Emboscada

Estaba rodeado. Su derrota era inminente.

Pensó en huir utilizando alguno de sus súbditos como señuelo, pero se dio cuenta que ya no quedaba ninguno cerca. No había escape.

Tenía poco tiempo para pensar y no encontraba soluciones. No podía entender como había llegado a esa situación. Lo habían engañado mediante maniobras que le parecieron obvias pero que no había descubierto en el momento adecuado.

Incluso había supuesto que era fácil vencer. ¡Que iluso! ¿Cómo no se había dado cuenta que en realidad no habían estado huyendo sino que le preparaban una emboscada?. El había creído y había salido rápidamente tras ellos decidido a eliminarlos uno a uno. Su impetuosa decisión lo había dejado solo frente a sus rivales.

No podía quedarse quieto, debía actuar rápidamente y utilizar la sorpresa como arma. No podía luchar. Ellos eran demasiados y muy peligrosos. Debía intentar un escape para luego tratar de reagrupar a los suyos para un cruento combate final.

Eligió una vía libre y se lanzó entre medio de los atacantes a paso decidido.

Quiso huir pero ya era tarde. Un caballo le cortó el paso. Tristemente miró el campo de batalla. El Rey supo que era el fin.

Estaba en jaque mate.

2 opinión por “Emboscada

  1. Karina

    Y si, la via es un juego de ajedrez. Cada uno hace su propia jugada. Espero no terminar como el rey.
    Lindo cuento Her. Saludos
    Kari

  2. C.

    Hola, muy buen cuento y tiene mucho de real como dice karina.
    La verdad que pase mas que nada para agradecerte por haber entrado a mi pagina el año pasado, a pesar de que estaba bastante muerta por diferentes problemas personales que tuve.
    Pero pase para avisarte que ya esta viva de nuevo,y hasta con nuevo “look” y espero no tener que dejar de escribir de nuevo.
    Bueno espero encontrarte de nuevo por tus letras o las mias.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *