Greenpeace Argentina busca un "Asistente de Campañas"

Greenpeace Argentina busca un/a activista joven, emprendedor/a, creativo/a, con espíritu de sacrificio y muchas ganas de aprender sobre nuestras campañas.

Es necesario contar con muy buen inglés y disponibilidad para viajar por períodos cortos.Trabajará a tiempo completo dentro de nuestros equipos de campaña integrando un equipo con el Coordinador de Campaña y deberá resolver con autonomía actividades que se le deleguen.

Participará activamente de las discusiones sobre estrategias de las campañas de Greenpeace Argentina y aportar propuestas y conocimiento para el desarrollo de las mismas.

Enviar curriculums a jvillalo@ar.greenpeace.org hasta el 31/3/05.

Inspiraciones y Dudas

Uno se motiva y se deja llevar.
Al rato, duda y vuelve a sus ideas originales, que a cierta altura ya no se sabe cual son.
Encontrar el equilibrio, siempre es el ideal, pero a tipos como yo, les resulta casi imposibles.
La Pasión con la vida, el extremismo de mis sentimientos y la radicalidad de mis actos.
Sé que debería ponerle más frenos, pero no se puede ir contra la esencia. Cosas del Escorpión, ¿vió?

La libertad y el compromiso.
Parecen Opuestos.

Disfrutar las presencias.
Estar.
Reconocerse en las letras y en las miradas.

Placer.
Temor.
Besos.

Esperas.
Aguantar el verse para disfrutar el reencuentro.

Volar, despegarse y volar.

Recuperar mi humanidad

Recuperar mi humanidad
Camilo Mejía


Fui enviado a Irak en abril de 2003 y en octubre regresé a Estados Unidos con licencia por dos semanas. Retornar a casa me dio la oportunidad de poner mis pensamientos en orden y escuchar lo que mi conciencia me decía. La gente me preguntaba por mis experiencias de la guerra y al responder volvía a vivir todos los horrores: los tiroteos, las emboscadas, la vez que vi cómo arrastraban por los hombros a un joven iraquí sobre un charco de su propia sangre o cuando el fuego de nuestras ametralladoras le arrancó la cabeza a un inocente.

La vez que presencié el derrumbe emocional de un soldado porque había matado a un niño, o cuando un anciano cayó de rodillas y gritaba levantando los brazos al cielo, como preguntando a Dios por qué nos habíamos llevado el cuerpo sin vida de su hijo.

Pensé en el sufrimiento de un pueblo cuya patria estaba en ruinas y encima era sometido a nuevas humillaciones por los allanamientos, las patrullas y los toques de queda de un ejército de ocupación.

Y caí en cuenta de que ninguna de las razones que nos dieron para estar en Irak era cierta. No había armas de destrucción masiva. No había vínculo entre Saddam Hussein y Al Qaeda. No ayudábamos al pueblo iraquí y ese pueblo no nos quiere tener allá.

No prevenimos el terrorismo ni hacemos más seguro a nuestro país. No pude encontrar una sola razón para haber estado allá, disparando contra personas y siendo blanco de disparos.

Venir a casa me dio claridad para ver la línea entre el deber militar y la obligación moral. Me di cuenta de que formaba parte de una guerra que me parecía inmoral y criminal, una guerra de agresión, una guerra de dominación imperial. Me di cuenta de que actuar según mis principios resultaba incompatible con mi función en el ejército, y concluí que no podía volver a Irak.

Al deponer mi arma escogí reafirmarme como ser humano. No he desertado del ejército ni he sido desleal a los hombres y mujeres del ejército. No he sido desleal a una patria. Solamente he sido leal a mis principios.

Cuando me entregué, con todos mis temores y dudas, no lo hice únicamente por mí. Lo hice por el pueblo de Irak, incluso por los iraquíes que me dispararon: ellos sólo estaban del otro lado de un campo de batalla en el que la guerra misma es el único enemigo. Lo hice por los niños de Irak, que son víctimas de las minas y del uranio empobrecido. Lo hice por los millares de civiles desconocidos
que han muerto en la guerra. El tiempo que dure en prisión es un precio pequeño comparado con el que iraquíes y estadunidenses han pagado con su vida. Un precio pequeño comparado con el que la humanidad ha pagado por la guerra.

Muchos me han llamado cobarde, otros me dicen héroe. Creo que se me puede encontrar en algún punto medio. A quienes me han dicho héroe les digo que no creo en los héroes, pero sí creo que personas ordinarias pueden hacer cosas extraordinarias.

A quienes me llaman cobarde les digo que se equivocan y que, sin saberlo, también tienen razón. Se equivocan en creer que dejé la guerra por miedo de que me mataran. Reconozco que había miedo, pero también estaba el temor de matar inocentes, de colocarme en posición de tener que matar para sobrevivir, de perder mi alma en el proceso de salvar mi cuerpo, de perderme para mi hija, para la gente que me ama, para el hombre que antes fui, el hombre que quiero ser.

Tenía miedo de despertar una mañana y darme cuenta de que mi humanidad me
había abandonado.
Digo sin ningún orgullo que desempeñé mi cometido como soldado.
Mandé un batallón de infantería en combate y nunca dejamos de cumplir nuestra misión. Pero quienes me llaman cobarde, sin saberlo, también tienen razón. Fui cobarde no por dejar la guerra, sino por haber sido parte de ella en un principio. Oponerme a la guerra y resistirla era mi deber moral, un deber que me llamaba a realizar una acción basada en principios.

En vez de mi deber moral como ser humano opté por cumplir mi deber de soldado. Todo porque tuve miedo. Estaba aterrado: no quería enfrentar al gobierno y al ejército, temía el castigo y la humillación. Fui a la guerra porque en ese momento era un cobarde, y por eso pido perdón a mis soldados, por no
ser líder en lo que debí serlo.

También pido perdón al pueblo iraquí. A él le digo que lamento los toques de queda, los allanamientos, las matanzas. Ojalá encuentren en sus corazones ese perdón para mí.

Una de las razones por las que no me opuse a la guerra en un principio fue porque tenía miedo de perder mi libertad. Hoy, sentado tras barrotes, me doy cuenta de que existen distintos tipos de libertad, y que pese a mi confinamiento sigo libre en muchas formas importantes. ¿De qué sirve la libertad si tenemos miedo de seguir los dictados de nuestra conciencia? ¿De qué sirve si no somos
capaces de vivir con nuestros actos? Estoy confinado a una prisión, pero me siento más conectado que nunca con toda la humanidad. Detrás de estos barrotes soy un hombre libre porque escuché a un poder superior, la voz de mi conciencia.

Mientras estaba confinado en aislamiento total, me encontré un poema de un hombre que rechazó y se resistió al gobierno de la Alemania nazi. Por ello fue ejecutado. Se llamaba Alfred Hanshofer y escribió este poema mientras aguardaba la ejecución.

Culpa
La carga de mi culpa ante la ley
es ligera sobre mis hombros; conspirar
era mi deber para con el pueblo:
de no ser así habría sido un criminal.
Soy culpable, pero no en la forma que creen.
Debí haber cumplido mi deber antes, hice mal;
debí llamar al mal por su nombre,
vacilé demasiado tiempo en condenarlo.
Ahora me acuso con el corazón:
he traicionado mi conciencia demasiado tiempo,
me engañé a mí mismo y a mi prójimo.
Desde el principio supe el camino que seguía el mal,
¡mi advertencia no fue lo bastante fuerte y clara!
Hoy sé de qué fui culpable…

A quienes aún están callados, a quienes persisten en traicionar su conciencia, a quienes no llaman con claridad al mal por su nombre, a quienes no hacemos aún lo suficiente para rechazar y resistir, les digo “den un paso al frente”, les digo “liberen su mente”. Liberemos colectivamente nuestra mente, ablandemos nuestro corazón, confortemos a los heridos, depongamos las armas, y reafirmémonos como seres humanos poniendo fin a la guerra.

Camilo Mejía es hijo del legendario compositor sandinista nicaragüense Carlos Mejía Godoy (ver entrevista en Masiosare, 9/05/2004), pasó más de siete años en el ejército y ocho meses combatiendo en Irak. Durante una licencia militar solicitó estatus de objetor de conciencia y fue declarado prisionero de conciencia
por Amnistía Internacional. El ejército estadunidense lo condenó a prisión por negarse a regresar a la guerra en Irak. El pasado 15 de febrero fue puesto en libertad.

© 2005 por TruthOut.org

Madamme Ivonne

Letra: Enrique Cadícamo
Música: Eduardo Gregorio
Año: 1937

Mademoiselle, Ivonne era una pebeta
en el barrio posta del viejo Montmartre.
Con su pinta brava de alegre griseta
animó las fiestas de Les Quatre Arts.
Era la papusa del Barrio Latino
que supo a los puntos del verso inspirar,
pero fue que en un día llegó un argentino
y a la francesita la hizo suspirar.

Madame Ivonne,
la Cruz del Sur fue como un sino;
Madame Ivonne,
fue como el sino de tu suerte…
Alondra gris,
tu dolor me conmueve,
tu pena es de nieve,
Madame Ivonne…

Han pasado diez años que zarpó de Francia,
Madmoiselle Ivonne hoy es sólo “Madame”,
la que al ver que todo quedó en la distancia
con ojos muy tristes bebe su champán…
Ya no es la papusa del Barrio Latino;
ya no es la mistonga florcita de lis…
Ya nada le queda de aquel argentino
que entre tango y mate la alzó de París.

Algo huele mal en la Argentina

Una nota de mi amigo Rodolfo publicada en La Nación.

Algo huele mal en la Argentina

No es algo nuevo.
Convive con nosotros hace mucho tiempo. De tan próximo ya casi ni nos damos cuenta, lo hemos incorporado. Sin embargo está y cada vez que puede se hace presente. Es el fétido olor que surge de la putrefacción.

A partir del marco legal que establecen los hombres que están al frente de las instituciones políticas, de la ausencia de controles por parte del Estado, hasta la reciente auto amnistía impulsada por la corporación política al calor de un tecnicismo jurídico como es el cómputo de la prescripción de los delitos, a poco de iniciado el 2005 los argentinos podemos afirmar que… algo huele mal en Argentina.

Me viene a mi mente Hamlet. Y a partir de él surge en mi un interesante ejercicio como es el de tratar de hacer que ustedes puedan, al igual que yo, focalizar la atención por unos instantes, y en forma no profesional, sobre un pequeño paralelismo entre la genial obra de William Shakespeare y nuestro entorno. Como Hamlet en sus largos y profundos diálogos consigo mismo, la ciudadanía intuye un gran mentira armada y cobijada, frente a sus mismas narices.

No sabemos o no queremos darnos por enterados y menos aún reaccionar en consecuencia. Claro que existen sutiles diferencias: el personaje de Shakespeare contó con una invalorable fuente de información que lo puso en antecedentes de lo sucedido en el palacio, sede del poder.

El espectro de su padre, el Rey muerto, se le apareció en el patio de armas del castillo, y en este encuentro le reveló que había sido asesinado por Claudio su propio hermano, quien se quedó con el trono de Dinamarca y con la Reina Gertrudis, quien a su vez le había sido infiel con Claudio, en vida del Rey. Por el contrario, en la cotidiana tragedia política de nuestra argentina, carecemos de un buen informante.

Las denominadas fuentes fidedignas de información que comunican a través de sus medios qué es lo que realmente ocurre dentro del palacio no cumplen su función, dejando ocultas tras los pliegues del poder las reales motivaciones de las autoridades, como así también el curso de su acción.

Tanto los que deberían cumplir su rol de comunicadores, cuanto aquellos cortesanos que se benefician por la gestión del poder, están cegados por su ambición, su avaricia, y por que no, su cobardía, pasiones ellas que también se encuentran representadas en la monumental obra literaria inglesa.

Después de las trágicas muertes de Cromagnon, la reciente aprobación de la ley de auto amnistía (Ley 25.990) hará posible que la imputación de presuntos delitos de corrupción contra el Estado queden para siempre en el olvido, hayan sido realizados por personas tan distantes entre sí, (o no), como Menem, Santibáñez, o por el mismísimo actual presidente Kirchner con los famosos fondos desaparecidos de Santa Cruz provenientes de las regalías petroleras.

A partir de estos sucesos nadie en su sano juicio puede pasar por alto las palabras del príncipe de Dinamarca: Algo esta podrido en la Argentina.

La excelsa obra nos relata como y a través de su célebre frase “Ser o no Ser”, el protagonista busca la manera, los caminos y los diferentes modos de vengar a su padre para restaurar las cosas a su lugar, llegando por cierto a un trágico final que seguramente es ya conocido por todos.

La declinante dirigencia argentina, aprovechando el sopor en que vive la mayoría de la gente, hace posible que el mal olor sea parte de nuestro entorno. Hamlet urdió un plan. Pasó de la locura a la acción. No deseo, ni pretendo un trágico final para solucionar nuestros problemas.
Nosotros ¿estamos en condiciones de poder afirmar que en algún momento emprenderemos las acciones necesarias para eliminar los malos olores? ¿Hasta cuándo seremos víctimas de un destino construido por burócratas corruptos y saqueadores que sobreviven gracias al esfuerzo de 37 millones de habitantes? ¿Cuándo llegará la hora de convertirnos en protagonistas para armar nuestro propio futuro en base a los dictados que emanan de la Constitución Nacional y de los derechos individuales, sin que prevalezcan razones de Estado? Ante la ausencia de respuesta a los interrogantes previos, habrá que concluir que nos agrada vivir en medio del estiércol. Y ello es muy grave, porque .. .no es algo nuevo.


Convive con nosotros hace mucho tiempo. De tan próximo ya casi ni nos damos cuenta, lo hemos incorporado. Sin embargo, ahora se nos revela transparente frente a nosotros y nos envuelve sin que tomemos clara conciencia de donde proviene. Allí está.

Es el fétido olor que surge de la putrefacción.

La nuestra.

Rodolfo Guillermo Civitarese
analista político
abogado Universidad Católica Argentina
rgcivi@hotmail.com

GIULIANA Por Eduardo Galeano

Por Eduardo Galeano

Está visto que el terror genera más terror y la ceguera, más ceguera. Irak, país invadido, ocupado, descuartizado, se ha convertido en un trágico manicomio condenado a la oscuridad. ¿Habrá algún último fueguito de humanidad y de cordura? ¿Ardiendo en la noche, como la llama de un fósforo en la mano de alguien? ¿Iluminando la cara de Giuliana, diciéndole: no estás sola, diciéndole: la pesadilla pasará, pidiéndole: no te caigas?
(Texto del escritor uruguayo por el secuestro en Irak de la periodista Giuliana Sgrena, del diario italiano Il Manifesto, de la que ayer se difundió un dramático video.)

ENCUESTA DE CPJ IDENTIFICA PRINCIPALES ENCARCELADORES DE PERIODISTAS

China, Cuba, Eritrea y Birmania son los principales encarceladores de periodistas del mundo, según una investigación anual del Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ). Más de setenta y cinco por ciento de los 122 periodistas encarcelados en todo el mundo se encuentran en esos países, dice el miembro de IFEX.

China encabeza a todos los países con 42 periodistas tras las rejas (el 31 de diciembre de 2004). Cuba se encuentra en segundo lugar con 23 reporteros, escritores y editores tras las rejas, mientras Eritrea es el líder en África con 17 periodistas detenidos, muchos de ellos en cárceles secretas. En Birmania, 11 periodistas se encontraban tras las rejas al final del año (tres de ellos fueron liberados en el ínterin).

La investigación del CPJ encontró que al menos 74 periodistas encarcelados en todo el mundo fueron acusados según varias leyes “contra el estado”, como subversión, sedición, divulgación de secretos de estado o actuación contra los intereses del estado. “El alto número de estas amplias acusaciones ilustra la proclividad de los Gobiernos represivos a encerrar a los periodista que escriben en forma crítica acerca de los asuntos públicos”, dice la directora ejecutiva del CPJ Ann Cooper.

En al menos nueve casos, los periodistas fueron encarcelados de conformidad con leyes de difamación, calumnia o “injuria”, señala el CPJ.

CPJ comenzó una campaña para buscar la liberación de dos cineastas de documentales que fueron encarcelados en Birmania. Aung Pwint y Nyein Thit , homenajados por el CPJ con un Premio Internacional de Libertad de Prensa en 2004, están cumpliendo penas de ocho años por hacer documentales independientes que retratan las duras realidades de la vida en Birmania, entre ella la y los trabajos forzados. CPJ ha enviado 400 llamados firmados por periodistas y activistas de la libertad de prensa a la embajada birmana en Washington, DC, que piden la liberación de los dos hombres (http://www.cpj.org/news/2005/Burma01feb05na.html).

La organización también envió cartas para expresar su seria inquietud a cada país que ha encarcelado a al menos un periodista.

CPJ considera que cualquier periodista privado de su libertad por un Gobierno está encarcelado. Los periodistas siguen en la lista de la CPJ hasta que la organización recibe una confirmación segura de que han sido liberados. Los periodistas que desaparecen o son secuestrados por organizaciones que no forman parte del Estado, como bandas criminales, rebeldes y grupos militantes, no se incluyen en la lista de encarcelados.

Lo más Groso que hice en la vida



Posted by Hello
No hay dudas. Ni bien me acordé lo que había hecho de pibe me dije “Vos sos groso, sabelo”.
Tenia 8 y estabamos en mi quinta.
Habiamos terminado de comer un asado con toda la familia. Delante mio, una tabla enorme de madera y una cuchilla.
Aburrido, mientras miraba como las moscas jugaban entre la sangre de la carne cortada, tomé la cuchilla para espantarlas.Pero en un momento, tuve un momento de iluminación. Todo el Ki del universo de apodero de mi mano y yo me dejé fluir por la energía.
En un reflejo sobrehumano, mi mano bajó rapidamente sobre la tabla de madera.Creo que alcancé el Nirvana cuando me di cuenta de mi logro.Sobre la tabla, una mosca que acababa de posarse sobre la sangre, yacía muerta, en dos mitades perfectas.
Nunca pude repetir una experiencia como esa.

Mar Adentro

¿Cuánto vale una vida?

¿Cuánto cuesta vivirla cuando uno no considera digno hacerlo?

Es lo que plantea la película del director español Alejandro Amenabar.

Ramón, un tetraplégico que desea poner fin a su vida, en un entorno que no comparte su decisión. Rodeado de 3 amores fuertes, cada uno con un modo de entender la vida y la muerte que acompañan cada faceta del sufrimiento del protagonista.

Para quienes estamos a favor de la eutanasia es una exaltación de la insensibilidad e hipocresía de quienes gobiernan. Para quienes están en contra, la posibilidad de ponerse unos minutos en la piel de quien desea la muerte con toda la fuerza que la vida permite.

“Más que vida, dignidad”es lo que brota de Ramón en cada frase. Y no se la permiten. Como a tantos que sufren sus vidas.

Un padre que dice que “Hay una cosa peor que se te muera un hijo… que se te quiera morir” desgarra mientras entendemos que el verdadero amor tira el egoísmo de lado y actúa de acuerdo al amado, aún sin compartir sus valores o ideas, pero respetando su libertad de elegir.

¿Qué vale más? ¿La vida, la dignidad o la libertad?

Es obvio lo que yo elegiría.

¿Y vos?

Los Paladines de la Democracia… Ja Ja Ja..

AMENAZA



El líder de la organización opositora Cambio Cubano, Eloy Gutiérrez Menoyo, denunció que fue amenazado con severas multas y a una condena de hasta 10 años de cárcel por su decisión de seguir viviendo en Cuba. Lo más curioso es que la amenaza proviene del gobierno de los Estados Unidos.



Menoyo contó que recibió en su casa una notificación del Departamento del Tesoro norteamericano que le advertía que por “ser residente permanente en EE.UU.” su permanencia en Cuba puede ser un delito castigado con cárcel o multas de hasta 250.000 dólares.

Un poco de Taoismo para entender la gilada nacional

El tema es que los que no son pibes de barrio no entienden.

Mis amigos, que por supuesto lo son, me dicen qeu la culpa es mia por pretender que la gilada se comporte con códigos propios de quienes somos de barrio.

Pero bue, nadie es perfecto. Yo menos.

El asunto que para aconsejar a la gilada encontré este texto del tao que les enseñara algunos còdigos de pibe de barrio. O sea, no hace falta aclarar que no hay un pibe màs de barrio que los budistas que leen el Tao Te King.

Se discreto y permanecerás Integro.

Se discreto y permanecerás Integro,

encórvate y te mantendrás derecho.

La oquedad está repleta,

lo viejo está renovado.

Frugalidad es ganancia, exceso es confusión.

Es por ello que los sabios adoptan la unidad

como modelo para el mundo

No viendose a si mismos,

tienen la vista despejada.

No bregando por sì mismos,

es que sobresalen.

No alabándose a si mismos

es que son meritorios.

No envaneciendose a si mismos

es que perduran.

Es precisamente porque no disputan

que nadie en el mundo puede reñir con ellos.

¿Es frase hueca el viejo dicho

de que la discreción te mantiene integro?

Cuando la veracidad està completa

sigue recurriendo a él.

Desde el Primer Foro Mundial de Tecnologías Libres (por favor copie este artículo)

El conocimiento para el desarrollo endógeno I

Isabel Delgado

http://www.redvoltaire.net

El conocimiento humano es un factor esencial en la producción de valor y riquezas. Ese conocimiento y la materialización de las ideas han sido el motor de las sociedades. Es este bien intangible lo que le da valor agregado a la casi totalidad de los bienes y servicios que utilizamos. Con el avance de la ciencia y la tecnología cada vez más la materia se sobrecarga de información y las cosas se vuelven acumuladoras de conocimiento, por ello se desarrolla hoy día, una seria discusión sobre como debe ser usado el conocimiento.

El Derecho a la Propiedad Intelectual (derecho propietario sobre el conocimiento) es reconocido en la Declaración de los Derechos Humanos, basándose en dos principios que interactúan creando un equilibrio: a) el derecho que toda persona tiene de tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten; y b) el derecho de toda persona a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

Sin embargo, en la medida en que el conocimiento se convierte en la piedra nodal de la producción de la riqueza, los países del llamado primer mundo han desarrollado una agresiva estrategia global que tiene como objeto que el conocimiento se quede en el primer mundo.

Para ello se ha introducido el tema de la «Propiedad Intelectual» en múltiples foros internacionales (OMC, OMPI, FAO, CDB, etc.), desarrollándose una legislación que fortalece los mecanismos de protección de los intereses del productor del conocimiento occidental, la expropiación de conocimientos de pueblos indígenas y la concesión de derechos de propiedad industrial de forma global, menoscabándose el derecho de la sociedad a acceder a los bienes y servicios culturales, artísticos y científicos.

Phillip Weber, subdirector de Science for Global Responsibility (SGR), expone que «La nueva negociación relacionada con el régimen de propiedad intelectual en las naciones industrializadas se ha convertido en una privatización de conocimientos sin precedentes incluyendo la biopiratería de los conocimientos indígenas y de los recursos a escala global. Este régimen está siendo impuesto al resto de los países a través de la Organización Mundial de Comercio como parte de una constante conducción a la economía globalizada».

Phillip Webber junto a Eva Novotny de Scientists for Global Responsibility, Mae-Wan Ho del Institute of Science in Society y E.E. Daniels de Science for Peace han realizado un interesante papel de trabajo llamado Hacia una Convención del Conocimiento, que han circulado a fin de propiciar una discusión acerca de cómo la ciencia y el conocimiento deben ser desarrollados y usados. En él, los autores exponen:

El conocimiento no debe ser usado para destruir, oprimir o con fines militares agresivos. Los científicos deben tener la responsabilidad moral por sus investigaciones, desistir de las mismas cuando sean dañinas o vayan a servir para destruir, oprimir o tengan una finalidad militar agresiva. El conocimiento pertenece a la comunidad y no puede adueñarse nadie de forma privada. Rechazamos toda la privatización del conocimiento.

Rechazamos las patentes sobre los organismos vivos y sus partes, así como las patentes basadas en el robo del conocimiento indígena. Rechazamos las patentes sobre las medicinas esenciales. El conocimiento es diverso, inclusivo y plural. Ningún sistema de conocimiento debe predominar sobre los otros.

Los sistemas de conocimiento indígena deben ser protegidos y permitir que estos prosperen de forma natural.

Las interrelaciones entre los diferentes patrones de los sistemas de conocimiento y sus prácticas deben ser promovidas en la búsqueda de lograr la sustentabilidad y la equidad. El conocimiento nos debe habilitar a nosotros para vivir de una manera sustentable con la naturaleza. El conocimiento debe ser abierto y accesible para todos. Debe ser verdadero y seguro. Los desacuerdos deben ser ampliamente debatidos en términos que la gente pueda comprender. La gente debe ser consultada y sus decisiones deben ser aceptadas cuando se tengan que tomar decisiones relativas a la introducción de nuevas tecnologías en la comunidad.

El conocimiento debe servir al interés público y no a la agenda de las corporaciones. Debe ser independiente de los intereses comerciales y del control gubernamental. Los fondos públicos deben ser dirigidos principalmente hacía investigaciones que beneficien a la sociedad entera.

El conocimiento debe hacer al mundo equitativo y mejorar la calidad de vida de todos sus habitantes. Debe dirigirse a las necesidades físicas, así como a las emocionales y espirituales. Su primer propósito debe ser no dañar a los seres humanos y a las otras especies. Debe respetar los derechos y la dignidad humana. [1]

Es necesario que la Revolución Bolivariana haga una seria reflexión sobre el valor del conocimiento, los planteamientos ideológicos que se insertan en las normativas de propiedad intelectual y sobre las consecuencias de la geopolítica del conocimiento como instrumento de poder para mantener el orden mundial existente.

Catherine Walsh nos aporta una interesantísima reflexión en su ensayo Geopolíticas del conocimiento, interculturalidad y descolonialización: “El conocimiento funciona como la economía: está organizado mediante centros de poder y regiones subordinadas -los centros del capital económico también son los centros del capital intelectual.

Por eso, y todavía, la producción intelectual en América Latina y peor en el Ecuador, tiene poco peso en el mundo. Pero hay un problema adicional. Y eso es la manera que el discurso de la modernidad creó la ilusión de que el conocimiento es abstracto, des-incorporado y des-localizado, haciéndonos pensar que el conocimiento es algo universal, que no tiene casa o cuerpo, ni tampoco género o color.

Es este mismo discurso de la modernidad que también crea la necesidad, desde todas las regiones del planeta, a «subir» a la epistemología de la modernidad; es decir, a cercarnos desde América Latina al modelo eurocéntrico como el único válido del progreso en el campo del saber. Jean Franco usa la metáfora del cuerpo para explicar esta relación colonial e imperial – la cabeza que piensa está en el norte, mientras que el cuerpo que actúa (y que ejerce las funciones biológicas-corporales) está en el sur.” [2]

Se desprecia de tal forma el conocimiento producido por nuestros pueblos, que es política de las oficinas de propiedad industrial de casi todos los países del mundo conceder patentes sobre el conocimiento tradicional indígena (expresado en lenguaje oral, símbolos, expresiones religiosas, etc.), una vez que éste ha sido transformado en conocimiento occidental codificado en métodos, formulas químicas o lenguaje escrito. No se reconoce el valor de innovación que las comunidades han acumulado durante milenios sino la “altura inventiva” del científico que “descubre un conocimiento salvaje” y lo convierte en un valioso recurso susceptible de ser comprendido en occidente para luego ser industrializado y/o comercializado.

Pensar geopolíticamente sobre el conocimiento, es reflexionar sobre la creación, la fijación, la conservación, el uso, los abusos, la reproducción, la difusión, la apropiación y el régimen de propiedad sobre nuestro conocimiento y del conocimiento ajeno, en diseñar estrategias traducidas en políticas y normativas que nos permitan aprovechar sustentablemente nuestra diversidad cultural y biológica en beneficio de nuestro pueblo y de la humanidad.

Pareciese que hay una única formula de administración del conocimiento, expresada en la normativa mundial de propiedad intelectual, sin embargo, el ser humano busca las maneras de seguir compartiendo su conocimiento, es así como vale la pena hablar de uno de los variados modelos de uso del conocimiento que ha aportado maravillas a la humanidad, a saber:

El conocimiento de software libre

Es un modelo que garantiza el derecho a compartir información y a la innovación constante y colectiva del conocimiento. Pedro de las Heras Quiros y Jesús M. González Barhona en un artículo denominado ..Y la información será libre… ¿o no?, nos relatan el origen del software libre: “Hasta los finales de los años sesenta el software era libre. El código fuente de los programas se distribuía sin trabas entre los compradores de ordenadores como parte del servicio que recibían, para que los utilizasen libremente y sin coste adicional. En esa época, en las universidades fluía el código fuente de manera natural. Al principio de los setenta, el panorama cambió drásticamente.

La venta de software sin fuentes y sin permiso de redistribución ha marcado los últimos treinta años, situando entre las primeras del mundo por capitalización a empresas cuya fuente de ingresos casi exclusiva depende de la venta de software propietario… el sector de las industrias de la información ha tratado de impedir con éxito, el flujo libre de información con el argumento de que de esa forma la sociedad dispondrá de más y mejor información.

Por otro lado, cada vez son más las voces que reclaman una revisión de la legislación sobre patentes y derechos de copia. En el sector informático, la situación está cambiando gracias al software libre”. [3]

La Free Software Foundation establece cuatro características definitorias del software libre: 1) libertad de usar el programa con cualquier propósito, sin necesidad de comunicárselo al desarrollador; 2) libertad de estudiar como funciona el programa y de adaptarlo a las necesidades (acceso al código fuente del software), 3) la libertad de copiar gratuitamente, distribuir copias, incluso de venderlas, y 4) la libertad de mejorar el programa y hacer públicas las mejoras a los demás.

En éste modelo, cuando alguien copia, ayuda que el modelo funcione mejor porque mayor número de usuarios supone convertirse en un standard de referencia y un mayor mercado. El que el modelo sea libre no significa que sea «No Comercial», no se paga por el acceso al conocimiento, sino por servicios asociados a su uso.

Existen además otros maravillosos ejemplos de uso libre del conocimiento: Publicación del genoma humano, publicación de la secuenciación genómica del arroz, netscape, copyleft y todo el inmenso tesoro del conocimiento ancestral de la humanidad (chino, indú, indígena, etc.).

La guerra planteada entre estas dos fuerzas contrapuestas: Conocimiento Propietario vs. Conocimiento Libre, determinará en muy buena parte el futuro de la humanidad.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece en su artículo 110, los lineamientos fundamentales de la estrategia nacional relativa al conocimiento, al establecer el reconocimiento del interés público del conocimiento y su importancia fundamental para el desarrollo económico, social y político del país, así como para la seguridad y soberanía nacional.

Tenemos ahora que desarrollar una estrategia que nos permita defendernos de la apropiación de conocimientos colectivos, que propicie la investigación, que proteja a los autores y a los innovadores, que permita el acceso a la cultura universal, que haga realidad la anhelada transferencia tecnológica, que fortalezca a nuestros emprendedores y que nos permita compartir las ideas como hermanos.

Rafael Miranda Pérez, del Centro de Estudios sobre las revoluciones en México, reflexiona: “El conocimiento nos permite orientar con claridad nuestra actividad transformadora, definir hacía donde queremos ir y como hacerlo. Nos libera de la camisa de fuerza que es para el pensamiento la propaganda neoliberal, permitiéndonos interpretar de forma diversa la realidad y concebir distintas propuestas de convivencia humana. El mejor amigo de la utopía es el saber, los sueños se realizan despertando”. [4]

En materia de administración del conocimiento humano, quizá como ninguna otra es pertinente la frase del gran maestro Samuel Robinson: O inventamos o erramos.

