Antonia

Un pues mal pronunciado.

Unas miradas intensas

precedidas siempre por tantos

acercamientos tan lejanos.

Sorpresa por la lección,

que costó aprender

entre tantas señales

que dificultaban la espera.

Cruzaré cordilleras,

derribando fronteras de todo tipo.

Te esperaré en Buenos Aires,

te esperaré en mi vida.

Impresiones que se mezclan

en palabras desconocidas.

Tratando de detener el sol

nos encontró la mañana.

Sin pies ni cabezas,

sin racionalidad, ni lógica,

esperando todo,

pretendiendo más.

Cruzaré cordilleras,

derribando fronteras de todo tipo.

Te esperaré en Buenos Aires,

te esperaré en mi vida.

Buenos Aires, Enero 2005

Una opinión por “Antonia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *