Ríos y Santa Fe. Perez Companc vendió varios campos pero sigue siendo un gran propietario de tierras a nivel nacional.

Intercontinental pertenece al conglomerado extranjero Dreyfus, cuya firma LDC (Louis Dreyfus Commodities) fue en los primeros cinco meses de este año el tercer exportador de maíz, trigo y soja (en porotos aceite y harina). Colonizadora Misionera pertenece a una rama de los Alzaga, que están entre los mayores propietarios de tierras en todo el país y, por supuesto en la provincia de Buenos Aires.

Los grupos agropecuarios Harriet, Laharrague son grandes propietarios bonaerenses, con más de 20.000 y de 10.000 hectáreas respectivamente. Todo esto ayuda a entender que a pesar de sus intereses particulares, Capitanich y Alperovich se hayan alineado hasta ahora junto con el gobierno. En cambio, en pleno conflicto, CFK tensó relaciones con su antiguo aliado, Urquía. Después de incrementar las retenciones a las exportaciones de aceite (al 40 por ciento) y de biocombustibles (al 20 por ciento), el gobierno removió a los protegidos (y protectores) de Urquía en la ONCCA y abrió una investigación sobre los reintegros pagados a sus empresas.

Intereses en juego

El diario La Nación conoce a quienes participan en este juego, pero eso no quiere decir que también lo sepan sus lectores. En artículos y editoriales ha cuestionado las afirmaciones de la presidente acerca de los pools de siembra.

Esta es la forma más hábil de aferrar el debate en un punto muerto, en torno de un actor secundario. Sobre todo si como contracara de los pools se exalta a “las pymes de arrendatarios, muchos de ellos contratistas” que, según sostuvo ese diario el 7 de junio, manejan “entre el 50 y el 60 por ciento” del total de la tierra cultivada en el país.

Dos días antes el diario Crítica de la Argentina había hecho una evaluación similar de superficie, pero con un cálculo opuesto sobre su uso: “Según estimaciones de las entidades del campo, 18 de los 30 millones de hectáreas cultivables del país no son explotadas por sus propietarios. Por ellas compiten estos grupos [los pools de siembra] –en ventaja– con los aparceros y arrendatarios”. Pools sí o pools no, ambas versiones omiten aquello que el censo agropecuario grita: en la decisiva región pampeana el 86,4 por ciento de la producción la realizan propietarios, más de la mitad en sus tierras y el resto en otras que esos mismos propietarios arriendan.

Ni en términos económicos ni estadísticos es razonable imaginar que en el resto del país la producción se distribuya según formas de propiedad de otro modo que en esa región, que comprende cinco provincias y el 40 por ciento de la superficie total.


Acerca del poder


Hace dos años, en respuesta al artículo sobre el desabastecimiento de carne vacuna titulado “¿Existe la oligarquía?”, el dirigente del Grupo de Reflexión Rural Jorge Eduardo Rulli dijo en su programa radial Horizonte Sur que el enfoque se quedaba en la superficie de las cosas e ignoraba la complejidad de la globalización.

Aquella nota (y, con tal criterio también ésta, que la actualiza con las comprobaciones del último censo que faltaban entonces) sobrevaloraría los datos estadísticos acerca de la propiedad de la tierra en la provincia de Buenos Aires, sin ver la crisis oceánica de los paradigmas y el tránsito civilizatorio entre la matriz del petróleo, que se repliega derrotada, y la de las nuevas biotecnologías. Su conclusión era que con esos datos estadísticos, cuya veracidad no desmentía, se procuraban negar los cambios producidos en los últimos diez años, los de la sojización y el despoblamiento.

El gobierno nacional mantenía entonces, según Rulli, una pulseada política “con sectores de la oligarquía que son una rémora frente a los nuevos modelos de gerenciamiento y de producciones rurales” y afirmaba que “las movilizaciones de 4×4 en La Pampa, las editoriales del diario La Nación y algunas disonancias discursivas de líderes rurales no ponen en riesgo la estabilidad de la República”.

A su juicio, “el poder ha emigrado de manos de la vieja oligarquía a los nuevos y cada vez más poderosos agronegocios. A las cadenas agroalimentarias y a las corporaciones exportadoras”. Esa interpretación quedó sin respuesta, porque su tono era ofensivo, cargado de historias personales y faltas gruesas de información, que no es éste el lugar para aclarar, y no es bueno contestar en caliente a quien, ni objetiva ni subjetivamente, es un enemigo.

Lo que aquella nota decía y ésta ratifica es que la clase social decisiva en la historia argentina no se desvaneció en el aire sin que nadie lo advirtiera. Los grandes terratenientes que constituyeron el núcleo de la oligarquía agropecuaria, no han dejado de ser el agente económico central.

Sería ilógico, y lo desmienten los hechos, que hubieran cedido ese rol a un conjunto de productores o capitales que arriendan tierras y a los medianos propietarios rurales.

Por el contrario, las figuras protagónicas de las transformaciones en el comportamiento agropecuario son, una vez más, los grandes propietarios rurales.

Ellos han cambiado sus alianzas e introducido el nuevo paradigma en el país o a la inversa, como se prefiera, porque siempre se concibieron como clase integrada al mercado mundial, subordinada a la potencia y a los capitales hegemónicos de cada época, pero sin ceder nunca la propiedad y el poder dentro del país, donde es imposible cualquier transformación central sin su participación.

Hace 97 años los describió así el viajero francés Jules Huret: “Hay una elite de hombres, entre el Jockey Club y el Club del Progreso, entre Florida y la Plaza de Mayo, que irradia hacia todos los centros de la actividad nacional. Tiene los ojos puestos sobre las buenas oportunidades de compra y venta de tierras, los datos confidenciales de la Bolsa y los precios que le llegan. Conoce las grandes empresas que se van a crear, las concesiones forestales que restan por otorgar, los proyectos de construcciones de fábricas, de molinos, los ingenios, las concesiones de ferrocarriles, de puertos, los contratos proyectados para proveer maquinarias y herramientas, las grandes obras públicas a emprender. Esta elite sabe todo esto y cuenta con los medios más seguros –y a veces los más oscuros y torcidos– para adelantarse a los competidores, bajo el ojo vigilante del capitalismo inglés y del capitalismo belga”. Sustitúyanse algunas palabras y se tendrá un retrato actual.

Afuera o adentro

Las provincias de la región pampeana son, no por casualidad, el epicentro del
alzamiento contra las retenciones móviles. El acto del 25 de Mayo en Rosario fue la presentación en sociedad de un incipiente partido de base agraria, algo que
la oligarquía añora desde hace un siglo.

En su editorial de ayer La Nación lo llamó “el partido del campo” e instó a unificar la oposición para batir al kirchnerismo en las urnas. Pero esas mismas provincias también constituyen la base de la rebelión interna en el Partido Justicialista. Sus líderes son un bonaerense (Eduardo Duhalde), dos cordobeses (José de la Sota y Juan Schiaretti), un santafesino (Carlos Reutemann) y un entrerriano (Jorge Busti), lo cual cuestiona el supuesto carácter federal del movimiento agrario.

Cada uno de ellos tiene diferente inserción partidaria en sus respectivas provincias pero tienden a funcionar como un pool político de finalidad específica. Néstor Kirchner decidió hacerse cargo de la conducción del PJ para impedir que quedara como un instrumento vacante que pudiera usarse contra el gobierno de su esposa.

Hace un año, cuando lo invitaban a aglutinar al antikirchnerismo, Duhalde respondió que por entonces no había nada que pudiera impedir la victoria de CFK.

“Dentro de su agenda de contactos para desvalorizar la candidatura de Cristina e invitar a prepararse para cubrir un futuro vacío de poder, Duhalde ha incluido a empresarios y dirigentes de cámaras patronales, tanto de la industria como del agro, donde el estilo frontal de los Kirchner no cosecha simpatías pese a las ganancias extraordinarias que ambos sectores han contabilizado en los últimos cuatro años.

Las dificultades energéticas (provocadas por el desfasaje entre el crecimiento del producto y el avance de las obras para aumentar la capacidad de producción y transporte de gas y de energía eléctrica) y la permanencia de las retenciones a las exportaciones de soja facilitan los diálogos de Duhalde.

Los resultados macroeconómicos de este año seguirán siendo notables, pero estarán un escalón por debajo de los del trienio 2003-2006. También es posible una leve merma en la tasa de beneficios de las empresas. Uno de los mayores productores y exportadores de oleaginosas está considerando el lanzamiento de un nuevo diario, que intentaría ocupar el nicho de mercado en el que no consiguió afirmarse el semanario Perfil.

En todos sus diálogos Duhalde se presenta como el autor de un modelo que Kirchner estaría desvirtuando. En esos encuentros el ex Senador insta a prepararse para situaciones críticas a partir del año próximo e insiste acerca de la falta de experiencia de CFK en la administración.” (“Negro el 29”, 15 de julio de 2007).

Es posible comprender la actitud defensiva de Kirchner, pero no presentarlo como una victoria o un avance.

La opción por el PJ implicó alejarse de los sectores sociales no encuadrados a los que se había dirigido durante sus primeros años de gobierno y lo aisló dentro de un aparato cuya conexión con los humores sociales se está poniendo a prueba ahora. Y ni siquiera pudo evitar que el desafío se planteara dentro de esa estructura. Su negociación con Reutemann para evitar una elección interna es un descenso a ligas menores, impensable hace pocos meses.

