Chavez se apioló. –Software Libre a la venezolana

Lo que viene: Software Libre a la venezolana



En Latinoamérica, los pioneros en la migración de sistemas del Estado hacia el Software Libre fueron los brasileños de la mano de Lula. “Ya el Brasil lo ha anunciado y Venezuela va por el mismo camino”, dijo, fiel a su propuesta de integración en la región, el venezolano Hugo Chávez.



El presidente anunció que están trabajando en un decreto “para establecer de manera oficial y obligatoria para la administración pública, el fomento y la adopción del Software libre”. Esta alternativa cuenta con una serie de ventajas frente al propietario, mayormente asociado a su principal proveedor mundial, Microsoft.



A saber: uno es gratuito, el otro paga licencias por la instalación del programa en cada computadora; con uno se tiene acceso al código fuente (lo cual permite comprenderlo, mejorarlo, compartirlo), el otro tiene su receta bajo estricto secreto; finalmente, y como contraparte, hay que aclarar que uno requiere gente capacitada para su manejo, y el otro es un paquete cerrado listo para ser usado. A raíz de esta necesidad de capacitación, los funcionarios venezolanos están realizando “seminarios, de carácter nacional e internacional, para abrir caminos hacia lo que es el Software Libre”, según explicó, Yadira Córdoba, titular del Ministerio de Ciencia y Tecnología.



“No hemos querido que esto se imponga abruptamente porque significaría hacer un cambio de cultura y de visión; por el contrario, queremos ir incorporando el software libre progresivamente y creo que con el trabajo que realizamos en el último año, hay condiciones suficientes para dar este paso”, sostuvo Córdoba. El objetivo es “lograr la independencia científica nacional, para no seguir dependiendo del software de propietarios.



Si el conocimiento no tiene propietarios, la propiedad intelectual es una trampa del neoliberalismo”, justificó Chávez. Una de las metas es llegar a fin de año con 343 infocentros en el país. Esto requerirá una fuerte inversión estatal, ya que cada uno implica un desembolso de 100 mil dólares. Al igual que en cualquier inversión en capacitación y educación, más allá de la suspensión del pago de patentes, los principales frutos del proyecto, se verán a lo largo de los próximos años traducidos en capital intelectual.



Sin duda, uno de los más cotizados del mercado. En Argentina, mientras tanto, hay una enorme comunidad que pregona los ideales del Software Libre, y propone hacerlo el sistema de arranque de cada computadora del Estado. Aunque, por ahora, más allá de las buenas relaciones con Venezuela y Brasil en la “Era K”, no hay consenso concreto por parte de todos los actores para hacer de la propuesta un hecho concreto.

Por Pedro Irigoyen.

Deja un comentario