Lo leí y me hizo acordar a mi

Me mandan este texto de Fernando Savater porque dicen que les recuerda a mi. Lo leo y es cierto. A mí también.

Más alla de los problemas que acarrea, sigo pensando en esa locura con orgullo.

Les dejo el texto para que disfruten y quizás, se acuerden de mi

😉


“Elogio a la embriaguez”
Fernando Savater

Suelo ser excesivo. Confieso que he nacido para lo demasiado.

No en todo, claro está, sólo en ciertos vicios y para ciertas aficiones.

De las virtudes no hablaré, pero en alguna también me paso un poco,aunque Aristóteles me regañaría por creer que, si me paso, puedo seguir llamándola “virtud”.

Leo demasiado, escribo demasiado, viajo demasiado, me encolerizo demasiado, quiero hacer el amor con demasiadas personas y cosas, me enamoro demasiado de quien no me quiere, hablo demasiado, tengo demasiadas opiniones y no me las callo, gesticulo demasiado, grito demasiado, pretendo saber de demasiadas cosas, me río demasiado, lloro demasiado, cultivo y provoco demasiadas adversiones.

Me deprimo más de lo debido y me divierto como un niño bobo, sin medida.
Como es lógico, siento simpatía por la mayoría de los disparates y sobre todo por los extremos.
En cuanto algo se estima tanto que comienza a delirar -una manía, una opinión, un defecto, una afición, un tic-, me resulta morbosamente interesante.

Padezco vergonzante complicidad con los poseídos y los fanáticos, con los arrebatados y los convulsionarios.
Cuanto más exagerado es alguien, más irrefutableme parece. No me enorgullezco de esta debilidad -en sí misma excesiva también- pero tampoco quisiera curarme del todo de ella.

Ya que no podemos ser infinitos, al menos seamos extremistas, que es como la versión “pueril” del infinito. Me dicen que todo está bien, pero con mesura.

Yo sospecho íntimamente que todo está mal, salvo cuando es desmesurado.

Nada resulta a la larga tan triste como la verosimilitud.
Lean a cualquier filósofo anglosajón y comprenderán lo que quiero decir. ¡Menos mal que Swift y Poe, Melville y Aleister Crowley fueron también anglosajones!

El oráculo recomendaba: “De nada demasiado”. Es evidente que de todo no puede tenerse demasiado, pues en tal caso seríamos dioses. Pero busquemos al menos lo demasiado en algo. Porque el consejo del oráculo también puede leerse de otro modo: tenemos, queramos o no, demasiada nada por delante.

“Nada grande se ha hecho sin pasión”.


Embriagadado disfrute del gasto improductivo junto al doble oficial de Sandro.

13 comentarios en “Lo leí y me hizo acordar a mi

  1. BUeno, las desmesuras a veces vienen bien, no?
    Que ande lindo!
    Ah! y paso a informale que me cansé de bitacoras, y ahora estoy en blogger… espero su visita (me tiene re olvidada!)

    Saludos!

  2. lo acabo de leer y me hace recordar cuando yo tenía tu edad, era muy parecido a vos, tal vez por eso te admiro. Hoy, con algunos años màs, trato de ser extremista pero pacífico. Se podrá?
    Sos un romántico total.

    Oscar B.

  3. Gracias Luis.
    Es asi como dice ud.

    Y si, para los que comentaron.

    El doble también parece al doble de Drácula.

  4. Querido Hernan:
    Esa es la idea ( o parecida)que tenemos los que te conocemos. Por otra parte , no diras que no es romantica y despiadada al mismo tiempo.

    Pero siempre va pasando el tiempo y la gente se vuelve mas mansa, pero no por eso se divierte menos.
    Saludos afectuosos
    Luis Carlos Fliguer

  5. Hola Hernan, es dificil vivir al límite pero inevitable a veces, ser apasionado desmesuradamente tiene su precio, pero si sos así, me gusta, debe ser dificil convivir con los impulsos, te mando un abrazo y que tengas buen año, ya que no te saludé antes, Luciana de Mar del Platao.com/ver-video-de-humor-online-casting-de-besos-680.html

  6. De acuerdo con él totalmente, aunque transgreda ciertas reglas lógicas que
    un filósofo debiera observar rigurosamente si ha hecho de ello una
    profesión. No me extraña que espere que Aristóteles le recrimine desde el
    más allá si existe. Más le recriminarían Santo Tomás o Kant.

    Pero un hombre es un animal racional a fin de cuentas. No siempre se ha de
    ser racional. A veces el comportamiento animal encuentra razones no
    descubiertas por la razón heredada o parendida. Yo, por ejemplo, estoy
    seguro de que mi terror al mundo que nos dejará el presidente estadounidense
    Bush proviene más de mi percepción animal que de mi conocimiento de la
    historia.

    No comprendo de Savater algunas de sus expresiones en el conflicto vasco. Yo
    no vivo allí y no puedo juzgarlas debidamente, pero visto lo extremas que
    son algunas de las posiciones de las fuerzas en conflicto, quizá nuestro
    filósofo hubiera sido más útil como intermediario antes de tomar la posición
    que sustenta. Y, ojo, que no le critico, yo seguramente tendría su misma
    postura. Solo he mencionado su utilidad en otra. Y le estaría pidiendo un
    sacrificio al que, en el ejercicio de su libertad, no tendría por qué
    someterse por personas tan cobardes como yo y muchas más. Bastante ha hecho
    con elevar su apreciada voz.

    LO QUE NO LE ACEPTO SON SUS GAFAS.

  7. Después de haber leído todos los demasiados..
    Salir con el torso desnudo no será poco??.

Deja un comentario