Isabel Delgado Abogada, cineasta. Investigadora de propiedad intelectual y pueblos indígenas Ver los artículos de Isabel Delgado

[1] Mae Wan Ho, Eva Novotny, Phillip Weber. Hacia una Convención del Conocimiento. Traducción Leonardo Manzo

[2] Catherine Walsh. Geopolíticas del conocimiento, interculturalidad y descolonialización. Boletín ICCI-ARY Rimay, Año 6, No. 60, Marzo del 2004

[3] Pedro de las Heras y Jesús M. Gonzalez Barahona. Y la información será libre ¿o no? Universidad Rey Juan Carlos. Compillación de ensayos sobre software libre

[4] Rafael Miranda Pérez. Investigador del Centro de Estudios sobre las revoluciones en México

A Pedido… Una de The Cure

I’ve waited hours for this

I’ve made myself so sick

I wish I’d stayed asleep today

I never thought that this day would end

I never thought that tonight could ever be

This close to me

Just try to see in the dark

Just try to make it work

To feel the fear before you’re here

I make the shapes come much too close

I pull my eyes out

Hold my breath

And wait until I shake

But if I had your faith

Then I could make it safe and clean

If only I was sure

That my head on the door was a dream

I’ve waited hours for this

I’ve made myself so sick

I wish I’d stayed asleep today

I never thought that this day would end

I never thought that tonight could ever be

This close to me

But if I had your face

I could make it safe and clean

If only I was sure

That my head on the door

Was a dream

¡¡Aguante Lula!!

Lula rehúsa hablar con Bill Gates sobre “software libre

AGMNEWS-NOTIMEX

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva rehusó reunirse en la ciudad de Davos, Suiza, con el magnate de la informática, el estadunidense Bill Gates, quien está preocupado por la política de “software libre” de Brasil.

El encuentro, solicitado por Gates ante la política implementada por el gobierno de Lula para el uso de software gratuito, fue cancelado por motivos de “agenda” del mandatario brasileño, según la Secretaría de Prensa de la Presidencia de Brasil.

Lula y Gates fueron dos de los participantes en la edición número 34 del Foro Económico Mundial de Davos, que concluyó este domingo en esa estación suiza.

El creador, propietario y presidente de Microsoft busca que el gobierno brasileño elimine su política de cambiar en las instituciones y programas oficiales el sistema operacional Windows por el Linux, que es gratuito.

La medida fue tomada por el gobierno de Brasil para reducir gastos y fomentar, además de Linux, la utilización de otros programas de licencia gratuita.

“Brasil no ganaría nada con eso (con la reunión Lula-Gates), pero la Microsoft sí”, explicó a periodistas Sergio Amaral, presidente del Instituto Nacional de Tecnología de la Información, dependiente de la Presidencia de la República.

Amaral sostuvo que la firma de Gates “quiere empujar a Lula en otra dirección”, en especial por el anuncio del gobierno de comprar un millón de equipos que entrarán en el programa de “computadoras populares”.

Los equipos, destinados para las clases populares, serán dotados de Linux y otros 25 programas de código abierto, evitando una sobretasa por licencias.

En 2004, Microsoft inició un proceso judicial contra Amaral después que el funcionario comparó a la empresa con los “traficantes que dan muestras gratis para que después la población quede enviciada y pague por más dosis”.

El Ministerio de Educación, uno de los primeros en adherirse a la política informática del gobierno, en tanto, indicó que con el cambio de su software a la línea de programas gratuitos en sus 10 mil ordenadores economizará 1.8 millones de dólares por año.

El ahorro será utilizado en el programa que pretende donar 20 computadoras a cada una de las 115 mil escuelas que carecen de sistemas informáticos y cuyo costo total es de 230 millones de dólares.

U2 – Starring at the sun

U2 – Staring At The Sun

Pop

Summer stretching on the grass

Summer dresses pass

In the shade of a willow tree

Creeps a crawling over me

Over me and over you

Stuck together with God’s glue

It’s going to get stickier too

It’s been a long hot summer

Let’s get under cover

Don’t try too hard to think

Don’t think at all

I’m not the only one

Staring at the sun

Afraid of what you’d find

If you took a look inside

I’m not just deaf and dumb

Staring at the sun

Not the only one

Who’s happy to go blind

There’s an insect in your ear

If you scratch it won’t disappear

It’s going to itch and burn and sting

You want to see what the scratching brings

Waves that leave me out of reach

Breaking on your back like a beach

Will we ever live in peace

‘Cause those that can’t do

Often have to

And those that can’t do

Often have to preach

To the ones

Staring at the sun

Afraid of what you’ll find

If you took a look inside

Not just deaf and dumb

Staring at the sun

I’m not the only one

Who’d rather go blind

Intransigence is all around

Military still in town

Armour plated suits and ties

Daddy just won’t say goodbye

Referee won’t blow the whistle

God is good but will He listen

I’m nearly great

But there’s something missing

I left it in the duty free

But you never really belonged to me

You’re not the only one

Staring at the sun

Afraid of what you’d find

If you stepped back inside

I’m not sucking on my thumb

I’m staring at the sun

Not the only one

Who’s happy to go blind