Ante una derecha populista con movilización social y una simultánea revuelta dentro del PJ las respuestas de aparato son cartas perdedoras. Su sorpresiva presencia en la Plaza de Mayo, a ras de la gente, sugiere que ha comenzado a sospecharlo.

* Los datos disponibles de los dos últimos censos agropecuarios arrojan una
diferencia de 2,5 millones de hectáreas, concentrada casi exclusivamente en la provincia de Buenos Aires: el censo de 1988 captó 27,3 millones de hectáreas, y el de 2002, 25,8 millones. Con toda probabilidad esta discordancia censal se debe a un problema técnico, que no afecta el análisis.

———————————-

¿Qué arreglar?

Por Eduardo Aliverti

Hay dos grandes maneras de mirar para delante, que es lo que todo el mundo exige en torno de este choque no insólito pero sí inédito que vive el país. Una es pensar que las cosas se van a arreglar, y la otra es que no. Pero podría haber una tercera: que pasen las dos cosas a la vez.

El Gobierno formalizó aquello que todos sabían desde el comienzo porque, con seriedad, nadie podía suponer que se suicidaría políticamente aceptando las condiciones demandadas por los ruralistas.

Se informó qué se hará con la plata excedente de las retenciones tomando como base, en ligera síntesis, el piso que los gauchócratas querían bajar. A partir de ahí puede discutirse y cuestionarse todo lo que se quiera: que suena a tomadura de pelo haberse acordado recién ahora de notificar el destino del dinero; que la cifra en juego es una porción muy pequeña del presupuesto nacional y que no se requería de retenciones móviles para anunciar nuevos hospitales, viviendas y rutas; que no tiene respuesta oficial la pregunta de qué sucederá en caso de que baje la cotización internacional de cereales y oleaginosas, siendo que en esa hipótesis el dinero no estaría.

Puede debatirse todo eso y bastante más, pero el punto concreto es que los anuncios dejan a las retenciones extraordinarias como hecho consumado e irreversible. Así movió el Gobierno y así es que los campestres tomaron nota oficial de que su exigencia de máxima, virtualmente exclusiva, no tiene concreción posible. Quedaron encerrados entre eso y la impopularidad de volver al paro, lockout o como quiera llamársele a seguir trabajando tranquera adentro y para afuera cortar rutas, o no despachar mercadería, o mermar su entrega o subirse a las tribunas para denominar “patria” a sus hectáreas propias o arrendadas.

Como sea que eso se llame, los campestres ya cansaron tanto como la sucesión de errores gubernamentales y no tienen plafond de largo aliento, en las grandes urbes, para sus medidas de acción directa.

Esta es una reproducción, pero vestida de gaucho, de algunas de las condiciones que generaron 2001/02. Hoy no son los ahorristas porteños unidos por fuerza circunstancial a las calderas tribales del conurbano bonaerense (que alguna izquierda políticamente analfabeta insiste en llamar “argentinazo”). Son sectores de las nuevas clases medias sojizadas de las poblaciones chicas y medianas de la Pampa Húmeda, que se toman el vermucito en el centro del pueblo y putean contra los políticos de Buenos Aires o contra estos zurdos de mierda que están en el Gobierno; juntados, estímulo mediático mediante, con el tilingaje de las ciudades principales. Esas cosas siempre están como elementos de la puja por el ingreso, ahora con el agregado de este nuevo sujeto social que influye al centro desde la periferia y no al revés. Esa cosa se despierta cada tanto, como un volcán. Y podría no tener arreglo, porque tenerlo supondría contar con un liderazgo político contenedor de las expectativas de consumo de las clases medias urbanas, que son las que, amplificadas por el coro de los medios, fijan el patrón de humor social.

La coyuntura produce angustia intelectual acerca de cómo se saldrá de ella, además de que ya resulta sospechoso el nivel de crispación y violencia crecientes con que actúan los campestres. ¿Qué están buscando? ¿Provocar represión para subir la apuesta? ¿Y qué, si tampoco disponen de una oposición política que pudiera vehiculizar un golpe institucional?

¿Qué van a hacer, seguir amarrocando en sus campos sin comercializar hasta cuándo, on qué objetivo? En algún momento, más tarde o más temprano, estos gauchócratas desaforados no podrán resistir porque el clima social terminará de volvérseles adverso por completo. De modo que eso tendrá solución de alguna manera. Pero el daño generado ya es inmenso si se lo mide por las consecuencias de haber dejado un país exasperado, a punto caramelo para que nuevas reivindicaciones del sector se conviertan en polvorines que acentuarán una atmósfera de convulsión permanente.

Si está claro que éste no es un Gobierno revolucionario, ni mucho menos, que dejó correr el modelo de sojización, que continuó apostando a la concentración de la economía en pocas manos y que dispone casi sólo de la extracción agropecuaria como proyecto de producción y recaudación, más claro está todavía que, sin embargo, la pieza que movió con el aumento de las retenciones afectó intereses incapaces de construir nada, pero aptos para destruir mucho.

Ahora ya está y hay que ir por más, alcanzando a las cadenas de comercialización y a la fiesta de la minería, entre otros aspectos, porque además eso implicaría mostrar la proyección de que no solamente es “el campo” el que sostiene la base de sustentación.

Si la réplica apuntara que eso significa abrir nuevos focos de conflicto, la respuesta insistirá con que ya están abiertos o latentes a partir de que tampoco es sostenible construir un modelo más inclusivo, dependiendo únicamente del precio internacional de los granos. Ya quedó demostrado cuánto se parece eso a bailar arriba del Titanic.

La pregunta es si el Gobierno se animará a tomar medidas que toquen los privilegios de otras fracciones de la clase dominante. Porque eso requiere apoyo de movilización popular por afuera de los ejercicios electorales. Si por toda alianza política el oficialismo cuenta con el aparato del PJ y el sindicalismo cegetista, no tiene resto para afrontar mayores desafíos. Y la clase media continuará fugando rumbo a un malestar que, de una u otra forma y aunque hoy resulte muy difícil de percibir, terminará hacia la derecha. ¿Tiene arreglo eso?

Ley de Bosques: Presentando Resultados en Holanda

Martín Tinghitella y yo estuvimos en Holanda en una reunión con nuestros colegas del área de comunicación de Greenpeace de todas las oficinas del mundo.


Además de conocer el gran trabajo y el gran esfuerzo que hacen estos profesionales, tuvimos el placer de presentar los resultados y el análisis realizado sobre las estrategias online que junto a Martín, diseñamos y llevamos a cabo durante la campaña de “Votá por la Ley de Bosques” con la que se reclutaron un total de 1.500.000 firmas, de las cuales 1.100.000 se lograron por medio del sitio web de Greenpeace, y que ayudaron a lograr la aprobación de esta ley en el Congreso Nacional.

La presentación duró dos horas y fue un resumen detallado de las herramientas new media que utilizamos: Email Marketing, optimización de buscadores (SEO), marketing en motores de búsqueda (SEM), espacios gratuitos en medios online y tradiciones, trabajo en comunidades y redes sociales, y blogs de todo el país.

Esta ciberacción es actualmente una de las más exitosas de la historia del activismo virtual. En ella participó casi el 10% de los usuarios de Internet y el 3,7% de la población total de Argentina.

Los que quieran más datos o quieran charlar sobre el tema están invitados a escribirme.

Facebook comparte la punta con Myspace


Según datos de Comscore, ambas redes sociales tuvieron 115 millones de usuarios únicos en abril.

Se diferencian, sin embargo por origen de su tráfico. MySpace mantiene el control en Estados Unidos doblando las cifras de Facebook con 72 millones de usuarios únicos frente a los 36 de esta última. Sin embargo Facebook tiene más éxito a la hora de captar usuarios de todo el mundo.

Che: Hoy cumpliría 80 años

Este post viene vía Ramble Tamble, el buen blog de Artemio López.

Los que vivimos esta historia, esta muerte y resurrección de nuestra esperanza enlutada,

los que escogimos el combate y vimos crecer las banderas, supimos que los más callados

fueron nuestros únicos héroes y que después de las victorias llegaron los vociferantes

llena la boca de jactancia y de proezas salivares.

El pueblo movió la cabeza:

y volvió el héroe a su silencio.

Pero el silencio se enlutó hasta ahogarnos en el luto cuando moría en las montañas

el fuego ilustre de Guevara.

El comandante terminó asesinado en un barranco.

Nadie dijo esta boca es mía.

Nadie lloró en los pueblos indios.

Nadie subió a los campanarios.

Nadie levantó los fusiles, y cobraron la recompensa aquellos que vino a salvar

el comandante asesinado.

¿ Qué pasó, medita el contrito, con estos acontecimientos?

Y no se dice la verdad pero se cubre con papel esta desdicha de metal.

Recién se abría el derrotero y cuando llegó la derrota fue como un hacha que cayó

en la cisterna del silencio.

Bolivia volvió a su rencor, a sus oxidados gorilas, a su miseria intransigente,

y como brujos asustados los sargentos de la deshonrra, los generalitos del crimen,

escondieron con eficiencia el cadáver del guerrillero como si el muerto los quemara.

La selva amarga se tragó los movimientos, los caminos, y donde pasaron los pies

de la milicia exterminada hoy las lianas aconsejaron una voz verde de raíces

y el ciervo salvaje volvió al follaje sin estampidos.

Pablo Neruda